Elefantes y Jirafas: Teorías para pensar

Imagen de la presentación de Beatriz Sánchez Guitián en EME Lidera, Mérida (España) 22 de junio de 2018

El pasado viernes asistí a una jornada sobre liderazgo femenino organizada por la Dirección General de Empresa y Competitividad de la Junta de Extremadura (podéis ver aquí una noticia sobre el evento).

Este tema está cogiendo fuerza y parece que ahora nadie quiere quedarse atrás. Lo cierto es que este impulso está resultando más que positivo, porque está poniendo en contacto a muchas mujeres y hombres con la misma visión: la de construir un mundo en el que la diversidad sea incorporada a todas las organizaciones como forma real de crear un mayor valor, más sostenible y también más equitativo.

Para ello ya tenemos muy claro que las mujeres debemos ocupar la cuota de poder que nos corresponde, por derecho y también por responsabilidad, que la sociedad tiene que contar con referentes femeninos potentes y visibles, que la tarea de cuidar a los que dependen de nosotros también tiene que estar repartida y asumida por mujeres y hombres. Todos creceremos si logramos estas transformaciones, y la sociedad y las organizaciones mejorarán, incluso serán más rentables.

Hay experiencias y estudios académicos que demuestran estas afirmaciones (un sentido básico de lo que es justo también nos lleva a la misma conclusión). Sin embargo, no terminamos de avanzar por este camino. Se está visibilizando que todo esto es necesario, y se escucha mucho más y más alto a quienes lo defienden, pero no acabamos de llegar, ni siquiera llegamos a ver la meta cerca. ¿Por qué? Muchos son los motivos que he leído y escuchado estos últimos meses. De todos, el que más me ha sorprendido es la Teoría de los Elefantes y las Jirafas de mi querida Beatriz Sánchez Guitián, CEO de Welever, miembro de EJE&CON (asociación española de ejecutivas y consejeras) y de DIRSE (asociación española de directivos de responsabilidad social) y ponente en la jornada de la que he hablado al inicio.

Elefantes y Jirafas … “Las organizaciones de hoy están hechas para elefantes, y las jirafas, que miramos y hacemos más allá, no cabemos sin agachar el cuello” dice Beatriz. Todo un hallazgo.

Hay que construir organizaciones donde quepamos las jirafas, donde no tengamos que agacharnos (o renunciar a parte de nuestra esencia) los que tenemos una visión holística y panorámica de la realidad, los que estamos convencidos de que todo está conectado, los que queremos integrar todas nuestras facetas y emplear todas las perspectivas posibles. Sabemos que de esta forma se enriquecerán los proyectos, y nuestras organizaciones, nuestros colaboradores y nosotros mismos creceremos más rápida y sosteniblemente.

Está claro que la sociedad agradecerá que seamos jirafas, y nuestras empresas y organizaciones también, incluso nuestras familias. Por cierto, la mía está hoy de celebración: mis padres ya hace 48 años que se casaron y cumple 15 añazos el adolescente mediano de la casa, deportista, feminista de pro, polemista de referencia :), futuro contertulio y periodista deportivo y muchas cosas más …

¡¡¡Felicidades Pablo!!! Tu madre no puede estar más orgullosa. Los cambios cuestan, pero seguiremos insistiendo, con la esperanza puesta en vuestra generación. Porque sabréis corregir nuestros errores, porque ya estáis trabajando para que el mundo sea más humano, más justo, más feminista, más sostenible  y más lleno de jirafas :).

 

Imagen de pngtree: https://es.pngtree.com/freepng/giraffes-and-elephants_3060732.html

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.