Un consumo que humaniza o deshumaniza

1. NECESIDADES Y DESEOS1

Todo ser humano nace sin saber andar, ni comer, ni lavarse… Pero tiene una capacidad innata de realizarse ayudado por la sociedad. Realización que supone dar respuesta a las necesidades humanas para ser feliz. Pero hay necesidades que humanizan y otras que violentan ese proceso.

Dos hechos de esta semana:

  • los padres de Susana, niña de guardería, necesitan para ella, un vaso de leche al día por lo menos.
  • María, niña de 12 años, está loca de contenta porque sus padres le han regalado un teléfono móvil que estaba deseando desde hacía tiempo. Pero a la semana les pide otro móvil de última generación porque sus amigas tienen el último grito en móviles.

Susana y María tienen necesidad de satisfacer una carencia. Pero me parece que va contra todo sentido de justicia calificar la carencia de María como una necesidad de igual rango. María manifiesta el deseo de poseer algo que no es consustancial e imprescindible a ser persona.

Esta distinción es fundamental para que la economía pueda estructurar un proyecto de humanización en consonancia. Pero la sociedad industrial ha organizado al ser humano como un maquina codiciosa cuyos deseos de acumular riquezas no tendrían límite.

2. CONSUMISMO2

Para salir de la crisis tras la II Guerra Mundial el capitalismo diseñó esta solución: la manera de hacer crecer nuestra economía productiva requiere que hagamos del consumo nuestra forma de vida, que convirtamos en rituales la compra y el uso de bienes que deseamos. Que busquemos la satisfacción espiritual de nuestro ego en el consumo. Necesitamos que las cosas se consuman, se remplacen y desechen a un ritmo cada vez mayor.

Puede interesarte:  Retrasos forzados

El presidente Eisenhower dijo que el fin último de la economía era producir más bienes de consumo. Pero el fin último de la economía ¿no era brindar salud, educación, transporte seguro, justicia?

¿Cómo consiguió que los ciudadanos se sumaran entusiasmados a este cambio? Fundamentalmente por dos estrategias:

3. LA PROPAGANDA

Los medios de comunicación sociales son un arma potentísima para que sigas comprando. No hay quien resista un bombardeo de 3.000 anuncios diarios que amablemente te ofrecen consejos “para tu bien” excitándote los deseos de realización y de felicidad. Puedes echar una ojeada al anuncio de #SienteElSabor, donde las burbujas refrescantes de esta marca te ofrecen encuentros de amor apasionados, sonrisas de extraño, ensueños de locura y felicidad.

Oímos mil veces al día que nuestra ropa o nuestros muebles están pasados de moda para que nos sintamos mal y compremos otros. Entonces nos vamos a sentir bien si salimos de compras. En las sociedades “desarrolladas” tenemos más cosas que nunca, pero las estadísticas no reflejan que seamos más felices. Tenemos menos tiempo para lo que realmente nos hace felices: amigos, familia, generosidad, silencio interior…

Puede interesarte:  En 2050 llega un nuevo mundo

¿Sabes cuáles son las actividades que más realizamos en nuestro tiempo libre? Ver la televisión y salir de compras. Nos encontramos en esa situación absurda en la que vamos a trabajar duramente y llegamos a casa agotados. Nos sentamos en un sillón y vemos la tele con los comerciales que nos recuerdan que necesitamos más moda y productos nuevos.

Así que salimos a comprar para sentirnos mejor. Y después hemos de trabajar para poder pagar. A esto ha reducido el consumismo la rueda de la vida.

4. LAS NECESIDADES NOS HUMANIZAN

Cuando las necesidades son verdaderamente humanas, nos realizan en nuestra identidad de personas. Eso ocurre cuando no confundimos las necesidades con el deseo infinito de objetos de consumo. Nuestro afán compulsivo por las cosas daña la realización de un proyecto humano

Las preguntas tradicionales de la ciencia económica son ¿qué producir?, ¿cómo producir? y ¿para qué producir? No cabe duda de que si dejamos que las necesidades humanas las decidan el mercado y los precios de una manera libre y autónoma, es absolutamente insuficiente para responder a nuestro proceso humanizador.

Notas:

1 Inspirado en “ALCAIDE MAESTRE A, “El trabajo humano, principio de vida” cap. I “El hombre como proyecto de humanización”

2 Inspirado en ANNIE LEONARD “La historia de las cosas”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.