Francisco Suárez, SJ, teólogo, filósofo, jurista

Celebramos durante el curso 2017-2018 el cuarto centenario de la muerte del jesuita Francisco Suárez. Nacido en Granada en 1548, desde los 10 años se encaminó a la vida religiosa. Se formó en la Universidad de Salamanca, primero en Derecho, y tras entrar en la Compañía en 1564, en filosofía y teología con discípulos de Francisco de Vitoria. En su primera etapa como profesor en Castilla (Segovia, Valladolid) impartió filosofía para pasar después a enseñar teología, siguiendo el modelo de enseñanza universitaria vigente en su contexto a partir de la obra de Sto. Tomás de Aquino. La originalidad y profundidad intelectual en sus exposiciones le valieron diferentes críticas y censuras de las que se defendió, pues la novedad de su método era salir de la repetición escolar de la tradición, y mirar las cosas más de raíz, sacándolas de las fuentes de la revelación, de las autoridades de la tradición y de la propia razón, “cada cosa en su grado”.

Ello le valió que fuera llamado por el P. General a impartir teología en el Colegio Romano desde 1580 a 1585, de donde volvió a Castilla por razones de salud. Ya en Alcalá comenzó a publicar su teología con éxito. Pero consideró que para poder explicar la teología, debía realizar una exposición sistemática y separada de los conceptos filosóficos implicados en ella. Así, en su docencia en Salamanca escribió su obra magna en filosofía, las Disputaciones metafísicas (1597), la cual obtuvo múltiples ediciones en toda Europa y un profundo impacto en diferentes pensadores del siglo XVII y XVIII. Esta obra fue usada además para la formación filosófica en diferentes universidades europeas, tanto del ámbito católico como protestante.

Puede interesarte:  El Movimiento Cosmopolita es el gran movimiento del siglo XXI

En 1597, y por voluntad del rey Felipe II, fue enviado a la Cátedra de Prima (Teología) de la Universidad de Coimbra, donde desarrollaría el resto de su vida académica. Desde Portugal elabora su obra jurídica más importante e influyente, el tratado sobre las leyes y sobre Dios legislador (De legibus, 1612). En ella, continúa y desarrolla los principios de la hoy llamada Escuela ibérica de la paz, conciencia crítica del colonialismo, que busca una orientación racional y equitativa de las relaciones entre pueblos en el orden internacional, y enfrenta concepciones racistas del género humano. Así como el criterio del bien común debe servir para orientar y evaluar el gobierno de cada sociedad, la idea fuerza del derecho que ordena las relaciones entre los pueblos de la Tierra es el bien común de todas las naciones o bien común del género humano.

Jugó, a su vez, un destacado papel como teólogo jurista al servicio del Papa Paulo V, quien lo distinguió con el tratamiento de “teólogo eximio y piadoso”. Intervino con sus dictámenes y tratados en algunos conflictos de la Santa Sede, como el que sostenía con la República de Venecia, o con Jacobo I de Inglaterra con motivo del especial juramento de fidelidad que éste exigía a sus súbditos católicos ingleses. Su obra de contestación a Jacobo I, la Defensio fidei de 1613, supuso una defensa de la limitación del poder del soberano en el ámbito de la no discriminación y de libertad religiosa y de conciencia de los súbditos. En este sentido, Suárez es un precursor de la doctrina de los derechos humanos.

Su autoridad como teólogo dentro de la Compañía le valió el encargo del P. General Aquaviva (1592) para que compusiera un tratado sobre la vida religiosa en general y sobre el modo de vida religioso y la espiritualidad que animaba la nueva orden jesuita. La novedad religiosa, así como las cautelas que en algunos sectores de la Iglesia existían sobre la ortodoxia de la espiritualidad dimanante de los Ejercicios de S. Ignacio, fue abordada por Suárez en un tratado donde trató el sentido de la vida religiosa de la Compañía y realizó una “defensa de los ejercicios espirituales”, sosteniendo una visión integradora de esta espiritualidad, donde se aúna la experiencia afectiva e intelectual, frente a otra corriente de corte intelectualista que pretendía reorientar la práctica y el sentido de esta espiritualidad.

Puede interesarte:  La angustia como motor de la existencia

La obra teológica y filosófica de Suárez ha sido el pensamiento predominante en la formación de la Compañía de Jesús desde el siglo XVII hasta mediados del siglo XX. Según F. Rodríguez S. J., Suárez es quien mejor realizó la pretensión doctrinal de s. Ignacio en las Constituciones, en orden a generar una doctrina con fundamento en la revelación, rigor especulativo y atención a las necesidades del tiempo.

El estudio y recuperación de su obra, traduciéndola del latín a lenguas modernas, está cobrando en las últimas décadas un renovado impulso. En torno al cuarto centenario de su muerte (Lisboa, 25 de septiembre de 1617) se suceden diversos encuentros científicos sobre su obra tanto en Europa (Salamanca, Oporto, Madrid, Pamplona, Roma…) como en América (Argentina, Brasil, Canadá…).

En España y desde el ámbito de las universidades jesuitas, se desarrolla un Proyecto de Investigación sobre Pensamiento y tradición jesuita y su influencia en la Modernidad (PEMOSJ) enfocado especialmente en la obra de Francisco Suárez, liderado por la Universidad Loyola Andalucía (Departamento Humanidades y Filosofía) y en colaboración con Boston College y su Institute for Advanced Jesuit Studies para el periodo 2016-2018. En este marco, celebraremos los próximos días 1 y 2 de junio en Sevilla el

INTERNATIONAL SYMPOSIUM ON JESUIT STUDIES:

Francisco Suárez (1548–1617): Jesuits and Complexities of Modernity

Universidad Loyola Andalucía-Boston College

En este simposio, diferentes investigadores de diversas universidades compartirán sus estudios sobre el aporte histórico de la obra suareciana en el contexto del desarrollo de la cultura moderna, así como la novedad y diferencia que vista desde nuestra altura histórica representa hoy esta tradición de pensamiento jesuita con respecto a las líneas de fuerzas hegemónicas de la modernidad.

Puede interesarte:  Del auténtico viaje y sus misterios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.