In memoriam Hans Rosling

Hoy ha muerto Hans Rosling. Para quienes no lo conozcan, Hans es la mejor definición de un Crack. Así, con mayúsculas. Un pálido médico sueco que se lio la manta a la cabeza y se fue a África, descubrió una enfermedad, el konzo, y se pasó décadas estudiando la relación de entre pobreza, salud, enfermedad y desarrollo. Fundó Gapminder  y revolucionó la manera de entender la pobreza en el mundo.  

Fue un gran investigador, y un comunicador sin igual. Divulgaba evidencia en temas que no quieren ser oídos y obró un milagro: logró hacer la estadística cool, dando una visión del mundo basada en los hechos, poniendo a disposición de todo el mundo una potente y sencilla herramienta para entender e interactuar con datos estadísticos globales.

La suya era una trinchera difícil. Mostró en innumerables ocasiones, con humor y esperanza, la compleja naturaleza de la pobreza y la desigualdad. Con datos estadísticos robustos y unas visualizaciones geniales explicaba, de forma simple y cercana, los más grandes retos a los que nos enfrentamos como humanidad. También tragaba espadas, como pueden ver al final de este vídeo que recomiendo ver desde el inicio.

Siento una tristeza profunda. Hans Rosling ha sido para mí un modelo, y una inspiración. Deja un lugar difícil de llenar. Espero que, como él decía, estemos estar preparados “para vivir en un mundo con equidad”.

Os invito a visitar Gapminder, a ver algunas de sus maravillosas charlas, a pensar y a enfrentar críticamente y basados en evidencias los grandes retos que nos esperan. No son tiempos para la desesperanza ni para el temor

 

Querido Hans, gracias por todo lo que has dejado en este mundo. E infinitas gracias por haberlo hecho de una forma tan inspiradora: con brillantez y humor, con una profunda humanidad y sencillez. Descansa en paz.

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here