Instabullying: Instagram, la red social con más acoso

El ciberacoso vuelve a ser noticia, esta vez porque Instagram parece que ha sobrepasado (en Reino Unido) a Facebook como la red en la que se dan más casos. O al menos así lo reflejan los jóvenes encuestados. El Instabullying reabre preguntas sobre estas prácticas dañinas y cómo afectan a los jóvenes. Lo cual está en consonancia con artículos anteriormente aparecidos en los que aparece encabezando el triste ranking de las más perjudiciales para la salud mental de los más jóvenes.

¿Por qué en Instagram y no (tanto) en otras redes sociales?

Creo que intervienen diversos factores claramente identificables, que nos deberían igualmente a invitar sobre la construcción de internet como un espacio de características concretas. Como he repetido en otras ocasiones, no se trata sólo de acción sino que la esencia de estas redes sociales está en la interacción, y su seguridad y buenas prácticas van ligadas por tanto al máximo control que seamos capaces de ejercer de esa interacción.

  1. Es la red en la que más jóvenes hay, por lo tanto también en la que son proporcionalmente más sensibles de actuar o sufrir el acoso. Lamentablemente hay que afirmar que son los jóvenes los más expuestos a sufrir estas prácticas debido a que carecen de herramientas personales para solucionar este tipo de conflictos. El hecho de que sean jóvenes también aporta un factor de afectación mayor, en tanto que su identidad personal en construcción, también a través de la redes sociales, hace que la persona sea más frágil y vulnerable a este tipo de actuaciones.
  2. Los niveles de actividad y de relación elevados. Los jóvenes no participan de las redes de modo pasivo, abriendo un perfil y estando sin más como espectadores de lo que otros hacen, sino que son altamente activos. Es decir, comparten con mucha frecuencia y periodicidad, en las diversas formas que permite la aplicación, y esto redunda en una elevada exposición personal y del contexto en el que se mueven. La información que se puede extraer de los perfiles de estos jóvenes es proporcionalmente más alta que en otras redes sociales en las que la imagen (o el vídeo) no juegue un papel tan relevante.
  3. El contenido es la propia persona, en la mayor parte de los casos. Ni se comparten noticias o artículos, como en otras redes, ni hay tampoco opinión o preocupación por lo público o social. Directamente es la persona, con su imagen, la que se ve expuesta reiteradamente. Y esto no es una cuestión menor sino de gran importancia. Porque el reflejo que el joven va adquiriendo de sí mismo en la red, en la que puede verse como en un espejo de imágenes en las que busca la perfección de sí mismo para que otros lo vean y aplaudan, se encuentra continuamente desamparada frente a comentarios, injerencias o peticiones. Lo cual se agrava, a mi modo de ver, con las reacciones que generan en privado la nueva posibilidad de Instagram en sus Stories.
  4. Lo efímero y lo privado. Se conjugan ambos aspectos en esta red social, que ha hecho que gane terreno a Snapchat. Algunos consideran que es mera copia del éxito de esa otra red social, que Facebook pretendió comprar y no pudo, por lo que se limitó a incorporar sus logros y así hacerla más atractiva a los más jóvenes. Desde la incorporación de Stories el incremento de actividad en Instagram fue notable, dando paso a cultivar y pasar más tiempo chateando con otros, valorando perfiles de otras personas, mostrando con mayor desenfado la vida más cotidiana, especialmente los momentos lúdicos y con otros, pero también los instantes más privados. Entre los jóvenes parece que desaparece esta diferencia entre lo privado y lo público por el influjo de las redes y la necesidad de atraer a otros con imágenes de mayor contenido personal.
  5. Las conversaciones no anónimas. Frente a lo que pudiera parecer, el anonimato entre los más jóvenes no es tan frecuente, ni que creen perfiles falsos para hablar con otros. Directamente conversan desde sus propias cuentas, pero con enorme desinhibición. Propuestas, comentarios, respuestas, diálogos que tienden a llenar sus momentos de aburrimiento y paliar la sensación de soledad que pueda ofrecer el estar en casa o en la propia habitación.
  6. El sentimiento de pertenencia en jóvenes. Igual que otros factores evolutivos y de desarrollo personal, también la socialización tiene su fuerte correlato en las redes sociales. Desde lo que se espera del grupo de los más cercanos o de los conocidos, hasta la capacidad para entablar contacto con otras personas fuera del propio ambiente y destacar llamando la atención por algo concreto. Que, en el caso de una red de imágenes, estará muy vinculado a lo estético y lo físico.

Formas de Instabullying

  1. Acoso continuo de tus publicaciones.
  2. Comentarios ofensivos o hirientes en público.
  3. Denigrar a otras personas a través de imágenes en el propio perfil.
  4. Traslado a la red de problemáticas en grupos sociales.
  5. Insultos y menosprecios reiterados.
  6. Aislamiento e indiferencia de personas de las que se desea una respuesta positiva.
  7. Captura de imágenes y chantajes.
  8. Amenazas en relación a su entorno.
  9. Contactar con los seguidores de alguien buscando que quede sin apoyos.
  10. Comentarios en privado sobre nuestras publicaciones y nuestra imagen.

Evitar el Instabullying

  1. La recomendación general, y más en caso de menores, es convertir la cuenta en privada de modo que se pueda “controlar” su visualización por parte de otros usuarios.
  2. Todas las redes sociales permiten bloquear usuarios. Y conviene hacerlo lo antes posible, sin permitir que vaya a más.
  3. También existe la posibilidad de denunciar directamente estos perfiles a la red social, o en casos importantes, directamente a la Policía y la Guardia Civil.
  4. No aislarse en las redes sociales. Considerar que son espacios públicos, de difícil control donde la imagen e identidad está expuesta a otros. Comentar con otras personas los casos en los que consideremos que estamos siendo acosados.
  5. Cuidar la propia imagen y educarse en la privacidad personal. No todo tiene que aparecer, quizá sea mejor que se reserven determinadas imágenes para entornos más familiares y cercanos. Respecto de esto, y aunque sea difícil por el tipo de usuario siendo tan joven, aceptar la supervisión de los adultos más próximos. ¿Qué te gustaría que vieran de ti?
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here