Denial: La negación como mentira

La película de  Mick Jackson, estrenada en España como Negación, permite reflexionar sobre la verdad y la mentira, además de ficcionar un caso que conmovió a la opinión pública. Hay sobre el rumor y la mentira un relato talmúdico que recuerdo mientras escribo esta reseña: Un sabio le dice a un propagador de un rumor falso arrepentido que mentir es como extender semillas en un campo abierto, si uno cambia de idea, incluso a los pocos minutos, sería imposible volver y recogerlas. Nada se extiende más velozmente que la mentira. Pero para combatirla, como vemos en la película, no basta con la verdad sino que esta además necesita una estrategia. Los actores: Rachel Weisz, Tom Wilkinson, Timothy Spall, Andrew Scott, Caren Pistorius, Alex Jennings, Jack Lowden, Will Attenborough, Michael Epp, Jack Gover, Sally Messham, Laura Evelyn, Ziggy Heath recrean un acontecimiento histórico narrado en el libro de  David Hare: Deborah Lipstadt.

Deborah E. Lipstadt acusó en su libro: La Negación del Holocausto a varios periodistas e historiadores negacionistas Por este motivo  fue denunciada por el negacionista británico David Irving, un historiador admirador de Hitler, que pasaba dificultades económicas por sus ideas y que quería ser reconocido académicamente a pesar de aportar datos sorprendentes en un intento de justificación científica de sus ideas. Hay varios niveles de negacionistas, este era de los que no niega en su totalidad el genocidio ni las cámaras de gas, pero afirma que Hitler no tenía conocimiento ni responsabilidad sobre el crimen. Irving se querelló en 1996 contra Deborah por difamación. Según la ley británica, a diferencia de la de EEUU, el demandado debe probar su inocencia.

El negacionismo  de la shoah  pretende endulzar y reinterpretar los crímenes cometidos  en Europa entre los años 1941 y 1945, según ellos no se cometió el genocidio del que se acusa a la Alemania nazi sino que es un complot y una mentira judía. Es decir es también un ataque judeofobo. Fue David Hoggan, quien escribió en 1969 uno de sus primeros libros donde negaba el Holocausto titulado: The Myth of the Six Million (El mito de los seis millones), y el cual fue publicado por la Noontide Press, una pequeña editora especializada en literatura antisemita. Se convierten así en doblemente culpables ya que pretenden minimizar un terror que estarían dispuestos a cometer de nuevo. Recuerdo en la universidad a  un alumno de derecho, yo estudiaba psicología, que llevaba una cruz gamada, me decía unas veces: es todo una mentira; otras: contigo haremos jabón. Entonces aun yo no había oído hablar de los negacionistas, esta película me recordó el estupor que sentí entonces. ¿Qué daño mayor puede haber contra las víctimas que tacharlas de mentirosas? ¿No se trata de eso, de seguir maltratando?

Por esto, la historiadora, Lipstadt, se propuso derrotar a Irving y a los negacionistas en Inglaterra. Según la película, que se centra en el juicio y en las estrategias de sus abogados, un equipo inteligente apoyados por la comunidad judía británica, emprende un juicio no falto de contradicciones y cuestiones esenciales, como el papel de las víctimas. La decisión que se toma de no llamarlas al estrado me parece que expresa de qué manera incluso la verdad puede ser maltratada y convertida en espectáculo, para evitarlo, por respeto, se centran en desmontar al demandante, en aportar datos sobre cómo tergiversa voluntariamente la verdad. Las victimas querían testimoniar, no entendían porqué se las excluía pero esta decisión en mi opinión fue la acertada. El testimonio salva la memoria. pero para que sirva debe conmover y no formar parte de un espectáculo organizado por quienes quieren desprestigiarlo.

La película que mantiene la tensión en todo momento es una muestra eficiente de un tema muy complejo y actual. Eso de llamar de otro modo a la mentira no es nuevo, post verdad… se llame como se llame hay que estar prevenidos, la mentira tiene máscaras, es un Caballo de Troya dispuesto a atacar principios sólidos que debe ser la base de nuestra civilización.

Compartir

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here