Internet es tu currículum

Redes sociales

Este pasado fin de semana me encontré con este vídeo (aquí tienes el enlace), de aproximadamente dos minutos, donde Enrique Dans es entrevistado y aporta un sinfín de ideas que pueden venirnos muy bien para seguir pensando y reflexionando sobre nuestra presencia en internet y en las redes sociales.

  1. El blog es el centro de toda estrategia de comunicación personal o corporativa”. Enrique Dans lo argumenta a las mil maravillas. Twitter y Facebook, lo que compartimos en esas redes sociales, tienen una permanencia temporal muy escasa. Lo que uno tiene que decir, en Twitter y Facebook, queda absolutamente sepultado en escasas horas. El blog, en cambio, es el auténtico centro de opinión, donde yo ejerzo el absoluto control sobre lo que digo y donde dispongo de un enlace permanente que no desaparece. El blog, ese lugar que a veces da tanta pereza, debería convertirse en el núcleo de nuestra comunidad. Es el lugar ideal donde volcar parte de tu vida, aquello que precisamente quieras poner a la luz, aquello que forma parte de “lo mejor de ti”, aquello que puede ser más útil a otros.
  2. Internet es tu currículum”. Cursos y cursos de cómo hacer un CV adecuado para los tiempos que corren y ¡nadie se percata de que su auténtico CV es la red! ¿Qué imagen proyectas? ¿Qué compartes? ¿Qué opiniones aportas a la realidad? ¿Qué conocimiento vuelcas? ¿Qué feedback recibes de otros? ¿Eres generador de comunidad? ¿Qué dicen de ti? Ojo a todo esto. Suelo comentarlo en todos los cursos y ponencias en las que se me pide hablar de internet y las redes. La importancia de la imagen: tus imágenes de perfil, tus imágenes de fondo, lo cuidado de tu bio o tu descripción, tu capacidad de diálogo, las fotos que subes o en las que eres etiquetado, aquello sobre lo que gira tu actividad… Más allá de que sea relevante para tu aspecto profesional es absolutamente relevante en la medida de tu “coherencia digital”.
  3. Las redes sociales no se tratan de dirigirse a cuánta más gente mejor”. Idea interesante y a la que vale la pena dedicarle una buena reflexión. No nos dicen esto muchas veces. Enrique no tiene por qué tener razón tampoco. ¿Es o no es importante llegar a cuanta más gente mejor? ¿Es así como se genera la influencia o, como dice Enrique, lo que hay que hacer es ir colocándose en comunidades de opinión y de influencia? Como católico es algo que no puedo olvidar y que me tengo que responder si es que mi actividad en la red forma parte de mi testimonio y mi apostolado. ¿Uso la red como altavoz o como plataforma de encuentro? Si la uso como altavoz, dejo al Espíritu el fruto que mi actividad pueda suscitar. Publico y me despreocupo. Si la utilizo como plataforma para encontrarme con personas concretas, pequeñas comunidades concretas, el fruto (aunque también es del Espíritu), sigue en mis manos y en mi capacidad para escuchar, acompañar, aportar, acariciar, abrazar, querer… a caras concretas, a personas con nombres y apellidos, también en la red.

Pues muy bien. ¿Para qué me sirven todas estas preguntas? Para cuestionarnos. Quien no se cuestiona, muere.

@scasanovam

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here