Desigualdades que empujan a buscar otras tierras

Millones de personas en el mundo dejan su tierra de origen y emprenden el camino con la esperanza de encontrar otro lugar más seguro y próspero. La inestabilidad, la violencia, la falta de oportunidades de encontrar un medio de vida para subsistir y los efectos del cambio climático destacan entre las causas más importantes que generan estos movimientos.

Sin embargo, merece la pena destacar un factor que, aunque lo conocemos sobradamente, a veces lo damos tan por sentado que se nos escapa; nos referimos a la desigualdad. Las personas se mueven porque viven en lugares donde hay pobreza, por ejemplo, pero también porque existen otros donde hay riqueza o menor pobreza. O sea que al analizar los movimientos de personas no basta con reparar en lo que ocurre en sus lugares de origen, si no que se hace esencial poner de manifiesto la desigualdad como motor de las migraciones.

La desigualdad es el “efecto llamada” y el principal factor que lleva a las personas a moverse, y mientras exista la desigualdad, las personas seguirán moviéndose. Las personas abandonan sus países en busca de un mejor destino porque viven en lugares donde existen carencias que dificultan sus vidas (carencia de paz, de oportunidades de trabajo, de educación, etc) y existen otros con paz y oportunidades.

Si hablamos de refugiados, nos encontramos ante una de las mayores crisis humanitarias de la historia. En el mundo hay 16,1 millones de refugiados bajo el mandato de ACNUR. Aproximadamente 6 millones están en edad de ir a la escuela primaria o secundaria. En 2015, sólo 2.3 millones estaban en el colegio y 3.7 millones no tenían acceso.

Según el Informe Mundial de Educación de 2016, los refugiados tienen cinco veces más probabilidades de estar fuera de la escuela que el promedio mundial. Sólo el 50 % de los niños refugiados tiene acceso a la educación primaria, en comparación con el promedio global de más del 90%. A medida que estos niños crecen, la brecha aumenta considerablemente: sólo el 22% de los adolescentes refugiados acuden a la escuela secundaria en comparación con el promedio global del 84%. En cuanto a la educación de nivel superior, sólo un 1% de los refugiados va a la universidad, frente al 34% del promedio global.

También el número de migrantes internacionales ha crecido notoriamente en los últimos quince años llegando a 244 millones en 2015 (en 2010 eran 222 y en 2000, 173).

Aproximadamente dos tercios de los migrantes internacionales viven en Europa (76 millones) o Asia (75 millones). Norte América (54 millones), seguido de África (21 millón), Latino América y Caribe (9 millones y 8 millones Oceanía).[1]

Esta realidad es un desafío para el derecho a la educación y, apela entre otras cosas al Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 que aspira a “Asegurar educación Inclusiva y de calidad para todos y promover el aprendizaje permanente “, y no se podrá alcanzar en 2030 sin satisfacer las necesidades de educación de las poblaciones vulnerables, incluyendo personas refugiadas, apátridas y otras personas desplazadas.[2]

Además, esta realidad global de los movimientos de personas en el mundo está configurando una nueva realidad cultural en los países, las ciudades y en los centros educativos, pues cada vez es mayor la diversidad cultural existente.

Dicha diversidad es una necesidad, un derecho y una oportunidad, pues enriquece nuestra visión de las cosas aportando nuevos valores y maneras.

Como toda experiencia de apertura y aprendizaje, entraña también mayores complejidad y a menudo supone un reto, pues entran en juego muchas más variables de las conocidas que hay que manejar.

La diversidad siempre nos trae una cara bonita, que nos gusta y nos atrae, y otra difícil que nos cuestiona, pero no podemos elegir una sóla, es hora de abrazar ambas partes, pues, así es nuestro mundo diverso, complejo y fascinante.

 

[1] International Migration Report 2016. UN, New York, 2016.

[2] Missing out. Refugees education in crisis. UNHCR, 2016.

Fuente foto: www.mediciperidirittihumani.org

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here