Éxito del curso sobre el islam

Durante los meses de abril y mayo, hemos celebrado el curso “Entender y comprender el Islam”, organizado conjuntamente con el Centro de Estudios Cristianisme i Justícia, de Barcelona, y realizado en la Casa San Ignacio del barrio de la Ventilla en Madrid. El curso se desarrolló a lo largo de ocho sesiones de fin de semana, con una duración total de 24 horas presenciales.

Sin lugar a dudas, ha sido un éxito en todos los sentidos, ya desde la fase de convocatoria. Tuvimos que ampliar el número de plazas para poder inscribir a todas las personas interesadas, que abarcaban un amplio perfil de edad y profesional (trabajadores sociales, médicos, periodistas, ingenieros…)  así como de intereses (convivencia vecinal, intervención social, inquietud espiritual, desempeño profesional…).

Dado que en otros lugares ya hemos dado cuenta del contenido y algunos medios también se hicieron eco del curso (por ejemplo, el diario El Mundo, la revista digital Aleteia o la cadena de radio Cope), en este momento queremos dar la voz a los propios participantes.

Muchos subrayan “la visión global conseguida”, “desde lo más genérico a lo más especifico” e indican que “la transmisión de contenidos ha sido fabulosa, completa y enriquecedora”. No solo se aprecian los contenidos, sino también “el orden en el que se han seguido” y el “enfoque integrador”. Se ha combinado el “conocimiento filosófico” y el “geo-político”. En particular, se valoró muy positivamente “la increíble mesa redonda”, moderada por Fernando Arias, con la participación de Mohamed Ajana y Samyra Lamarty.

pepEl elemento humano también ha sido destacado. En primer lugar, “la calidad de los profesores y su implicación en el tema del curso”. En este sentido, se aprecia “la aportación vivida, real, actual de los ponentes y sus años largos de experiencia de contacto con el Islam”. Muchos alumnos indican que “los ponentes sabían mucho del tema y las clases se hacían dinámicas”. Se ha valorado la “claridad en la exposición de los contenidos y la estructura de las sesiones”. En la misma línea, se destaca “la información real, vivida, actual sobre el islam y su cultura. La profundización de los contenidos y el que hayan sido impartidos por personas que lo han estudiado desde hace años”. Al mismo tiempo, alguna persona valoraba explícitamente “el grupo y sus experiencias tan diversas y ricas”, mientras que otra exclamaba: “¡Riqueza de profesorado y de alumnos con vivencias que también me han aportado!”. Ciertamente ha sido un lujo contar con expertos tan brillantes y personas tan cercanas como José Luis Sánchez-Nogales, Jaume Flaquer, Monsterrat Abumalham y Josep Buades. Y también con todo el grupo participante, con su bagaje de experiencias, inquietudes, conocimientos y deseos de aprender.

En otro orden de cosas, las evaluaciones reconocen que “el espacio físico en el que se ha impartido me ha parecido muy acogedor” (enhorabuena y gracias a la Casa San Ignacio) y que hubo un “horario adecuado que facilita la asistencia de personas con compromisos laborales” (como, efectivamente fue así, ya que la mayoría de los participantes estaban en activo laboralmente, lo cual es también un éxito; los estudiantes y jubilados eran clara minoría).

Como dice una participante, el curso “ha despertado en mí, la necesidad de seguir profundizando. Una mayor claridad que me ayudará en la misión que tengo con ellos”. Algunas sugerencias para el futuro incluyen: plantear la visita a una comunidad islámica e intercambiar alguna reflexión con sus responsables; ampliar el foco del Islam más allá del Norte de África y Oriente Próximo. Incluir las voces de las feministas islámicas actuales. Explorar mayor variedad de formatos (ej. mesa redonda), mayor número de profesores musulmanes y mayor oportunidad de debate entre los asistentes. Estamos ya pensando cómo poder dar forma a estas interesantes sugerencias.

Es bastante general lo que dice una persona en su evaluación: “Estoy muy interesada en continuar aprendiendo”. Otra afirma: “las diferentes perspectivas abiertas por las personas especialistas que nos han acompañado me parece que son puertas abiertas al estudio personal, así como a la reflexión compartida”. Y otra más dice: “me encantaría que se convirtiera en seminario y tuviese una continuidad”. Así pues, nos seguiremos viendo.

Compartir

1 Comentario

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here