Hermanita Magdeleine en la Ventilla

La Casa San Ignacio, centro social de los jesuitas en el barrio de la Ventilla de Madrid, acogió  el pasado jueves 30 de junio la presentación del libro “Escritos esenciales” de Hermanita Magdeleine. Fue un acto organizado conjuntamente por entreParéntesis con la Editorial Sal Terrae y las Hermanitas de Jesús.

El evento resultó –como habían previsto e intentado los organizadores–  sencillo, profundo, clarificador, emotivo e interpelador. Y sirvió para dar a conocer una figura bastante desconocida, mostrando la fuerza que esconde su debilidad aparente, poniendo palabra a la firmeza de su silencio y valorando la valía de su opción por los despreciados.

psmagdeleineComenzó hablando Hermanita Josefa Assumpta, que se ha encargado de la traducción, selección y edición de los textos recogidos en esta antología. En su intervención, Josefa nos introdujo en los rasgos fundamentales de la biografía de Magdeleine Hutin (1898-1989), su vinculación con la espiritualidad de Carlos de Foucauld, sus intuiciones centrales, el itinerario que le llevó a fundar la Fraternidad de las Hermanitas de Jesús y las claves del desarrollo congregacional. Hermanita Magdeleine no escribió nunca libros, su obra ha sido dar visibilidad a la ternura y la cercanía de Dios en una congregación nueva, que quiere ser esencialmente una Fraternidad. Su intuición básica es partir de la vida concreta para descubrir el modo propio que Dios tiene, en Jesús, de acercarse a la humanidad

A continuación, intervino la teóloga y educadora social Pepa Torres, apostólica del Corazón de Jesús y bloguera de entreParéntesis. Compartió algunos trazos de su propio camino personal, destacando el impacto que supuso en su vida el encuentro con las Hermanitas de Jesús (tanto en el mundo rural extremeño como en contextos de exclusión urbana en Málaga o Madrid), acercándose a Magdeleine a través de las fraternidades por ella impulsadas y recibiendo de ellas “una escuela de vida y un respiradero de Evangelio”. Tras destacar cómo Hermanita Madeleine intuyó que el camino de la inserción y la inculturación era un camino fundamental de vuelta al Evangelio y, Pepa se centró en dos aspectos particularmente luminosos e interpelantes para el momento presente: por un lado, el grito de la hospitalidad, la universalidad y el ecumenismo; junto a él, el grito de la espiritualidad del pesebre  y la amistad con los pobres.

madeleineFinalmente, tomó la palabra Daniel Izuzquiza, que también comenzó indicando algunos destellos del impacto de la espiritualidad de Carlos de Foucauld en su vida y subrayando el agradecimiento a esta familia espiritual y, concretamente, a las hermanitas. Luego señaló cuatro claves de Hermanita Magdeleine que resultan muy pertinentes para estos tiempos de necesaria reforma eclesial y social. Se trata de hacerlo desde abajo, desde lo pequeño, desde fuera y desde dentro. Abajo encontramos a los predilectos del Bien Amado Jesús, que escogió el último lugar de tal modo que ya nadie se podrá arrebatar (Carlos de Foucauld); por ello, el itinerario cristiano es siempre un camino de despojo, de abajamiento, de desclasamiento, de kénosis radical. Lo pequeño se refiere a las minorías, a los grupos pequeños, insignificantes y olvidados. Al hablar de “fuera” nos referimos a las fronteras, las periferias y todos esos lugares donde hay que derribar muros y construir puentes. En el caso de Magdeleine, de manera muy especial, la relación con el Islam y con Este europeo tras el Telón de Acero (Madeleine murió, proféticamente, en noviembre de 1989, mientras caía el Muro de Berlín). Y, todo ello, desde dentro, desde el interior, desde la hondura verdaderamente contemplativa en el mundo obrero, en corazón de las masas.

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here