Los gestores educativos suelen tener poco tiempo para la formación no oficial. Y, en general, por su puesto de responsabilidad, desconfían de las novedades y ocurrencias ajenas. Sin embargo, es muy útil asomarse a lo que hacen otros, máxime cuando para tratar con jóvenes es imprescindible conocer los medios en los que se mueven, aprender sus lenguajes y sus formas de transmisión del mensaje. Hoy echaremos un vistazo a los buenos youtubers, auténticos fenómenos de la comunicación. Nos servirá de ejemplo interpolinizador de aplicación de recursos y destrezas TAC a una gestión docente basada la creatividad.

Estas son algunas reglas básicas de la comunicación en la red que deberíamos aplicar para mejorar la nuestra en el trabajo en equipos, pues su eficacia está más que probada:

  • Usar múltiples canales de transmisión de los contenidos es más eficaz. Los youtubers rebotan sus vídeos a las redes sociales más conocidas, donde tienen múltiples seguidores y en las que no rechazan las invitaciones de seguimiento y contacto: nadie sabe cuál será su utilidad futura.
  • Hay que dar motivos para comentar y un canal para hacerlo. El mensaje no debe ser excesivamente largo ni plano. Una buena imagen o un eslogan bien escogido ayudan a retener el contenido de la comunicación. Además, hay que abrir en el canal un espacio para el comentario y la duda. En nuestras comunicaciones internas importantes o en nuestros claustros, por ejemplo, debería dejarse un espacio ulterior para lo que no se dijo o no se pensó. Los formularios y las encuestas de satisfacción son de diseño sencillo pero muy eficaces.
  • Insiste, insiste con tu propio estilo. La comunicación es personal y recurrente. Los receptores necesitan habituarse a nuestros modos específicos de transmisión del mensaje, lo que no es evidente ni instantáneo. Y sólo lo que se repite, cala. Un buen gestor debe labrarse su personal branding comunicativo o no transmitirá nada eficazmente.
  • Colabora con gente conocida o apóyate en ellos. Lo primero sería genial; pero, ¿quién tiene tiempo para más obligaciones? Lo segundo, en cambio, es ineludible: hay que seguir a los mejores, estar suscrito a sus blogs, vídeoblogs y foros. El gestor educativo del presente y con futuro es aprendiz de los mejores maestros… ¡que están en la red!
  • Sorprende en la presentación. La monotonía obra en contra de la profundidad que queremos que alcance el mensaje. Un impacto adecuado por escenografía, ritmo o formato ayuda a la atención del auditorio y a derribar muros, sobre todo cuando el contenido es difícil o el momento no es el más adecuado (algo muy frecuente en la enseñanza actual).
  • Transmite con regularidad, preferentemente en formato “torrente”. Si los archifamosos TED Talks ante auditorios de seguidores convencidos no duran más de veinte minutos y se centran en una única idea, ¿cómo es posible que sigamos prefiriendo el formato “meandros” en nuestro trabajo? ¿Por qué las ideas de nuestros Equipos Directivos llegan a quienes las tienen que hacer realidad de forma tan dilatada como poco trabajada comunicativamente?

Gestionar la comunicación es un aspecto esencial del management educativo actual. Vivimos una era cuya divisa será adaptarse al cambio continuo. Y sin el coraje basado en la confianza mutua, la comunicación eficaz y la colaboración proactiva, ningún proyecto sobrevivirá lo suficiente para demostrar su validez. Pues bien, un elemento fundamental para lograrlo es mejorar a diario la relación comunicativa con nuestros equipos.

Fuente de la imagen: www.pixabay.com