Ideas para (no) pasar el verano

mirando al mar

Cantaba Serrat, “todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar”, como bien conocerán todos ustedes.

No me quiero referir al posible significado de pasar de todo y darle la espalda al mundo, aunque sea algo que se nos da muy bien hacer cuando no queremos enterarnos de nuestra realidad. Admito que a veces dan ganas, ya sea por cansancio o por hastío, de revivir las mismas situaciones y recibir los mismos bombardeos de información, o por la mera habilidad humana de huir (como el poeta) como mecanismo de autoprotección.

Pero no me refiero a eso. Me refiero a que pasa el tiempo, y nosotros con él, y casi sin darnos cuenta, hemos andado más camino y se ha terminado el curso escolar, ha llegado el período estival, ese gran paréntesis que muchos esperamos con ansiedad y muchas ilusiones.

Será el cansancio de la rutina o la necesidad de encontrar nuevas inspiraciones fuera de las paredes del aula, por muy conectada que esta esté ahora. El caso es que llega la segunda mitad de junio y me resuena en la cabeza una cancioncilla que reconocerán algunos lectores de mi generación vaticinando la llegada de muchos días de completa libertad, para martirio encantador de los pobres padres (o de los abuelos o familiares a cargo…), que tienen que seguir haciendo encaje de bolillos para conseguir la tan voceada pero denostada conciliación.

En paralelo comienzan los propósitos de desconexión del trabajo y de la tecnología, leerse toda la estantería pendiente, visitar lugares lejanos, enrolarse en aventuras, de relax o de cooperación (que parece que sólo se puede ayudar en verano), y de perjurar que vas a apagar el móvil y el ordenador. Propósitos muchos de ellos que quedarán en la misma lista que aquellos del año nuevo.

Lo que sí pasa es que se abre un período nuevo y, con él, un nuevo abanico de oportunidades para complementar el aprendizaje vital. Una oportunidad para trabajar en el tan deseado equilibrio entre la vida conectada a la tecnología y la desconexión para disfrutar de la vida.

Para aquellos indecisos, no del voto del fin de semana, sino en su listado de propósitos, os comparto mi pequeña lista de cosas para pasar, pero esta vez, el calor, e intentar hacer estos días con mi tribu familiar y social, aunque los días sigan teniendo sólo 24 horas, y como no :

  • Escudriñaré el cielo: son días para disfrutar de la luz y la alegría que dan los amaneceres tempranos y las largas tardes de sol, p
    via láctea
    mirar la via láctea

    ero también de las luminosas noches estrelladas que nos proporciona el verano. Es un momento inigualable para mirar al cielo, y espero que cada uno descubra en él lo que esté buscando. Solos o en compañía. En voz alta o en silencio. Disfrutar del astroturismo o al menos jugar a unir los puntos, como regresión a la infancia, y disfrutar de crear nuevas formas y constelaciones o los asterismos conocidos. Llega el momento más famoso para pedir deseos a las estrellas fugaces o de intentar encontrar la estación espacial. Y nada de apagar el móvil: los repositorios están llenos de apps para mirar mejor el cielo, y la realidad aumentada es un magnífico apoyo para sobreimprimir mucha información sobre el cielo estrellado.

  • Aprenderé algo nuevo:home-office-336377_1280 en las coordenadas en las que vivo, hace calor durante muchas horas, en las que no se puede ni salir de casa o de la sombra de turno. Momento perfecto para ese propósito de lectura aplazado, pero también para conectarse al sinfín de fuentes de conocimiento que pueblan internet. Por mi parte creo que es un momento perfecto para seguir algún curso online, por ejemplo, alguno de entre los cientos de miles de MOOCs que hay en la red, ya sea en plataformas tan conocidas e importantes como Coursera, EdX o MiriadaX, como en otras menos habituales como Iversity . Conocimiento abierto al alcance de todo y de todo tipo de temáticas, e incluso en todos los idiomas. ¿Qué más se puede pedir para aprender algo sobre lo que se quiera desde donde se quiera? Sólo hace falta una conexión de red y mucha curiosidad.
  • Crearé algo: aprovechando que seguro que ya les ha picado la curiosidad por el mundo maker, ¿por qué no conseguir un Arduino y un poco de material electrónico y lanzarse a la creación de cualquier tipo de cacharro? Es una actividad genial que anima a la concentración, el relax y la introspección … bueno, al menos a mí, que no termina de desestresarme la nueva moda de colorear ilustraciones. También se puede Pueden ser creaciones tangibles o creaciones virtuales: ya sea diseñando apps con scractch o appinventor, o creando mundos virtuales en entornos lúdicos como minecraft, todo ello con tu tribu, familia o comunidad preferida.
  • DSC4546 copyDisfrutaré de las personas: el día a día, el clima, la rutina … excus
    as todas ellas que nos alejan del placer de compartir tiempo con otras personas. Así que sobre todo espero que sean días llenos de posibilidades de compartir y disfrutar de la compañía de nuestros seres queridos y de nuestros grupos sociales., de los mayores y de los pequeños, ya sea en red, a través de videoconferencia, o alrededor de una buena mesa, o tumbados en el césped o la arena. Sobre todo ahora que tenemos en casa una nueva personita que conocer tras muchos meses de espera, es momento de desconectar con el ruido exterior y conectarse con la vida.

Así que con esa cancioncilla que les decía que me resuena en estas fechas, “nada de matracas, nada de problemas”, les deseo que pasen un buen verano, que consigan que no les den mucho la matraca ni les surjan muchos problemas, y espero que nos reencontremos en la red con la llegada del otoño, con algún problema mundial mejor tratado, con o sin nuevo gobierno (quien sabe si no querrán comprobar el “a la tercera va la vencida”), y las pilas bien cargadas para arrancar y disfrutar de otro curso lleno de tecnología, innovación y creatividad, pero sobre todo, lleno de personas.

Compartir
Isaac Seoane Pujol
Ingeniero de telecomunicaciones y doctor en Ingeniería Telemática de formación. Actualmente trabaja como profesor del Departamento de Ingeniería Informática y Telecomunicaciones de la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) en varias asignaturas de grado y en el Máster en Educación y Nuevas Tecnologías de UDIMA. Es un curioso compulsivo, "lifelong learner" y apasionado de la tecnología en todas sus facetas, de donde le viene su vocación por la docencia y la investigación en este área, participando y colaborando desde hace más de 10 años en diversos proyectos relacionados inicialmente con infraestructuras de telecomunicaciones y en la actualidad en otros más enfocados a tecnología educativa, innovación tecnológica y social y ruptura de brecha digital.

3 Comentarios

  1. Me preguntaba, con este otoño (o “veroño”) recién estrenado, cómo irá esa lista de propósitos. Yo tengo la suerte de que se me ha quedado corta …

  2. Muy buenos propósitos veraniegos, coincidimos en algunos…y respecto al de “aprender algo nuevo” recomiendo, si aún no lo conocen, http://www.boluda.com, especialmente sus videotutoriales, muy completos, y sus podcast, muy interesantes y siempre se aprende algo útil.

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here