Entidades Ciudadanas de Alta Innovación Social

Una propuesta práctica para fortalecer la sociedad civil del conjunto del país: una nueva categoría de Entidad Ciudadana de Alta Innovación Social que supere a la declaración de Utilidad pública. Y un nuevo sistema de financiación basado en que las donaciones a esas entidades no compute como ingreso de cara a establecer el tramo de IRPF.

Introducción

Como señalamos en un post anterior titulado Reconversión del Tercer Sector Social, conseguir una política social más innovadora requiere reformar los actores y uno de los principales actores es la sociedad civil. El principal problema de la sociedad civil española es la baja participación activa, pocos donantes que soporten las organizaciones y la extrema fragmentación.

Aunque la sociedad civil debe ser autónoma y reformarse o transformarse según sus propias dinámicas, en nuestro país es tan dependiente del Estado, que su papel es crucial. La política puede tomar medidas que contribuyan crucialmente a fortalecer el Tercer Sector Social.

De hecho, existe una categoría diseñada para distinguir y favorecer a aquellas organizaciones cívicas que aportaban un valor de interés general. Es la etiqueta de entidad “de Utilidad Pública”. Es una distinción muy generalizada que ha cumplido su función durante un largo tiempo, con resultados desiguales.

Hoy en día, en un nuevo marco ciudadano global y ante los desafíos que enfrenta nuestro país, es necesario fomentar nuevos valores entre las iniciativas que existen y, entre ellos, la innovación ocupa un lugar destacado.

Una nueva categoría de ONG de interés público

Nuestra propuesta aboga por la creación de una nueva categoría de entidad asociativa, superior al estatus de Utilidad Pública. Son las Entidades Ciudadanas de Alta Innovación Social, a las que nos referiremos con el acrónimo ECAIS.

Un primer objetivo del estatus de ECAIS es fomentar un mayor impacto social innovador de las distintas organizaciones. Las ECAIS son operadoras de la sociedad civil que cumplen uno de los siguientes dos criterios.

En primer lugar, las ECAIS son entidades innovadoras, lo cual se demuestra en que al menos uno de sus proyectos estructurales es innovador. Un proyecto es estructural a una organización si (a) dedican a él gran parte de sus recursos y (b) les caracteriza (lo cual se muestra en que dicho proyecto cuenta con reconocido prestigio). Un proyecto es innovador si posee un método explícito y replicable, que ha obtenido resultados evaluados positivamente.

Puede interesarte:  Mayo del 68 (II), un vendaval educativo

En segundo lugar, las ECAIS son entidades que proporcionan un cuidado crucial a personas y bienes de alto interés social público. La clave de la innovación en este caso no está en el método aplicado sino en la propia presencia de la entidad en una misión en la que no está nadie que pueda sustituirla.

La categoría ECAIS no estaría limitada a las entidades de acción social sino que afectaría al conjunto de ONG que contribuyen a la Sociedad de los Cuidados: medioambientales, culturales, deportivas, artísticas, familiares, vecinales, etc.

El objetivo de las ECAIS no es solamente realizar innovación social sino ser capaces de transformar el tejido general de las políticas sociales, lo cual requiere que la extensión territorial de dichas entidades sea suficientemente amplia. Un criterio razonable es que las ECAIS tengan proyectos operativos en 7 comunidades autónomas.

Este criterio conduce a un segundo objetivo de la categoría de ECAIS, que es aumentar la escala de las organizaciones. Las entidades que no alcancen esta segunda condición de 7 autonomías pueden optar por fusionarse con otras entidades similares para formar organizaciones de mayor envergadura.

Las ECAIS incluirían federaciones y confederaciones, redes y otros formatos que permitan reagrupaciones. A veces estas fórmulas de agregación no cuentan con suficiente unidad interna como para crear innovación y proyectos federales en los que participen distintas entidades. La categoría de las ECAIS favorece el fortalecimiento corporativo para que las agregaciones sean capaces de generar proyectos transversales y susciten innovación.

El aumento de la escala de las organizaciones permite que contemos con una sociedad civil fortalecida y más amplia, capaz de hacer una innovación que abarque gran parte del país y proyectos de escala o impacto internacional innovador. Todos ellos son logros dentro del ámbito competencial del Gobierno de España.

