1 Comentario

  1. Efectivamente, hoy en nuestro País en particular y de seguro más allá de nuestras fronteras debe haber consideraciones acerca de las filosofías… ¡si en plural! con amplitud y diversidad, donar nuestras experiencias y verdades con real generosidad y compartirnos tolerantes y reconociéndonos en fecundo diálogo unos a otros, más no en diálogo indiferente, para no atraparnos unos a otros en justificaciones de “posturas dogmáticas erigidas desde la filosofía con F mayúscula” ¿no es esto necesario para aproximarnos a lo que llamamos democracia?
    ¿Para qué el plural? pues veamos, a nuestro alrededor lo que hemos construido en todo sentido, material e inmaterial también, ha sido el aporte de todos los de ahora y de los que nos precedieron, y me refiero a esto porque deberíamos tener presente que la construcción de una polis sana es tarea que “atañe a todos los que comparten un mismo suelo aunque se encuentren en lugares diferentes de acción y en posesión de saberes distintos” y para esta construcción debemos tener algunas visiones en plural desde donde continuar, sin ahogarnos en un solo pensamiento que finalmente es de unos y no de un generoso todos.
    ¿Satisfechos? O acaso no soñamos desarrollarnos desde un principio como individuos que “no solo gracias a su voluntad individual, a su esfuerzo, a sus méritos; sino, también, gracias a un colectivo que lo sustenta y lo promueve generando espacios de formación, sentido y acción en donde el sujeto crece contribuyendo, de igual modo, con el crecimiento de lo social”. Volviendo al plural ¿acaso no es la oportunidad que, desde esa voluntad individual entendida desde el plural, la exclusión deje de existir?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.