El modelo SAMR como guía para introducir la tecnología en tu aula. ¡Resultados garantizados!

Muchos docentes creen de manera equivocada que el simple hecho de introducir tecnología en las aulas va a ser el desencadenante de una serie de cambios rápidos y radicales en la manera en que enseñan y en la manera en que aprenden sus alumnos.

Cuando no consiguen que se produzcan esos cambios, o cuando no lo consiguen a la velocidad que ellos desean, no son pocos los docentes que acaban abandonando la idea de utilizar la tecnología en el trabajo dentro del aula.

Para ayudar a los docentes a conseguir los objetivos que se plantean con el uso de la tecnología en las aula, existe un modelo, llamado SAMR (acrónimo de las palabras en inglés Substitution, Augmentation, Modification y Redefinition), que les puede ser de gran ayuda para saber en qué momento se encuentran dentro de este proceso de introducción de la tecnología, y que les puede ayudar a planificar a dar el salto, con seguridad, hacia los siguientes estadios que plantea, con la seguridad de que están dando los pasos correctos y de saber qué objetivos pueden esperar de los cambios que tendrán que realizar.

El modelo SAMR establece una hoja de ruta clara, y se inicia en un primer momento introduciendo la tecnología como un nuevo elemento más de la clase. Este nuevo elemento sustituye a otros que se habían venido utilizando habitualmente, pero no necesita de ningún cambio en la manera de trabajar del docente ni de los alumnos. A este estadio se le conoce como el de Sustitución, y su objetivo principal es lograr que tanto el profesor como el alumno se habitúen a convivir en el aula con la tecnología, que se convierte en un elemento nuevo, no disruptor, y que produce altos niveles de motivación tanto en los alumnos como en el propio docente.

Imagina, por ejemplo, que en este primer momento el docente propone a sus alumnos la lectura de un texto en sus tablets. Los alumnos están motivados porque utilizan este dispositivo, pero no tienen que hacer nada muy complicado con él, solo leen y, en todo caso, pueden hacer uso de las herramientas del propio dispositivo para subrayar, marcar frases, guardar los cambios y volver a acceder al texto más adelante cuando lo necesiten.

Se ha sustituido un medio más tradicional por otro más tecnológico, pero todavía no se ha producido ningún cambio metodológico de importancia.

Una vez que los alumnos y el profesor se han acostumbrado a convivir con la tecnología es el momento de dar el salto hacia la segunda etapa del modelo SAMR. A esta etapa se la conoce como Aumentación, y su objetivo es sustituir a otros medios que se utilizaban anteriormente en la clase, produciendo además cambios metodológicos de cierta importancia en los procesos de enseñanza-aprendizaje.

En esta etapa, por ejemplo, los alumnos acceden mediante sus tablets a los contenidos, los marcan y subrayan, hacen uso de diccionarios en línea para acceder a la definición de las palabras que no comprenden, acceden a YouTube para escuchar cómo se narra un poema, envían al profesor mediante sus dispositivos los ejercicios que este les propone escribiendo en el procesador de textos y el docente, desde ese momento, puede disponer de toda esta información directamente en formato digital, sin tener que tomar notas a mano y pudiendo clasificar toda esta información de una manera rápida y sencilla, obteniendo la posibilidad de consultarla de nuevo siempre que quiera.

Las dos primeras etapas, la de Sustitución y la de Modificación, se engloban dentro de un gran proceso que en SAMR se conoce como Mejora. En ellas, la tecnología llega al aula y los alumnos y el docente la utilizan casi de manera intuitiva, sin sufrir casi ninguna tensión por ello. Es algo nuevo y mejor que ayuda, pero que en el fondo apenas ha cambiado la manera de trabajar.

La tercera etapa es la que se llama Modificación y en ella el objetivo es lograr cambios metodológicos muy importantes con el uso de la tecnología.

Los alumnos, por ejemplo, son capaces de crear su propio contenido haciendo uso de sus dispositivos. Buscan textos en la red, audios, vídeos, graban con la cámara y comparten sus trabajos, se organizan mediante herramientas de trabajo cooperativo en la red y elaboran trabajos que contienen diferentes tipos de contenidos que entregan al docente, que a su vez ejerce de guía y les ayuda a conseguir los objetivos que tienen que conseguir evaluando no solo el contenido que le entregan, sino también los procesos que han seguido para su generación.

La cuarta y última etapa es la que se llama de Redefinición. En este último paso los alumnos son capaces de aprender con la mediación de la tecnología de una manera que en los primeros estadios parecía imposible. Elaboran contenido, lo comparten en línea, hacen uso de tecnologías con un alto grado de desenvolvimiento,  colaboran entre ellos, son capaces de buscar alternativas tecnológicas a sus propios métodos de trabajo y ejercen de guías para otros alumnos que todavía no han adquirido estas destrezas.

En esta etapa, la tecnología ya es un elemento fundamental e indispensable dentro del aula. No sustituye a nada, o en todo caso es capaz de sustituirse a sí misma cuando aparecen nuevas alternativas mejores y más eficaces.