Puede interesarte:  De criadas y sueños de una noche de verano

La categoría ECAIS no es permanente sino que certifica el estado de una organización en un momento dado de su desarrollo. Por eso es necesario que dicha acreditación se actualice cíclicamente, por ejemplo cada cinco años.

Todo el conjunto de la evaluación de las organizaciones para obtener la acreditación de Entidad Ciudadana de Alta Innovación Social, debe ser realizado por una Agencia Pública. Esta institución independiente creará un sistema de concurso para la acreditación, al que pueden aspirar las personas jurídicas no gubernamentales ni lucrativas (a excepción de las entidades de economía social).

Dicha agencia no debe estar dirigida por políticos ni por las propias entidades del Tercer Sector, sino formada por profesionales de reconocido prestigio del ámbito de las políticas sociales en Administraciones, universidades u organismos internacionales. Las personas en la dirección de dicha agencia se elegirían en la Comisión de Política Social del Congreso de los Diputados, por mayoría cualificada de dos tercios.

Es muy improbable encontrar a profesionales que carezcan de relaciones con entidades del Tercer Sector a través de sus colaboraciones o pertenencias. Lo único que garantiza la justicia en los procesos de acreditación es la existencia de rúbricas objetivadas y la transparencia no solamente de los procedimientos sino de los dictámenes de quienes juzgan.

Una nueva fórmula de financiación para las ECAIS

Las ECAIS son capaces de promover la innovación social y el progreso del conjunto de las políticas sociales de nuestro país, así como hacer una contribución internacional a la mejora de las políticas sociales de la Unión Europea y otros países.

Para fomentar la innovación nacional e internacional en materia de políticas sociales, las ECAI podrían contar con un nuevo sistema de financiación pública que permite dar un salto cualitativo en el sistema de mecenazgo de nuestro país.

Estas entidades serían beneficiarias de un nuevo programa de no computación de las donaciones a las ECAIS como ingresos de cara a establecer el tramo de IRPF o  impuesto sobre sociedades. Debemos pasar de la desgravación a la no computación. De ese modo, es el ciudadano el que decide a cuál de las ECAIS destina sus fondos.

Puede interesarte:  Reformar las parroquias para mejorar la ciudadanía

Todas cubren destinos prioritarios para la Administración, así que cualquiera de las opciones que tomen los ciudadanos, estará cumpliendo una misión adecuada. El método de la Donación No Computable, lo que hace es poner en manos de los ciudadanos las decisiones, lo cual profundiza nuestra democracia y abunda en el mecanismo de los presupuestos participativos.

La Administración Pública deberá informar a través de los medios ordinarios y campañas extraordinarias, sobre el nuevo sistema de donaciones no computables, así como sobre las ECAIS que pueden ser destinatarias de dichas donaciones.

Eso conseguiría aumentar cualitativamente el número de donantes, así como las cuantías de las donaciones y la duración de esas donaciones. A medio plazo se conseguirían cuatro metas que contribuirían a la vertebración de este país:

  • Aumentar cualitativamente el número de actores de la sociedad civil con escala nacional que pueden hacer contribuciones de alto impacto a la innovación y la política social.
  • Duplicar el número de donantes para alcanzar la media europea. Datos de 2015 hablan de un 15% de donantes en España. En 2017, solamente en Huesca (13%), Soria (13%) y Madrid (20,8%) el porcentaje de socios donantes supera el 10%. El objetivo debe ser tener el 25%, que es la media europea.
  • Doblar en cinco años la masa donacional, de mil a dos mil millones de euros.
  • Duplicar la vida media del donante: actualmente es de 8,4 años. Aumentar a 15 años.

La primera medida para la reforma del Tercer Sector Social para la Innovación, es mejorar los actores: priorizar entidades de innovación de alto impacto y asignarles un nuevo sistema de financiación, es una medida estructural para que nuestro país logre ser una Sociedad Vertebrada.

1 Comentario

  1. Ojo con el término ECAIS, lo usamos como “Entidades Colaboradoras en Adopción Internacional”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.