Participa y decide la ciudad que quieres

Ayer me llegó al buzón una carta del Área de Gobierno de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto del Ayuntamiento de Madrid para presentarme su modelo de participación. Las decisiones de gobierno de Madrid ya no están en manos de una clase política que decide por nosotras, sino que se abren a la participación directa de la ciudadanía madrileña bien a través de Decide Madrid, una plataforma digital habilitada al efecto, bien por medio de las Oficinas de Atención al Ciudadano a las que se puede acudir presencialmente. Folleto Decide Plaza de España

Las madrileñas y madrileños tenemos actualmente tres esferas de participación. Contamos con la posibilidad de lanzar propuestas para mejorar la ciudad que serán votadas por la ciudadanía. Es sorprendente a la par que emocionante ver que ya se han presentado casi 9.000 propuestas que van desde evitar que los supermercados tiren comida a proteger a los empleados públicos que denuncien casos de corrupción política. Podemos también formar parte de las decisiones relativas a iniciativas de gran importancia para la ciudad, como del debate actual sobre si se debe o no remodelar la Plaza de España de Madrid, y en caso afirmativo discernir cómo debe hacerse esa reforma. Y además tenemos algo que decir en un pequeñísimo porcentaje de los presupuestos del próximo 2017, donde los madrileños mayores de 16 años podrán decidir dónde se deben invertir 60 millones de los aproximadamente 4.500 millones de presupuesto.

Decide Madrid es un ejemplo claro de la nueva y cada vez más importante democracia digital, donde las nuevas tecnologías de la información y la comunicación se ponen al servicio de un Gobierno Abierto cada vez más consolidado en el que la transparencia que promueve el acceso a la información y la rendición de cuentas, la colaboración y la participación ciudadana no pueden faltar.

Como amante del Gobierno Abierto, aún guardo la emoción de ver al Presidente Obama firmando el Memorando sobre Transparencia y Gobierno Abierto en su primer día en la Casa Blanca. Fue lo primero que hizo al llegar al poder, y casi un año después aprobaba la Directiva del Gobierno Abierto para instaurar un sistema de transparencia, participación ciudadana y colaboración con el que fortalecer la democracia y mejorar la eficacia de su gobierno.

Obama prendió una mecha que ha contagiado a países, regiones y ciudades de todas las partes del mundo, y en España cada vez vemos más ejemplos de ello, especialmente en el ámbito de los presupuestos participativos, donde cada vez más municipios apuestan por este modelo de democracia participativa. No hay nada más ideológico que los presupuestos, y por eso es tan importante que la configuración de los mismos la decida la ciudadanía.

Pero no toda la ciudadanía española está aún preparada para asumir el reto y la responsabilidad de este nivel de participación. No tenemos esa madurez democrática y, sobre todo, no estamos acostumbrados a que se nos dé este espacio. Por ello, es vital que todos esos ayuntamientos que están promoviendo iniciativas de Gobierno Abierto trabajen paralelamente en la concienciación y empoderamiento de la ciudadanía para que se apropie de los servicios de participación que tiene a su disposición.

Yo, de momento, ya me estoy paseando de vez en cuando por la Plaza de España madrileña para poder decidir qué quiero hacer con el monumento a Cervantes o con el paso elevado de Bailén.

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here