“Foto movida” de Miguel Mena, en el Taller de lectura

Para el mes de noviembre teníamos programada en nuestro taller la novela Foto movida de Miguel Mena (Suma, Madrid 2014, 320 páginas) con la ciudad de Madrid como marco para nuestra reflexión y nuestro coloquio y, la verdad es que, la elección de esta novela se ha valorado positivamente y su lectura ha dado lugar a un animado cambio de impresiones entre los participantes.

Miguel Mena (Madrid, 1959) es periodista y escritor. Trabaja desde hace treinta años como locutor en Radio Zaragoza (Cadena SER), ciudad en la que reside desde el año 1983 y de la que fue nombrado Hijo Adoptivo en 2006. Con anterioridad se le pudo oír en los  40 Principales y Cadena Dial. En la actualidad  dirige el programa de fin de semana A vivir Aragón.

26Colabora también de modo habitual en revistas como La Magia de Viajar, y en el suplemento Artes&Letras del diario Heraldo de Aragón. Ha publicado novelas, libros de viaje y relatos, de entre los que cabe destacar títulos como Bendita calamidad (1994), 1863 pasos (2005) y Piedad (2008). Días sin tregua (Premio Málaga de Novela 2005), Todas las miradas del mundo (2012) y la novela que hemos leído conforman una trilogía protagonizada por el inspector Mainar y se ambientan en la sociedad española de comienzos de los años 1980, tratando diversos temas, como el terrorismo, las tensiones políticas o la efervescencia cultural.

La acción de Foto movida se sitúa en Madrid durante el otoño de 1983, en la época conocida como «la movida». Una chica aparece muerta en la mítica sala Rock-Ola, que curiosamente ha vuelto a abrir sua puertas recientemente, aunque con distinto emplazamiento. El inspector Luis Mainar, se va a ocupar de lo que aparentemente es un caso de sobredosis. Mainar, cuya labor primordial es investigar asesinatos y secuestros protagonizados por ETA, investigará de modo paralelo este caso, obsesionado con la fallecida y con el ambiente que la rodeaba.

La opinión generalizada entre los participantes en el taller es que la novela se lee con agrado, fundamentalmente porque el marco espacio-temporal, que se convierte en el auténtico protagonista de la novela, está muy bien tratado y aviva el interés en los que vivimos esos años; con el añadido de un lenguaje sencillo, accesible y bastante directo. Entre los principales aciertos del autor señalamos la fidelidad con la que refleja no solo el mundo artístico y musical de la movida madrileña, sino también de las dificultades a las que se enfrentó la transición política y social española. Para ello elige con gran acierto 20 días en los que se sucedieron en España muchos y variados acontecimientos. Otro de los aciertos que subrayamos, ya señalado por algunos críticos y por el mismo autor, es que no pretende juzgar la historia, que huye de hacer juicios morales, dejando que sean los lectores los que saquen sus propias conclusiones.

También señalamos como menos satisfactorio, aunque no hubo unanimidad en esta crítica, una falta de equilibrio entre fondo y forma. La sencillez formal de la novela, sin duda pretendida por el autor, hace que este se vuelque demasiado sobre los acontecimientos que pretende narrar y la imagen que quiere dar de la España de esos años y, sobre todo de Madrid; quizá por esto tanto el argumento como la estructura, aunque atractivos, son muy simples y un tanto superficiales. Esta impresión de falta de profundidad se ve acentuada, sin duda, por establecer junto a la línea argumental principal, centrada en la investigación policial, otras tres acciones paralelas: los problemas personales del inspector en su vida familiar, la relación con su ex-esposa y su hija deficiente; el encuentro con la mujer que despertó en él el recuerdo de un antiguo amor de adolescencia, y el terrorismo de ETA. El resultado son unos personajes previsibles y planos.

Concluimos con la opinión de una de las integrantes del taller que señaló, que pese a la intención del autor ya señalada de no dar juicios morales, puede deducirse de la lectura de esta novela la importancia de formar a los jóvenes para que se sientan auténticamente libres al saber decir no a todo aquello que la ciudad, que la sociedad, les ofrece y que perciben que no es bueno para ellos.

Félix Navas López. Coordinador del Taller de Lectura de Novela.


La próxima sesión tendrá lugar el martes 13 de diciembre. Compartiremos la lectura de la obra de “Viento nordeste”, de Pedro Justo Alonso. Las personas interesadas deben inscribirse vía email: info@entreparentesis.org

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here