Esas chorradas

Foto tomada de: http://politica.elpais.com/politica/2017/05/27/actualidad/1495906069_355083.html

El otro día, viendo una tertulia televisiva donde se hablaba de corrupciones, fiscales y presunta persecución a determinados políticos, uno de los allí presentes criticó que otros políticos se dedicaban a esas “chorradas sobre temas sociales” en vez de a cosas más importantes.

Tengo que reconocer que esperaba que el resto de los tertulianos reaccionaran ante tal afirmación, pero no fue así. Imperó más la prisa para cerrar el diálogo que aclarar algo dicho con toda la intención y alevosía.

Y no me malinterpreten. No esperaba que los que estaban sentados a un lado u otro de aquella mesa, defendieran a esos políticos. En absoluto. Mi desconcierto radicaba en que se afirmara que los temas sociales son chorradas.

La ligereza con que se dijo y lo despectivo del tono, me hizo preguntarme qué temas sociales pueden no ser objetivo de preocupación para todos y todas, y, en concreto para nuestros políticos.

Esa pregunta me llevo a otra: si nuestros representantes políticos no trabajan por “esas chorradas”, ¿a qué se dedican? Quiero decir que si la política no es trabajar por el bien común, trabajar para que toda la ciudadanía pueda acceder a los recursos necesarios para tener una vida digna…entonces ¿qué es?

Claro, el problema, verdaderamente, está en la concepción de lo que es la política. A estas alturas de democracia, parece como si hubiésemos olvidado que la política es el cuidado de la vida, en hacer posible la vida de todas las personas: facilitarles los medios para el acceso a un empleo, a una casa, a una educación, a la sanidad, a prestaciones sociales,…en igualdad de condiciones

or eso quienes se dedican a este “servicio” debe tener más presente que, gran parte de su cometido, es hacer justicia; compensar las desigualdades existentes en la sociedad, entre los diferentes grupos que la componen. Dedicarse más a velar por los intereses de los últimos, de los pobres que por crear lobbys.

Ahora más que nunca nos hacen falta políticos justos, que se dediquen a “esas chorradas”; políticos honestos preocupados por la vida de la gente y por hacer que todos y todas vivan con dignidad.

Compartir

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here