El revés (a Trump) del Derecho

 

Si algo se puede afirmar  del  Gobierno de Trump en las pocas semanas que lleva en el poder es que no ha defraudado. Su discurso presidencial del 20 de enero inauguró un periodo fuertemente proteccionista en lo económico a la vez que expansionista y  belicoso en política exterior. La intimidación y el insulto como herramientas, el desprecio al distinto como bandera de un país que pretende hacerse grande desde la imposición de sus intereses, el machismo exacerbado. la banalización de la tortura, La carnaza tuitera arrojada diariamente que no duda en despellejar a quienes osen oponerse a sus designios ya sean jueces, políticos, actores o fiscales. Todas estas son las señas de identidad del nuevo César que está poniendo en jaque el frágil equilibrio internacional y ensanchando la brecha de la división social en su propio país.

Asusta la simplicidad del discurso que maneja tanto como la seguridad con que lo hace.Una seguridad jaleada desde  ámbitos ideológicos ultraconservadores que provoca sonrojo y vergüenza en buena parte de gobiernos e instituciones, entre ellas la Unión Europea cuyo presidente del Consejo ha llegado a afirmar que las declaraciones de Trump son de los riesgos más serios a los que se enfrenta Europa.

Tres elementos y una reflexión:

De lo que no cabe duda alguna es que la intensidad de los acontecimientos ha permitido identificar algunos elementos que analizar:A continuación los apuntaré brevemente y acabaré con una breve reflexión:

El primer elemento es que Trump asusta al neoliberalismo económico: Su intención de revisar el NAFTA y la retirada de los EEUU del Tratado de Libre Comercio con el Pacífico hacen que otros acuerdos en camino de ser firmados como el TTIP entren prácticamente en vía muerta. Habrá  que esperar y ver las repercusiones que esta vuelta al proteccionismo tiene en la producción y en el mercado de trabajo y qué elementos positivos se pueden extraer de ello. Habrá que ver asimismo cómo aprovechar esta primera pequeña derrota del liberalismo para alzar la voz en favor de los derechos económicos, sociales y culturales .

El segundo elemento es que la sociedad civil estadounidense está bien viva. las marchas por los derechos de la mujer, las movilizaciones contra la suspensión del ObamaCare  abanderadas por Bernie Sanders  las reacciones a la orden ejecutiva de vetar la entrada al país de nacionales de siete países de religión musulmana, las manifestaciones en la Universidad de California Berkeley en protesta por el discurso de Milo Yiannopoulos, son buena muestra de que sectores muy amplios de la sociedad no están por la labor de permitir a Trump manejar el país como si fuera una de sus empresas.

El tercer elemento es que un Estado de Derecho bien asentado puede poner coto a las extralimitaciones de los gobiernos si existe separación de poderes e independencia judicial. Así lo demostró la Fiscal General Sally Yates, que fue inmediatamente cesada por Trump tras ser tachada de traidora por oponerse a la orden ejecutiva de prohibición de entrada en el país de los nacionales de siete países, así lo ha sido el juez de distrito James L Robart  firmante de la resolución que ha abierto las fronteras estadounidenses a los damnificados por la orden ejecutiva de Trump y que ha sido vilipendiado por el presidente en su cuenta de Twitter. En el momento de escribir este post la corte de apelaciones está deliberando sobre si finalmente se cumple o se suspende la orden ejecutiva de Trump.

Y una reflexión final

La paralización de la orden ejecutiva de Trump gracias al buen funcionamiento del Estado de Derecho en EEUU revela la importancia del orden jurisdiccional para poner coto al poder ejecutivo. Una jurisdicción internacional plenamente operativa en materia de Derechos Humanos con resoluciones verdaderamente vinculantes para los estados sería esencial para evitar posibles desafueros futuros del nuevo inquilino de la casa blanca y de otros tantos que se pueden aprovechar de la actual situacion

 

 

 

.

 

 

1 Comentario

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here