Foro Arrupe: #CrisisSolidaridad

El Foro Arrupe del mes de noviembre contó con la presencia de Luis Arancibia, director adjunto de la ONGD Entreculturas y coordinador de incidencia pública del sector social de la Compañía de Jesús en España, que presentó el documento “Crisis de solidaridad. Solidaridad ante la crisis”.

Habló en primer lugar del “pretexto” en el que surge este documento, y que se trata de una palabra dicha por una Provincia única y por todos los sectores apostólicos de forma conjunta. Este hecho aporta novedad y especial relevancia al posicionamiento, pues es la primera vez que ocurre algo así. Se quiere con ello contribuir al debate público, desde la misión fe-justicia-diálogo

En segundo lugar, se fijó en el contexto en que se sitúa el documento. Se trata de un contexto eclesial nuevo, muy marcado por la figura del papa Francisco, primer Papa jesuita de la historia. De entre sus muchas e interpelantes palabras, recordamos: “Una auténtica fe –que nunca es cómoda e individualista– siempre implica un profundo deseo de cambiar el mundo (…) Si bien «el orden justo de la sociedad y del Estado es una tarea principal de la política», la Iglesia «no puede ni debe quedarse al margen en la lucha por la justicia” (Evangelii Gaudium, n. 183). Al mismo tiempo, estamos en un contexto social importante: un año de múltiples elecciones, un momento de repensar Europa y una oportunidad para proponer los modos para la salida de la crisis

Así situados, nos podemos adentrar en el texto, que es estructura en cuatro secciones. Primero, contemplamos la realidad. Situamos a las personas en el centro, reconocemos que el sufrimiento provocado por la crisis tiene rostro, constatamos de que es la cercanía esos rostros lo que nos ofrece una perspectiva verdadera y captamos que la realidad es compleja y sus soluciones también. Segundo, interpretamos esta realidad desde la clave de la solidaridad como criterio de interpretación, distinguiendo tres niveles de aplicación: las relaciones interpersonales, las iniciativas sociales y las políticas públicas (estructuras). Así reconocemos que hay una crisis de solidaridad: el Estado social, que es la fórmula más elaborada de solidaridad institucional, necesita ser revisado en sus formas para hacerlo vigoroso, sostenible, eficiente y ágil. Hay también otros factores muy importantes: crisis financiera; crisis institucional; crisis proyecto europeo; crisis ecológica; crisis equidad global.

Tercero, proponemos un decálogo que se refiere a los tres niveles antes mencionados: promover una cultura de la solidaridad (nivel de ciudadanía), fortalecer la sociedad civil e impulsar la economía civil (nivel de iniciativas sociales), renovar el Estado social para fortalecerlo, una educación universal de calidad, políticas sociales contra la pobreza y regeneración de la vida pública, calidad institucional y liderazgo social, solidaridad con el medio ambiente, una Europa más solidaria y solidaridad planetaria (nivel de políticas públicas nacionales).

Cuarto, nos comprometemos a impulsar un examen que nos lleve a renovar compromisos personales e institucionales: educar para la solidaridad; impulsar investigación para el bien común; integrar mejor en centros educativos; acompañar, servir y defender a personas excluidas; impulsar reflexión y compromiso; fomentar comunidades de hospitalidad; y tejer alianzas y colaboraciones.

Aquí tenemos un breve vídeo con el resumen de la intervención de Luis Arancibia.

Como siempre, el diálogo posterior fue rico, animado, matizado y comprometido. Quedamos emplazados para la presentación del documento que tendrá lugar el miércoles 18 de noviembre, a las 12.30, en la Universidad Pontificia Comillas. Y, por otro lado, al siguiente Foro Arrupe, que será el martes 15 de diciembre. Hablaremos de los retos comunicativos de la Iglesia actual, de la mano de Rodrigo Pinedo, director de Medios de Comunicación de la Archidiócesis de Madrid.

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here