Por Adilia Vianney Estrada

Es tiempo de cambiar. It’s time to change”. Así decía el estribillo de una canción del cantautor colombiano, Juanes, hace algunos años. Hoy, en esta época, el estribillo de esa canción tendría que hacerse realidad en todo el planeta; se podría decir que es un imperativo necesario, debido a todos los daños que está sufriendo el planeta o, como lo llama el Papa Francisco, “nuestra Casa Común.

Sí, es tiempo de cambiar. Es urgente que cambiemos la mirada, que cambiemos los hábitos y modelos de producción y consumo, que cambiemos nuestros estilos de vida inducidos por una cultura malentendida del bienestar… y empecemos a vivir de otra manera, tal vez, más consciente y sencilla, pero necesaria, para que otros hermanos y seres vivos puedan vivir dignamente y podamos dejar un mejor planeta a las siguiente generaciones.

Estamos a las puertas de la Semana Santa. Hemos tenido la oportunidad de vivir una Cuaresma más, un tiempo dedicado de manera especial a la oración, al ayuno y a la limosna, prácticas y actitudes que nos ayudan en el camino de la conversión, para ser cada día mejores personas. En este tiempo podríamos preguntarnos ¿y qué tal si esa conversión también es ecológica?

Un primer paso para ésta conversión puede ser la mirada al interior de uno mismo. En este mirarnos a nosotros mismos nos puede ayudar la oración de San Francisco de Asís, realizada tanto de forma individual como comunitaria, contemplando a la Naturaleza y a todos los seres vivos como hermanas y hermanos nuestros. Un mirar hacia dentro

que implica gratitud y gratuidad, es decir, un reconocimiento del mundo como un don recibido del amor del Padre, que provoca como consecuencia actitudes gratuitas de renuncia y gestos generosos aunque nadie los vea o los reconozca. También implica la amorosa conciencia de no estar desconectados de las demás criaturas, de formar con los demás seres del universo una preciosa comunión universal. Para el creyente, el mundo no se contempla desde fuera sino desde dentro, reconociendo los lazos con los que el Padre nos ha unido a todos los seres (Laudato Sí 220).

En este sentido, nos damos cuenta que estamos llamados a cultivar y custodiar con responsabilidad nuestra “casa común”. Es cuestión de ser y estar conscientes, de saber que todas nuestras actitudes, nuestros ayunos, nuestros compromisos y nuestras formas de consumir y comprar con conciencia, pueden contribuir a la edificación de un mundo más humano, igualitario y digno para todos los seres humanos, al tiempo que se refuerza la justicia ambiental.

En esta Cuaresma que termina dejo de sentirme indiferente, y me hago consciente de saber que, cuando lastimo a la naturaleza, también lastimo a los más indefensos, frágiles y pobres de nuestro mundo. Me hago consciente de que puedo tener un uso más prudente del papel y del plástico, de que puedo desperdiciar y tirar menos comida, puedo ahorrar agua y energía, puedo reciclar y reutilizar artículos de mi hogar… Me hago consciente, en definitiva, de la práctica de la limosna, entendida como solidaridad al servicio del prójimo. Me hago consciente de que cualquier acción, por pequeña que sea o parezca, siempre sumará para mejorar el bienestar de nuestra casa común, y será un acto profético, esperanzador y manifestación de que es posible la comunidad y la fraternidad universal, ya que

el cuidado de la naturaleza es parte de un estilo de vida que implica capacidad de convivencia y de comunión. El amor fraterno sólo puede ser gratuito, nunca puede ser un pago por lo que otro realice ni un anticipo por lo que esperamos que haga. Esta misma gratuidad nos lleva a amar y aceptar el viento, el sol o las nubes, aunque no se sometan a nuestro control (Laudato Sí 228).

Al final de la Cuaresma podremos decir: ¡Resucitemos con Cristo!, comprometámonos con alegría y autenticidad para realizar actos concretos que nos lleven a una verdadera Pascua ecológica, y que de alguna manera trasciendan en el bienestar de nuestros hermanos y hermanas, en la naturaleza, en la fauna, en la flora, en definitiva, en nuestra hermana tierra. No podemos seguir esperando, porque ha llegado el tiempo de cambiar. ¿Te animas?

Imagen principal, de Fano, tomada de https://image.slidesharecdn.com/presentacinpascuafano-100301092359-phpapp02/95/presentacin-pascua-fano-1-728.jpg?cb=1267435487
Imagen 1 del texto, de Fano, tomada de https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/originals/41/03/c5/4103c57fcf3776edbc2032a97c294eb3.jpg
Imagen 2 del texto, tomada de http://elobservadorenlinea.com/wp-content/uploads/2015/06/DIA-TIERRA-DPD-CARIRUBANA-5-599×275.png