La semana pasada la Costa do Sauípe de Bahía se llenaba de ideas, sueños, aprendizajes compartidos y conocimiento colectivo de nuestros futuros feministas en el 13º Foro Internacional de AWID sobre Derechos de las Mujeres y Desarrollo. Este espacio ha reunido a más de 2.000 lideresas que luchan por los derechos de las mujeres, profesionales del desarrollo, expertas y activistas de todo el mundo.

En el programa de este año destacaba el ‘Intercambio feminista sobre Internet’, donde la tecnología y el feminismo se hermanaban para construir entre todas una internet feminista. Los formatos innovadores alimentaron varias jornadas de construcción colectiva que contaron con espacios tan diversos como una radio colaborativa in situ, sesiones para compartir experiencias innovadoras cargadas de inspiración, o un ‘Laboratorio Femhack’ que sirvió para aprender cómo poner la tecnología al servicio del activismo feminista digital.

Pero, ¿de qué hablamos cuando reclamamos una internet feminista? Internet no deja de ser un espacio de comunicación interpersonal que refleja los valores y las relaciones de poder inmersas en el mundo actual. Vivir en la era digital significa encontrar en el Social Media un espejo crudo de la realidad a la que nos enfrentamos cada día millones de mujeres en todo el planeta, donde la infra-representación que sufrimos en los círculos de poder, el acoso y la violencia machista son la tónica habitual. Una internet feminista llegará el día en el que las mujeres disfrutemos plenamente de nuestros derechos en el espacio digital.

Para comprender y visibilizar los problemas relacionados con género e internet se han desarrollado los Principios Feministas de Internet (The Feminist Principles of the Internet), que perfilan un marco para que los movimientos de mujeres articulen y exploren temas vinculados con la tecnología.

Logo de los 'Principios feministas para internet'

Logo de los ‘Principios feministas para internet’

La primera versión de los principios se definió en un encuentro promovido por la ‘Asociación para las Comunicaciones Progresistas’ celebrado en Malasia en 2014. Recientemente se ha lanzado la versión 2.0 con 17 principios que abordan las temáticas de especial interés en la construcción de una internet feminista. Se refieren a realidades tan importantes como el acceso a internet, la importancia de garantizar el acceso a información, el apoyo a una economía solidaria, del bien común y sostenible, la necesidad de que la gobernanza de internet recaiga cada vez más sobre mujeres y personas queers o el llamamiento a todas las personas usuarias de internet, el sector privado y actores políticos a acabar con el acoso en la red y la violencia tecnológica.

La revolución tecnológica nos ofrece una oportunidad inigualable de actuar y lograr grandes avances en la lucha por los derechos de las mujeres, y el movimiento feminista está sabiendo hincarle el diente. El ‘Intercambio feminista sobre Internet’ de AWID ha permitido compartir ideas, herramientas, tácticas y estrategias que se pueden poner en marcha de manera inmediata en cualquier parte del mundo y sin apenas recursos. Pero también ha servido para estar más conectadas en un ambiente posibilista y vislumbrar el potencial que tenemos actuando juntas a nivel global, por ejemplo con Manifesta.net, una plataforma lanzada en el foro que permite a cualquier persona promover una campaña de activismo digital por la justicia de género.

No pude estar en Bahía empapándome de la energía inusitada que desprenden las mujeres feministas, pero gracias a las redes he podido seguir debates, leer interesantes análisis, encontrar herramientas, ideas y unirme a la revolución feminista en el mundo digital. Y todo ello a golpe de click.