El éxito de las estadísticas digitales

Todo se mide con estadísticas en la sociedad de la tecnología, hasta el punto de que éxito y felicidad parecen equipararse con sus números. Hemos aprendido el valor de tener 1000 amigos, quizá no el esfuerzo que conlleva mantenerlos. Hemos acariciado con orgullo el subidón que da tener 500 likes, de recibir 9000 visitas en el blog, de caminar 40 pasos más que ayer, de contar visualizaciones de los vídeos por cientos, de leer 20 comentarios felicitándote y sentirse grande porque alguien compartió 45 veces tu entrada. Y todo esto supone un aprendizaje tan esencial en nuestro mundo que no nos damos cuenta de que las estadísticas es están haciendo esenciales, pero se pueden falsear. Todo depende de qué midas, qué valores, qué tengas en cuenta. También de quién te dé estos números, que no son tan mecánicos como puede parecer.

Ciertamente, muchos datos aportan información relevante y útil, que hay que saber analizar bien. Pero cuando empresas como Facebook, con su poder actual, reconocen que han mentido con sus estadísticas para hacer más atractivo un producto, nos damos cuenta de lo “vendidos” que estamos a estos intermediarios. Pienso algunas veces, con cierto estupor cuando no miedo, que una opinión pública manejada por los algoritmos de Facebook o guiada por los #TrendingTopic de Twitter es, sin lugar a dudas, una pobre cultura que no ha sabido aprovechar al máximo el poder de nuestros tiempos.

Estadísticas al alcance de todos

  1. Google Trends. Todo Google es una gran base de datos compartida que interactúa con el resto de la red. Una herramienta interesante es Google Trends, que nos dice qué es tendencia en el mundo, en qué lugar, y hace un repaso de la palabra que buscamos desde 2004 para medir su relevancia y popularidad. Es muy interesante analizar algunos hechos destacados y ver cuánto perduran en la red como influencia. Además te da la oportunidad de hacer búsquedas comparadas, y te aporta términos relacionados.
  2. La barra de Google. Otro espacio curioso es la misma barra de Google, aprovechando que se autocompleta en función de lo más buscado en tu zona. Llevo unos días entretenido curioseando posibilidades y resulta bastante significativo. Hace falta pensar lo que quieres encontrar o en qué términos te quieres mover, e introducir un par de palabras de una frase. El resto aparece solo. Tendrás entonces varios resultados que te muestran qué es lo que la gente busca en Google.
  3. Seguir #TrendingTopic de Twitter. Existen varias herramientas para conocer el mapeo mundial de lo que se está hablando. Quizá la más popular es Trendsmap. Puedes ver así en un lugar del mundo qué es lo que más preocupa y con qué #hashtag se está publicando. Si eres de los que quieren dialogar, aquí tendrás tema para rato, siempre que alguien quiera escucharte.
  4. Tu número Klout y Kred. Klout es una aplicación gratis (sobre la que hay ciertas dudas) en la que conectas tus redes sociales y blogs, y te ofrece un dato de influencia personal del 1-100. Es valor variable que se actualiza diariamente y que ves bajar o subir dependiendo de tu “éxito” ese día. También puedes conocer el Klout de otras personas. Parece que se impone Kred en su lugar, que también aporta relevancia en comparación con otras personas de tu mismo tema. La dinámica es la misma.
  5. Estadísticas básicas de Twitter. Si usas esta red con frecuencia, desde tu ordenador puedes ver unas estadísticas bastante detalladas, sin necesidad de otras aplicaciones como Hootsuite o SocialBro. Simplemente pinchando en analíticas verás si vas hacia arriba o hacia abajo en bastantes valores, y cuál ha sido el contenido más relevante de tu perfil.

 

Compartir

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here