Humanidades digitales al servicio del cambio social

Imagen mapeo iniciativa 'Torn Apart'

La revolución tecnológica y digital ha traído consigo un campo emergente que se encuentra en plena expansión y que alberga posibilidades infinitas: las humanidades digitales. Un sector de fuerte corte académico donde la tecnología y las humanidades se combinan para crear nuevas áreas de investigación, docencia y gestión del conocimiento.

En España este sector crece y se va consolidando cada vez más, pero aún existen serias cuestiones estructurales que impiden sacar todo el provecho al potencial que poseen las humanidades digitales, como pone de manifiesto la propia visión del LiNHD (Laboratorio de innovación en humanidades digitales) de la UNED. La tecnología y las humanidades se siguen percibiendo como dos ámbitos separados, aunque guarden un poder inconmensurable derivado de las importantes conexiones que existen entre ellos. Las investigadoras en Humanidades carecen de infraestructuras para el desarrollo de proyectos tecnológicos y les cuesta mucho formarse en este ámbito provocando que, en multitud de ocasiones, se acabe externalizando la parte tecnológica de la investigación con una empresa o informático externo, lo que dispara el coste económico de los proyectos.

En Estados Unidos, aunque es un sector que levanta todavía ciertos recelos, cada vez aparecen más proyectos que conectan las humanidades digitales con el activismo y el cambio social. Se están generando iniciativas que dan una respuesta rápida y efectiva a necesidades sociales apremiantes demostrando que, efectivamente, las humanidades digitales tienen todo el sentido del mundo y es urgente que apostemos más y mejor por ellas.

Algunas propuestas interesantes provienen del XPMethod (Grupo de Métodos Experimentales en Humanidades) de la Universidad de Columbia. Ante la crisis humanitaria que provocó el huracán María en Puerto Rico desarrollaron un mapathon que permitió adecuar y actualizar los mapas de la isla, facilitando el transporte y entrega de alimentos y suministros.

Puede interesarte:  Datos: el petróleo de RRHH

Recientemente pusieron en marcha la iniciativa ‘Torn Apart’ (Separados) como respuesta a las políticas racistas de Trump. La idea se gesta ante la barbarie inmoral e ilegal que supuso, no solo la separación de niños y niñas de sus padres y madres, por el mero hecho de ser migrantes que entraron en EEUU de manera irregular, sino porque además ni si quiera se sabía dónde estaban esos menores.

Con la explotación de todos los datos públicos al alcance mapearon los centros de detención que existen en EEUU para migrantes con el fin de facilitar los reencuentros de esas madres y padres con sus hijas. Ahora han dado un paso más y han analizado el régimen financiero del ICE, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos.

Más allá de lograr el fin último para el que se diseñó el proyecto, la mayor sorpresa es que el análisis demuestra que el ICE “está en todas partes”. Frente al imaginario estadounidense, que cree que el control se da solo en lugares fronterizos, el mapa que se puede visualizar en ‘Torn Apart’ demuestra que la frontera está presente en todo el país.

Aunque las humanidades digitales apenas están empezando a beneficiarse del análisis y la explotación del Big Data que tenemos disponible, ya contamos con resultados francamente reseñables. La University College Dublin (UCD), por ejemplo, ha explotado los datos del informe Ryan de 2009 sobre abuso infantil, arrojando nuevas revelaciones que harán tambalear a muchas instituciones irlandesas.

Es fundamental que las organizaciones y los movimientos sociales promovamos proactivamente más espacios de conexión entre nuestras demandas de activismo y cambio social, con los ámbitos de investigación y creación de las humanidades digitales. Porque tenemos infinitas posibilidades de llevar la innovación tecnológica y digital a la lucha por la justicia social global.

Puede interesarte:  Tecnología mundialista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.