El papa Francisco en África: tres países, tres historias, un continente

Por Joseph Mboya, SJ

El papa Francisco comienza hoy su primera visita a África, un continente con mucha diversidad religiosa y cultural. África abrazó el cristianismo y lo convirtió en parte de sí misma, con un increíble aumento en el número de los cristianos bautizados, Iglesias locales y vocaciones, tanto de hombres como de mujeres. La noticia de la visita del papa Francisco fue recibida con mucha alegría y grandes expectativas. Francisco es visto por muchos africanos como un hombre que ama a los pobres, a los oprimidos, a quienes sufren y a los olvidados. Su visita simbólica a tres países encarna y abraza a todo el continente. Esta visita representa las tres virtudes teologales de la fe, la esperanza y el amor.

La fe de los mártires: Uganda

Durante su visita, el Papa hará una peregrinación a Namugongo, un lugar de peregrinación con varios santuarios dedicados a los mártires de Uganda. Es aquí donde los mártires cristianos, muchos de ellos catecúmenos de diversas denominaciones, eligieron el testimonio heroico en lugar de la renuncia a su fe. La Iglesia en Uganda está construida sobre la fe de estos mártires de Uganda.

La visita del Papa a África tuvo su primer motivo en una invitación de los obispos de Uganda para la conmemoración del 50º aniversario de la canonización de los mártires de Uganda. Francisco ha querido rendir homenaje a un martirio que, desde finales del siglo XIX, fortaleció y sigue alimentando la fe de la nación de Uganda, así como todo el continente de África. Este santuario de los mártires tiene un significado especial, ya que es un lugar ecuménico que reúne a muchas denominaciones cristianas en oración y peregrinación. Ecumenismo y diálogo interreligioso son componentes clave de la agenda de Francisco. El Papa también visitará una mezquita, como un gesto de que cristianos y musulmanes pueden vivir juntos.

La esperanza anticipada: Kenia

Kenia ha sufrido en los últimos años una serie de ataques terroristas mortales a manos del grupo terrorista Al Shabaab. El más trágico fue la matanza de 148 estudiantes de la Universidad de Garissa (abril de 2015), la mayoría de los cuales eran cristianos. Otro ataque letal tuvo lugar en un centro comercial en Nairobi, en septiembre de 2013. El papa Francisco siempre ha expresado su solidaridad con las víctimas de los ataques y abrió el camino para pedir la paz. En este sentido, su visita a Kenia es vista como un gesto para dar esperanza a una nación necesitada de esperanza.

Durante muchos años, Kenia ha desempeñado un papel consolador con muchas de las víctimas de los conflictos en la región de África oriental y central. Kenia es sede de muchas reuniones para la resolución de conflictos. El país acoge numerosas organizaciones de Iglesia y grupos religiosos, hasta el punto de que Nairobi es referida a veces como el “Vaticano de África”. Kenia representa una esperanza para todo el continente. Este es el país en el que el Papa llega con un mensaje de paz, reconciliación y diálogo interreligioso. La visita del Papa tendrá como objetivo ofrecer al pueblo la esperanza de una sociedad más justa y tolerante.

La caridad en tiempos de guerra: República Centroafricana (RCA)

La República Centroafricana es un país que no ha conocido mucha paz, a causa de las luchas de poder. El país está dirigido por un presidente interino mientras que muchas personas inocentes siguen perdiendo sus vidas todos los días debido a los continuos enfrentamientos y la violencia. Al visitar un país en guerra, el papa Francisco está enviando un mensaje eficaz de paz y solidaridad con un pueblo que sufre injusticias. El Papa estará jugando un papel profético de consolar a los afligidos. Vale la pena señalar que este viaje es complejo en términos de seguridad, pero el Papa ha optado por asumir el riesgo, como expresión de un pastor que ama a la gente.

África: Llamada a la reconciliación, la justicia y la paz

La visita del Papa a África es un recordatorio para volver al mensaje del Segundo Sínodo Africano, de 2009. El cristianismo crece, las vocaciones siguen aumentando y muchos africanos salen fuera del continente en misión evangelizadora. A menudo, se habla de África como el futuro de la Iglesia; sin embargo, su momento es ahora, y África es el rostro actual de la Iglesia Católica. El papa Benedicto XVI, al entregar a los obispos la exhortación apostólica Africae Munus, imploró por la Iglesia africana con estas famosas palabras: “Querida Iglesia en África, sé cada vez más sal de la tierra en este territorio que Jesucristo ha bendecido con su presencia cuando ha encontrado refugio en él. Sé la sal de la tierra de África, bendecida por la sangre de tantos mártires, hombres, mujeres y niños, testigos de la fe cristiana hasta el don supremo de la vida. Hazte luz del mundo, luz de África, que muchas veces, a través de pruebas, busca el camino de la paz y la justicia para todos sus habitantes. Tu luz es Jesucristo, «luz del mundo»”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here