Por Javier Jiménez Olmos.

El día 29 de mayo se celebra el Día del Personal de Paz de las Naciones Unidas, fecha designada por la Asamblea General de las Naciones Unidas (Resolución 57/129 de 2002) para honrar la memoria de los fallecidos en misiones de paz y para homenajear a todas las personas que han participado y participan en esas misiones. Desde su inicio en 1948 hasta la fecha han fallecido 3.358 componentes mientras participaban en ellas (36 de los cuales eran españoles). Desde entonces, en las 69 misiones realizadas (hay actualmente 16 en curso) han participado 106.695 militares o miembros de fuerzas de cuerpos de seguridad de 120 países.

El mantenimiento de la paz es la principal misión de las Naciones Unidas. Las operaciones encaminadas a este fin primordial se basan en la legitimidad emanada de la Carta de las Naciones Unidas y en las resoluciones del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General. Las actividades relacionadas con el mantenimiento de la paz están dedicadas la prevención o mediación de conflictos y al establecimiento, la imposición o la consolidación de la paz. Todas estas labores implican proceso que están interrelacionados, de modo que las misiones se solapan o se suceden en el tiempo.

Las principales tareas de las operaciones de mantenimiento de la paz son: proteger a la población civil víctima de los conflictos, desarmar a las fuerzas contendientes, desmovilizar a los combatientes cuando se ha logrado el cese de las hostilidades y reintegrarlos a la vida civil, proteger y promover los derechos humanos, y restablecer el Estado de derecho cuando ha sido violado por la contienda. Los principios en los que se basan las operaciones de mantenimiento de la paz son: el consentimiento de las partes, la imparcialidad y el no uso de la fuerza excepto en legítima defensa o en defensa del mandato por el que actúan.

Según el Artículo 24 de la Carta de las Naciones Unidas, los “Miembros confieren al Consejo de Seguridad la responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacional”. Los “poderes otorgados al Consejo de Seguridad para el desempeño de dichas funciones quedan definidos en los Capítulos VI, VII, VIII y XII”. Mediante el Artículo 25 los Miembros “convienen aceptar y cumplir las decisiones del Consejo de Seguridad de acuerdo con esta Carta”. El Consejo de Seguridad viene definido en el Capítulo V de la Carta de las Naciones Unidas.

El Artículo 23 de la Carta establece que los miembros permanentes del Consejo de Seguridad son: “La República de China; Francia, La Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas (hoy en día Rusia, como legítima heredera), el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte y los Estados Unidos de América”. En dicho artículo también se dice que “la Asamblea General elegirá otros diez Miembros de las Naciones Unidas que serán miembros no permanentes del Consejo de Seguridad”. Estos miembros no permanentes “serán elegidos por un periodo de dos años” (España es miembro no permanente en el periodo 2015-2017).

El Consejo de Seguridad tiene un poder decisivo para dictar resoluciones sobre la paz y seguridad mundial. La Asamblea General queda como órgano meramente deliberativo, representativo y se limita en la mayoría de las ocasiones a ser un foro de debate internacional. Son los miembros permanentes del Consejo de Seguridad los que con su voto o con su veto, al que tienen derecho, dictan resoluciones favorables o en contra de llevar a cabo misiones de mantenimiento de la paz. Un derecho que habría que revisar para que la paz y la seguridad no se vean condicionadas por los intereses particulares de las grandes potencias como tantas veces ha sucedido.

Nota 1: Todos los datos que aparecen están tomados de la web oficial de naciones unidas en español http://www.un.org/es/index.html concretamente de http://www.un.org/es/sections/what-we-do/maintain-international-peace-and-security/index.html y http://www.un.org/es/peacekeeping/resources/statistics/fatalities.shtml

Nota 2: Javier Jiménez Olmos es Doctor en “Paz y Seguridad Internacional” (UNED, 2010). Miembro del Consejo de la Fundación “Seminario de Investigación para la Paz” de Zaragoza. Coronel (en reserva) del Ejército del Aire de España