Falsos autónomos, la epidemia del futuro

Un falso autónomo es un trabajador que hace lo mismo que otro empleado de una empresa, pero sus derechos no son iguales. Esta flagrante injusticia se la debemos a la crisis del 2008 y el famoso libre mercado. Algunos empresarios obligan a sus trabajadores a darse de alta en el régimen especial de autónomos y así se ahorran los costes de la Seguridad Social.

PERJUICIOS SI TE CONVIERTES EN FALSO AUTÓNOMO:

  • No te pasas voluntariamente a autónomo, sino que acatas órdenes.
  • Tu salario no depende de cuánto trabajes sino del salario convenido con la empresa bajo la amenaza de despido.
  • Debes proveerte de los utensilios de trabajo (ordenador, teléfono y otros instrumentos) en vez usar los de la empresa.
  • No disfrutarás de ningún derecho asociado a convenios, ni vacaciones, ni días de asuntos propios, ni seguridad social. Todo corre por tu cuenta.
  • El empresario podrá despedirte de forma fulminante, sin presentar justificación alguna y por supuesto sin pagarte un finiquito.
  • Por si fuera poco, te verás en la calle sin derecho a percibir una prestación por desempleo.

En definitiva, que la inestabilidad y la ausencia de garantías es total.

TESTIMONIOS

El programa 10 minutos bien empleados, de RNE Radio 5 nos ofrece estos datos: Sergio González llevaba 10 años trabajando en el despiece de cerdos en una empresa cárnica, FRIGOLOURO.

Con la venida de “la crisis” le dijeron: o te pasas a autónomo o te vas a la calle. El caramelo envenenado de esa coacción iba envuelto en la oferta de convertirse en socio cooperativista con poder de decisión. El pasado 14 de marzo la Inspección de Trabajo exigió a la empresa incorporar a autónomos de Servicarne.

Puede interesarte:  La familia y el barrio en el ciclo de reproducción de la pobreza

Pero nada de esto se cumplió. A partir de entonces Sergio tenía que pagar sus cotizaciones a la Seguridad Social y una cuota activa: unos 400 € mensuales. Incluso  a veces otra cuota por gestión de la cooperativa. Con todo esto, el falso autónomo cobra la mitad que otro asalariado de la empresa que hace lo mismo que él.

Otro trabajador de Cataluña narra que, a partir de convertirse en falso autónomo,la empresa cárnica le descontaba 250 € por el material que antes le proporcionaba gratis (cuchillos, batas, mallas…)

Este «falso autónomo» existe en todos los sectores: repartidores en el transporte, abogados, arquitectos y otros servicios profesionales, en el ámbito digital, las empresas manufactureras.

César García, secretario general de Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) instó a erradicar esta «figura» pero sin atacar al trabajador, que se ve «obligado» a darse de alta como autónomo y, por tanto, es «la víctima».

Miguel Huertas, secretario general de ANICE (Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España) refiere que las cooperativas son una figura legal que aporta competitividad al sector. La patronal reconoce que la regulación de cooperativas de trabajo asociado ha podido prestarse a abusos, que hay que corregir, y pide diálogo al gobierno y sindicatos para llegar a la negociación del convenio colectivo de las cárnicas a lo largo de este año.

LAS ASOCIACIONES DE TRABAJADORES Y SINDICATOS

Las asociaciones de autónomos como UPTA y CETA así como la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM) los sindicatos, CCOO y UGT, han pedido el divorcio entre los falsos autónomos y las empresas de la economía colaborativa, como Deliveroo y Uber.

Puede interesarte:  ¿Ha muerto en Finlandia la Renta Básica?

César García, (UPTA) enumeró las diferencias entre el trabajador autónomo económicamente dependiente (TRADE) y la proliferación del «falso autónomo» que «es un fraude que solamente se puede solucionar presentando una denuncia ante la Inspección de Trabajo».

César García pidió el mes pasado que se derogue la ley de Emprendedores, creada durante el mandato de María Dolores de Cospedal y, en su lugar, se apruebe otra normativa que «dé mucha más fortaleza al emprendimiento y al trabajador autónomo, con un plan «muy homogéneo, con asesoramiento previo y con un estudio de viabilidad de la idea de emprender».

Inspección de trabajo lo tiene claro, se trata de un fraude denunciado por la Organización Internacional del Trabajo: Ya en el año 2006 la OIT estableció en la recomendación 198 unas medidas para combatir las relaciones de trabajo disfrazado.

Las asociaciones de autónomos calculan que el fraude cuesta a la Seguridad Social nada menos que 562 millones de euros anuales.

Según Fermin Yébenes de la UNIÓN PROGRESISTA DE INSPECTORES: Lo que sí sabemos es que cada vez estamos trabajando más en este aspecto, o sea, descubriendo cada vez más empresas con relaciones laborales encubiertas, con relaciones laborales que tienen la denominación de mercantiles cuando en realidad son laborales

¿Qué esperamos a cambiar las leyes de los falsos autónomos?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here