Las dos últimas etapas, la de Modificación y la de Redefinición, forman parte de un gran proceso que en SAMR se conoce como Transformación. La tecnología es en este momento un agente activo dentro del aula, vital para los procesos de enseñanza-aprendizaje, que ha cambiado radicalmente la manera en que se trabaja dentro y fuera del aula y que ha sido capaz de generar cambios metodológicos que en un primer momento parecían muy difíciles de lograr.

¿Conocías este modelo? ¿Utilizas tecnología en tu aula? ¿En qué momento de proceso SAMR te encuentras?

 Espero que esta entrada te haya parecido interesante y que compartas con nosotros tus dudas mediante los comentarios o las redes sociales. ¡Estamos aquí para ayudarte!

18 Comentarios

  1. Introducir la tecnología a las aulas es un gran reto que sin duda se disfruta mucho porque acerca a nuestros estudiantes a interactuar con el mundo real, pero se debe buscar la forma de que nuestros estudiantes usen las herramientas tecnológicas para fines correctos.

  2. es de gran ayuda com¡nocer este modelo para que estemos informados y contemos con los conocimientos necesarios para aplicar el uso de las tecnologias debido a las exigencias actuales de los alumnos

  3. Muy nutrido leer los comentarios de los compañeros, coincido con varias opiniones, pienso que el modelo es muy interesante, pero se requiere de contar con el equipamiento indispensable en las aulas. Ya que en la fase última de redefinición es necesario que una gran parte de los alumnos cuenten con equipos e internet para lograr el propósito del modelo.

  4. Siempre hemos escuchado que la tecnología facilita nuestro trabajo docente si es bien utilizado, considero que en clase cuando ha sido conveniente y de apoyo a mi trabajo lo he utilizado, en el punto de AUMENTO, porque he logrado a través de ella explicar procesos, situaciones, conceptos, temas actuales que han contribuido a que mis alumnos mejores en su construcción del aprendizaje, como es bien sabido: TODO EN EXCESO ES MALO, es por ello que es bueno que aprendamos mas acerca del papel que juega la tecnología en nuestra labor docente.

  5. Excelente modelo SAMR por que vincula los procesos de E-A en las TICs que juntamente alcanzan los objetivos propustos mi caso me identifico con los primeros SUSTITUCION Y AUMENTO, YA QUE POSTRIORMENTE LAS UTILIZARE EN MI PRACTICA DOCENTE… porque todos funcionan como catalizador para mejorar y transformar….

  6. Creo que en mi practica docente me encuentro en la fase de Aumentación, ya que uso tecnología pero de manera limitada. Estoy de acuerdo en que las escuelas no tienen el equipamento necesario, pero se puede subsanar de otra manera o debe ser parte de la gestión en la Ruta de Mejora escolar.

  7. no conocía el modelo,pero de manera empírica, considero que he incursionado en los tres primeros momentos del mismo

  8. Todo lo que se plantea es muy interesante, pero nos hace falta el equipo necesario para llevarlo a cabo como debe ser. El internet en mi escuela es cada vez más lento y a veces carecemos de ello. Sin embargo hemos buscado estrategias para enriquecer la clase haciendo uso de la tecnología.

  9. es un modelo interesante que favorece el aprendizaje de los alumnos en el aula ya que le permite reflexionar, investigar e interactuar dentro y fuera del aula logrando así una transformación en su aprendizaje.

  10. Sin conocer este programa considero que ya estoy en la redefinición, aunque de manera empírica ya que los procesos aquí descritos los utilizamos con nuestros alumnos, sin embargo considero importante contar con bases firmes de trabajo como los descritos anteriormente lo cual redundará en un mejor trabajo planeado sistemáticamente

  11. En lo particular yo no conocia este modelo, el cual considero muy interesante, saber en que etapa del uso de la tecnologia nos encontramos. Es muy practico las etapas como esta integrado el modelo SAMR y la definición de cada una de ellas

  12. El modelo SAMR me parece muy interesante, definitivamente el usar la tecnología en el aula es fuente de nuevos aprendizajes para los alumnos, crea el interés en ellos…. además de que es un recurso muy útil para los docentes, quien puede reforzar aprendizajes pero empleando otras técnicas de enseñanza…

  13. Me da gusto que nos expliquen de una manera clara y sencilla. Una vez leído esto, creo que voy iniciando el tercer paso. Hoy me da mucho gusto saber que la mayoría de mis alumnos cuentan con internet en su casa y eso les ayuda y me ayuda a planear mis clases.

  14. La tecnología a estas alturas es indispensable para facilitar el proceso enseñanza aprendizaje
    ademas los alumnos se hacen autodidactas, pero es necesario que estén apoyados por una persona mayor.

  15. El modelo es similar a la taxonomía de Bloom, solo que innovada y actualizada, ahora con la incorporación de las TIC a las secuencias didácticas. Sera necesario ir logrando un avance en los niveles de este modelo sin desesperarse, para poder ver los resultados.

  16. La tecnología un medio para mejorar un aprendizaje más significativo, es una herramienta que facilita las actividades en el aula y motiva a los alumnos para su desarrollo educativo.

  17. Es interesante saber que el modelo SAMR van de la mano con la taxonomía de Bloom creada hace muchos años y de ello saber que la tecnología en la vida actual, nos permite a los estudiantes y/o docentes mejorar e innovar la enseñanza aprendizaje.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here