¿Fronteras temporales? Viaje al futuro y al pasado

La semana pasada tuve la suerte de visitar Jordania y la primera sorpresa es la gran diversidad que la puebla siendo un país tan pequeño en superficie y población[1].

Nada más aterrizar, llama la atención el moderno edificio casi futurista de un aeropuerto con aire de petrodólar. Al llegar a Amán tenía la sensación de haber volado a cualquier ciudad del Norte de Europa, un gran contraste que no imaginaba estando tan cerca de aquí, de Egipto, donde vivo.

Y es que Jordania ha sido un enclave histórico por donde han pasado gran diversidad de pueblos dejando huellas, cicatrices y sabores que hasta hoy día traslucen en su identidad.

Su origen conocido se remonta hacia el año 2000 a. C. cuando grupos nómadas semitas (los amoritas) llegaron a la región de Canaán (actual Jordania e Israel). Estableciéndose en el valle del Jordán, lo convirtieron en un área de lengua semítica y durante los siglos XV al XIII a C., fue poblado por los reinos tribales del que habla el Antiguo Testamento: los reinos de Edom, Moab, Bashan, Gilead, que dominaron Canaán hasta ser conquistada por los israelitas.

Más tarde[2], serían los Asirios quienes invadirían Israel dividiendo el Jordán en provincias. Judíos, griegos y nabateos convivirían entre los siglos III hasta el I a. C. que se convertiría en provincia romana.

En el año 636, el Emperador bizantino Heraclius falló en el intento de parar la expansión musulmana y la Media Luna Fértil entró en aquellas tierras.

Jordania fue también importante escenario en las Cruzadas y, posteriormente, desde la invasión turca hasta la Primera Guerra Mundial, formó parte de Damasco. Bajo el dominio británico (hasta el año 1946), el emirato se transformó en el “Reino Hashimita de Transjordania”. Después de la guerra árabe-israelí de 1948, el país pasó a llamarse Jordania y se anexionó el margen occidental del Jordán, lo que le acarrearía a su vez los problemas relativos a la población palestina refugiada y duplicar la frontera con Israel.

En la Guerra de los Seis Días, perdieron Hebrón, Belén, Jericó, Nablus, Ramallah, y Jerusalén. Y con la ocupación israelí de Cisjordania, el reino recibió gran número de palestinos, expulsados por los israelíes, primero de sus tierras y luego de sus refugios.

La población está compuesta en un 70% por personas de origen palestino que emigraron después de la guerra de 1948 y 1967 con Israel. El resto la componen tribus beduinas de las cuales algunas continúan siendo seminómadas. También convive una importante minoría procedente del Cáucaso ya que ocupan un lugar relevante en el comercio y en la admistración.

En la sociedad jordana sigue siendo muy importante la pertenencia a la tribu, se transluce hasta en gestos sencillos y cotidianos como, por ejemplo, el hecho de que para presentarse, en lugar de decir el nombre propio, dicen el nombre de la tribu a la que pertenecen. La pertenencia tribal organiza la sociedad y las relaciones.

Sorprende su mezcla cosmopolita y moderna con la convivencia de un Islam conservador, mezcla que no se limita exclusivamente a grupos o personas diferentes sino que conviven en una misma familia y persona. En las playas es común ver al marido bañándose con bañador corto y con sus dos o tres esposas vestidas de negro tapadas de arriba abajo y con calcetines negros, sin poder tocar el agua, bajo la sombrilla, con un iPad en la mano y un perfecto acento inglés.

Las mujeres sufren discriminación en la ley y en la práctica; de hecho, Jordania “ostenta el título” de ser el país del mundo con mayores crímenes de honor (al menos 14 personas fueron víctimas de homicidio en nombre del “honor”).

A veces, viviendo en este lugar del mundo me pareciera que las fronteras del tiempo y de la historia resultaran menos nítidas y las clasificaciones temporales que aprendí en los libros de historia y filosofía se han quedado un poco obsoletas, pues el punto de mira en realidad por mucho que me esforzara, siempre fue Europa…

Y quiero lanzar una nueva pregunta, que no sé si aporta o no pero querría compartirla: ¿podríamos hablar de fronteras históricas o temporales?

 

[1] Población: 5.966.463 personas
Superficie terrestre: 89.210 Km2

[2] Año 722 a. C.

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here