Ideales y derechos

Foto de Rene Bernal, en Unsplash

Además de aquellos temas que ocupan las principales portadas en España en estos días, se cuelan otros de interés. La semana pasada hemos hablado, y mucho, sobre el estado de los Derechos económicos, sociales y culturales (DESC) a raíz del examen que el Comité de expertos de Naciones Unidas realiza a Eslovaquia, Perú, Nueva Zelanda, España y Etiopía para cumplir con las normas del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC).

¿Qué son los DESC? En este vídeo de Save the Children se explica de manera muy, muy fácil.

A pesar de que tienen un nombre largo y suena a engorroso, los DESC son derechos humanos. Están recogidos en el Pacto Internacional por los Derechos económicos, sociales y culturales (PIDESC) y, junto con la Declaración Universal de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), componen la Carta Internacional de Derechos Humanos.

¿Por qué los tenemos separados en pactos distintos? Porque –según nos contaba José Antonio Martín Pallín aquí– cuando se estaban elaborando hubo que resolver una tensión entre el bloque de países occidentales -que tenían algunos problemas con garantizar derechos sociales, y el bloque socialista –que tenía algunos problemas con garantizar derechos civiles y políticos-. Para no tener que firmar el mismo conjunto normativo sin entrar en incumplimientos o reservas, llegaron a la diplomática solución de separar estos derechos fundamentales en dos tratados, y que cada cual firmara aquel en el que se sentía más cómodo.

Los derechos humanos, aunque estén repartidos en dos pactos, siguen siendo igualmente derechos humanos fundamentales. Y como tales garantizan la dignidad de la persona humana, sus posibilidades de desarrollo y están profundamente relacionados entre sí.

Puede interesarte:  Zozobra

Los DESC se relacionan directamente con nuestra calidad de vida. No sólo aseguran derechos como el trabajo, la salud, la no discriminación, la vivienda, a tener medios mínimos para subsistir, a la seguridad social, a la igualdad entre hombres y mujeres, a la protección a la familia y a la infancia, a la educación, a la ciencia y a la cultura,  sino también  garantizan el desarrollo progresivo de estos derechos.

Quienes firman y ratifican este Pacto comienzan en puntos distintos, pero se comprometen a avanzar hasta asegurar su pleno disfrute. Es este avance el que revisa el Comité DESC: el país analizado deberá mostrar cuanto ha avanzado en relación al examen anterior. El examen se hace cada cinco años. Un tiempo razonable para implementar las recomendaciones que el Comité hace.

En España, tal como ha defendido la Plataforma DESC en su informe, el gran reto es fortalecer el nivel de protección jurídica de estos derechos, tal como nos explicaba Emilio José Gómez Ciriano aquí. Nuestro mayor reto es hacerlos reales y efectivos. Y, en un estado de derecho, esto significa que tienen que ser derechos de obligado cumplimiento (de principios a derechos garantizados) y tener el amparo de los tribunales.

¿Nos suena imposible? Pues en algún momento nos pareció ilusorio garantizar otros derechos como el voto o las vacaciones pagadas. Los que ahora consideramos derechos irrenunciables han sido ideales a alcanzar en el pasado.

Lo imposible es un asunto de perspectiva y tiempo ¿Por qué no “promocionamos” estos principios de nuestra constitución a derechos garantizados? ¿Por qué no tener derecho garantizado a una vivienda digna? ¿A un empleo o a la formación para el empleo? ¿O a una prestación económica compatible con una vida digna? Tenemos ahora una oportunidad porque, seguramente, el Comité DESC volverá a recomendar a España que iguale la protección de los derechos económicos, sociales y culturales a los civiles y políticos. La posibilidad de vivir en una sociedad más justa y equitativa dependerá de nuestra capacidad de hacer efectivos los derechos que hemos acordado, firmado y ratificado. Aprovechémosla pues.

Puede interesarte:  Del pacto educativo a la movilización callejera

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.