Decálogo electoral para darle la vuelta al mundo.

Aviso previo: este formato de decálogo es válido para elecciones municipales, autonómicas y generales (y mundiales, porque no hay).

En el post anterior hablaba de que otra política es necesaria y posible. En esa misma línea ofrezco este decálogo, ahora que empiezan los programas electorales a realizarse y antes de que empiece el fragor de la batalla, perdón, campaña electoral, por si algún político o política quisiera tenerlo en cuenta.

  1. Prohibido mentar a cualquier otro partido que no sea el tuyo. Pero prohibido, prohibido. Prohibido también criticar a otros candidatos/as o propuestas de otros partidos. Solo se ofrecerán las propuestas concretas de TU partido. Ya elegimos los electores, si eso.
  2. La ética personal contrastada de las personas candidatas será condición necesaria para participar en cualquier proceso electoral. Personas honestas, justas y solidarias.
  3. Solo serán válidas aquellas propuestas que tengan en el centro a las personas. Mejor si empezamos por aquellas personas más empobrecidas y por sus necesidades.
  4. Todas las propuestas estarán orientadas a conseguir el bienestar de todos y todas (bien común) y no los beneficios de unos pocos o pocas.
  5. La dignidad de las personas será el eje vertebrador de cualquier política y medida económica. Sin dignidad no hay propuesta que valga, aunque sea muy “práctica” y necesaria.
  6. Se promoverán medidas concretas para consolidar una democracia participativa donde se escuche a las personas (a todas) y no se pierda el contacto con la realidad, con el día a día de la gente. Se propondrán medios y medidas concretas para hacer efectiva esa participación.
  7. El diálogo será elemento necesario de cualquiera medida que se plantee. Sin diálogo previo y consensos mínimos, no se propondrán ningún tipo de medidas.
  8. El cuidado del medio ambiente será un factor clave, porque se combatirá la lógica del dominio y la explotación que existe en nuestra sociedad y esto se aplicará tanto a las personas, como a la propia naturaleza.
  9. Se promoverá la economía social y solidaria basada en la ética porque ¡El dinero debe servir y no gobernar!
  10. No prometas nada, propón, ofrece, dialoga, comparte pero no prometas nada. Y que en tu programa aparezcan valores fundamentales de la existencia humana, para transmitir convicciones que puedan traducirse en acciones políticas.

 

Estos diez “mandamientos” se encierran en uno: Si no te duele DE VERDAD “la sociedad, el pueblo, la vida de los pobres” no te presentes a ningún proceso electoral.

Sé con los demás, sé para los demás. Alivia, ofrece, entrega, cede, da a conocer, ilumina, ama y ensancha el alma. Lo agradeceremos todas y todos.

Y ya que estamos ¡vamos a darle la vuelta al mundo!

 

@manocope

(Imagen tomada de la web de la HOAC)

 

Compartir

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here