¿Turisteas o contemplas… en Cuba?

Contrastes y surrealismo al rojo vivo… Por Yumilaikis S.

La Perla del Caribe, como bien se le conoce a la isla de Cuba, es simplemente hermosa, se asoma en el mar Caribe con una belleza natural envidiable. Por eso en cualquier época del año Cuba recibe miles y miles de turistas. Según fuentes oficiales para estas fechas ya se habían registrado dos millones de visitantes internacionales ¿Qué encuentran aquí? ¿Qué les atrae tanto?

Un mar de colores intensos, que van desde el azul fuerte hasta el verde claro. Palmeras, montañas, verde, mucho verde, cielo abierto, calor, poco tráfico, paseos entre arquitecturas coloniales y si se quedan en La Habana podrán disfrutan de la diversidad de paisajes, museos, actividades nocturnas, plazas remodeladas con exquisito gusto y edificios apunto de derrumbarse. También existen variedad de hospedajes que van desde hoteles “cinco estrellas” hasta alquileres en casas particulares.

Lo más interesante es la sensación que empieza a apoderarse de uno sólo al poner los pies en el Aeropuerto Internacional José Martí, ¿entré en una máquina del tiempo? La modernidad comienza a dar marcha atrás, ¡Dios mío! ¿Estamos en los años 50? ¿Y ese Chevrolet? ¿Viste ese descapotable de la película de los Intocables? Caballos, motos, bicicletas, carros rusos, polacos, motos “side car” típicos de la segunda guerra mundial conviven con los Mercedes Benz y Peugeot último modelo, todo parece darse cita en esta isla donde se empieza vivir un poco de surrealismo. Desaparecen los anuncios espectaculares que tantas veces contaminan los paisajes y a cambio tenemos grandes letreros pro-revolucionarios y frases interminables de José Martí quien parece que tenía un comentario para cada cosa y situación-, su imagen está igual en una Logia, que una escuela, en un parque, a mitad de la calle, donde sea.

En Cuba se viven mundos paralelos, el mundo de los turistas, que es buenísimo, y el resto. Y en ese resto caben otros subgrupos, los que detentan el poder y el resto. Y en ese resto hay otro subgrupo, los que tienen familia en el extranjero y el resto y en ese resto van quedando los pobres, que los turistas no verán a simple vista, no porque sean pocos, sino porque están muy bien camuflados.

Aquí parece normal ver algún –varios- extranjero rondando los 60 años, de la mano de una hermosa mulatica que apenas llega a los 20. No creo que le vaya a comprar un helado ¿o sí?

También hay que estar preparados para todo: ¡Disculpe! ¿podría darme la contraseña del restaurante? ¿Cómo que no hay? ¿No tienen WiFi? Ah. Me trae por favor arroz con ropa vieja. ¿Se le acabó la ropa vieja? Ah. Bueno, tráigame las papitas a la francesa, ¿no hay? Ah, bueno tráigame… ¿tampoco hay? Bueno chico, traiga lo que haya pues.

Hay que estar dispuestos a comprender el bloqueo, como hay que comprender que a veces en la vida interna de los hoteles haya de todo y marche “sobre ruedas” y en los mercados para los nacionales, no. Hay que comprender eso también.

Hay que abrir bien los ojos si se quiere conocer al cubano de verdad, ese que vive en el campo y que le dará un gusto tremendo que lo visites. Te abrirá las puertas de su casa, te sentará en un butacón, te acercará un vaso de agua fría y un “buchito de café”, te preguntará de dónde vienes, y te dirá que ese es el país que siempre ha querido conocer, al final su pregunta obligada: ¿Te gusta esto aquí? Y uno lo piensa, sí, sí me gusta, no sé bien por qué me gusta pero me gusta. Me gustan su gente, su paisaje, su música, su cultura, su historia… Cuba me gusta. Lo contradictorio es ver que se puede registrar la cantidad de turistas que entran en el año al país, pero no encontrarás jamás, por los medios oficiales, la cifra de cubanos que migran, porque aunque les gusta su país, no es fácil vivir aquí. Nada fácil. Tan difícil que no puedo explicar por este medio qué lo hace tan difícil pues ya tengo miedo de decirlo y con ese miedo es imposible vivir. Dicen que las cosas están cambiando… habrá que ver para quiénes.

 

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here