Educación y participación para la igualdad de género

La foto muestra una imagen tipo ¿Dónde está Wally? En este caso, la pregunta es: ¿Dónde están las mujeres? Con el comentario: encontrar mujeres en política no debería ser tan difícil…

Y es que falta mucho para lograr la igualdad entre mujeres y hombres: solamente el 19 % de los jefes de Estado o de gobierno son mujeres. Las mujeres de muchos países hacen como mínimo el doble de trabajo no remunerado que los hombres.

La educación y la participación de las mujeres en organismos de toma de decisiones está estrechamente ligada. Aunque hay que destacar que en los últimos años ha habido un gran avance (siendo un factor fundamental del incremento las medidas afirmativas como las cuotas en listas electorales), aún queda mucho camino por recorrer.

  • La media mundial ha pasado del 14% en el año 2000 al 22% en el año 2014.
  • En 2015 solo el 16% de las capitales de todo el mundo tenía a una mujer como alcaldesa.[1]

Los modelos masculinos siguen prevaleciendo en la esfera política, económica y religiosa y esto supone una barrera para que las mujeres accedan al ámbito público y asuman roles de liderazgo en la sociedad.

El contar con mujeres representantes políticas es muy importante para que las niñas encuentren modelos que puedan inspirarlas para asumir roles así. Por otro lado, la educación de las niñas es clave para que cuenten con competencias de liderazgo en la vida pública, asociaciones comunitarias y organismos internacionales.[2]

La educación puede ser clave para que niños y niñas adquieran las competencias necesarias para asumir un papel activo y de liderazgo en procesos de toma de decisiones y de transformación social.

No se trata sólo de facilitar la información sobre el derecho a participar y conocimientos políticos, sino de desarrollar comportamientos, valores y actitudes como la capacidad de negociación y toma de decisiones, así como la seguridad y confianza y de fomentar unas relaciones basadas en la igualdad, el respeto y el cuidado.

Finalmente, es necesario destacar que, aunque las niñas y las mujeres son quienes sufren en mayor medida las consecuencias de la desigualdad de género, ésta afecta y tiene repercusiones negativas tanto para niños como para niñas, hombres y mujeres, así como para las comunidades y el planeta. Por tanto, todos y todas debemos implicarnos en el logro de la equidad de género.[3]

[1] Ibídem

[2] Informe de seguimiento de la educación en el mundo 2016. Resumen de Género. UNESCO, París, 2017.

[3] Informe de seguimiento de la educación en el mundo 2016. Resumen de Género. UNESCO, París, 2017.

Foto: Finding women in politics should’t be so hard. UN Women. Campaña ¿Dónde están las mujeres?

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here