Contar historias con herramientas digitales de storytelling

storytelling

Contar historias es una necesidad ligada a los humanos desde el inicio de los tiempos. Y no es necesariamente un arte escrito. Cuentos orales transmitidos de generación en generación, dibujos, esculturas, símbolos tallados en piedras, pergaminos garabateados, libros impresos, películas … todo vale y forma parte del storytelling (en inglés “narración”) de la humanidad. Lo importante es dar salida al instinto de contar. 

Estos días de descanso hemos llevado a nuestros pequeños artistas de la familia a conocer uno de los vestigios artísticos prehistóricos más conocidos (para bien o para mal) de nuestra geografía: las cuevas de Altamira. Y me ha dado por pensar acerca de que, 12000 vueltas al Sol después, los humanos seguimos teniendo la misma necesidad de plasmar lo que rodea y asombra. Cambian las herramientas y los soportes, pero no la esencia del querer comunicar. Transmitir, compartir y dejar constancia. Una experiencia compartida con mis pequeñuelos, a los que si les dejas las herramientas adecuadas, acaban haciendo sus “obras de arte” parecidas a las de esas sempiternas paredes, ya sea con papeles y pinturas de colores, o con una tableta digital.

bisonte
reproducción de bisonte de Altamira, by Rameesos

Los habitantes de las cuevas usaban la tecnología punta a su alcance: huesos, piedras de colores y sus manos. Ahora disponemos de muros virtuales, pigmentos digitales, las mismas manos, teclados, tabletas, pizarras digitales … y un cerebro más evolucionado para manejar todo esto. O quizá no tanto visto el devenir del mundo, así que mejor dejemos el debate neuro-evolutivo para otro momento.

Las redes sociales, de las que tanto hablamos en este blog, son una estupenda herramienta de comunicación y storytelling. A pesar de que muchos la usen de formas poco productivas, la realidad es que lo son. Y como otras herramientas de comunicación actuales, también son una maravillosa herramienta didáctica.

Mas allá de los propios clientes de cada red social, existen herramientas de terceros que nos permiten generar experiencias de storytelling. Esto es: contar historias a partir del contenido ya publicado en nuestra red o en la red global. Pueden ser historias con las publicaciones de nuestra cuenta de usuario, historias cruzadas entre la nuestra y varias cuentas que seguimos, la historia reciente de un tema (o #hashtag) e incluso mezclando entre publicaciones de varias redes sociales. 
Como la mejor forma de ver su potencial es probándolo, os animo a usar alguna de estas propuestas para crear historias, o usando el término de moda, para hacer “storytelling“. Quizá para contar la historia de vuestra última escapada, o una historia acerca de la Semana Santa que estamos viviendo, la actualidad vista desde vuestro punto de vista, … el caso es contar:storyteller

  • Las herramientas de storytelling más habituales consisten en recopilar mensajes y creación de historias basándose en las publicaciones que hace un perfil, o las publicaciones que hayan usado un hashtag. Además muchas de ellas permiten mezclar información entre varias redes sociales. En definitiva, nos permiten construir un collage a modo de historia, con o sin orden cronológico. Entre las muchas posibilidades que hay, me gusta
    Storify, porque permite desde crear una historia rápidamente seleccionando tuits por ejemplo, o crear un detallado collage a base de todo tipo de hipermedia de todas nuestras redes. Y además de compartirla para mostrarla, también puede hacerse para convertirla en una historia colaborativa.
  • Otra forma de contar historias con las redes sociales puede ser hacerlo en vivo y en directo, por ejemplo en un auditorio, mientras estamos comunicándonos de otras maneras con el público. Para ello existen otras herramientas que nos permiten proyectar un muro de mensajes acerca de un tema o una cuenta de perfil, y permiten por tanto a la audiencia interaccionar con la historia y ver su interacción en tiempo real. Hay infinidad de ellas, tanto gratis como de pago, como mejor o peor estética. Así que como para gustos, hay colores, lo mejor es probar algunas como wall.iotweetbeam. Como la herramienta publica todos aquellos mensajes que cumplen nuestros requisitos de filtrado, todo el mundo que los conozca puede colaborar y participar.
  • Otra gran familia de herramientas de storytelling podría ser aquellas que permiten seleccionar entre diferentes fuentes de información y crear un nuevo soporte informativo, a modo de revista o periódico digital, pero creado por nosotros. Seleccionamos las fuentes y los temas, elegimos el formato y compartimos nuestra selección. De este tipo de herramientas de curación de contenidos (el término técnico para definirlo), podemos encontrar gran variedad: un clásico para empezar puede ser Paper.li, aunque mi preferido por estética y posibilidades creativas es Flipboard. Tanto en uno como en el otro, podemos crear nuestro medio digital y compartirlo, y también suscribirnos a los ya creados por el resto de usuarios que hayan decidido compartirlos. Al igual que las anteriores, se puede coordinar la edición colaborativa de los contenidos.
contar historias en el siglo XXICambian las herramientas pero no las ganas de contar y transmitir y expresarse. Quién sabe si entre lo efímero de la red y del contenido digital, perdurará algún mensaje para dentro de otros 3 milenios. Mensaje que será analizado e interpretado como los bisontes de la paredes de las cuevas.
Quién sabe quién o qué escuchará el eco de nuestra actualidad.

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here