Casablanca. 1942. SickOfWaiting

“Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, muchos ojos en la Europa ocupada miraban con esperanza o desesperación hacia la libertad de las Américas. Lisboa era el más importante punto de partida. Pero no todos podían acceder allí directamente. Y así se formó una tortuosa y accidentada ruta de refugiados. De París a Marsella. A través del Mediterráneo hasta Orán. Luego por tren, automóvil o a pie, por el borde de África, hasta Casablanca, en el Marruecos francés. Aquí, los afortunados, con dinero, influencias o suerte, obtenían visados para Lisboa, la antesala del Nuevo Mundo. Pero los otros esperaban en Casablanca. Esperaban… esperaban… esperaban.”

https://www.youtube.com/watch?v=a8AYdeGUibs

Este es el inicio de la famosa película CASABLANCA, rodada en 1942, en plena segunda guerra mundial.

Si hoy rodáramos esa misma película podría quizás empezar así:

“Con el estallido de la guerra en Siria, muchos ojos miraban con esperanza o desesperación hacia la libertad de Europa. Atenas era el más importante punto de partida. Pero no todos podían acceder allí directamente. Y así se formó una tortuosa y accidentada ruta de refugiados. De Alepo a Ankara. A través del Mediterráneo hasta Atenas. Aquí, los afortunados, con dinero, influencias o suerte, obtenían visados para otros países de Europa. Pero los otros esperaban en Atenas. Esperaban… esperaban… esperaban.”

En efecto, hoy miles de personas refugiadas han quedado atrapadas en Grecia esperando su destino. La Unión Europea asumió el compromiso legalmente vinculante en junio de 2015 de acoger a 98.255 personas refugiadas de Grecia e Italia antes del 30 de septiembre de este año. Pero a fecha de hoy solo lleva acogidas un 17%.

Tampoco se están cumpliendo los compromisos de acogida de personas refugiadas que se encuentran fuera de la UE, donde la situación es mucho más dramática. Desde el acuerdo de la UE con Turquía en marzo de 2016, por el que se sellaba militarmente la frontera entre Turquía y Grecia, se han acumulado en Turquía más de 3 millones y medio de personas refugiadas, esperando, esperando, esperando…

 

SickOfWaiting (¡HARTOS DE ESPERAR!). Así se llama el Movimiento Ciudadano que nace para denunciar esta situación al que se han unido personas refugiadas y ciudadanos del mundo entero. De esta iniciativa han brotado ya cerca de 18.000 corazones en más de 130 países que han sido llevados al Parlamento Europeo el pasado 28 de Junio.

El nacimiento de este movimiento recuerda a ese precioso relato donde un sembrador esparce la semilla. Parte de la semilla cayó en un camino y vinieron los cuervos y se la comieron. Otra parte cayó en pedregales y, aunque brotó pronto, al no tener raíz suficiente se terminó secando. Otra parte cayó entre espinos y aunque creció, los espinos la terminaron ahogando. Pero hubo otra parte que cayó en buena tierra y dio muchísimo fruto.

Como aquella semilla, también el movimiento SickOfWaiting ha alcanzado a millones de personas a través de un impacto importante en medios de comunicación, pero no en todas ellas ha brotado un corazón nuevo.

Muchas de ellas guiadas por el miedo, y en ocasiones por el odio, no solo no han aceptado el mensaje del movimiento, sino que lo han combatido. Naturalmente estas personas no se paran a pensar ni siquiera un segundo qué igual que ayer sus abuelos eran refugiados, mañana pueden serlo ellas mismas. Los cuervos del relato son quizás la mejor analogía posible al miedo y al odio de sus corazones.

Otras escucharon un video o una noticia, o quizás leyeron de pasada un pequeño artículo como este y pensaron, con algo de indiferencia: “¡quizás tenga razón esta gente!” pero sin siquiera visitar la web inmediatamente pasaron al siguiente mail. O quizás llegaron a visitar la web www.SickOfWaiting.org pero no llegaron a unirse. Quizás una llamada les distrajo y su acogida inicial se secó pronto, demasiado pronto.

Otras personas leyeron, fueron a la web y se registraron. E incluso se implicaron. Reenviaron el mensaje y se apasionaron con él. Pero el entorno en el que se encontraban no era favorable, no estaban siendo comprendidos ni apoyados por amigos y familiares, circunstancia que suele ocurrir cuando la causa merece realmente la pena. Es un entorno lleno de espinos secos. Quizás estas personas no tuvieron la fuerza y la convicción para continuar y terminaron ahogados por su propio entorno, frustrados y con una desagradable sensación de “sin sentido”.

Finalmente hubo algunos que leyeron, se registraron, lo difundieron y se volcaron con el mensaje, pensando mucho más en las enormes dificultades que atraviesan las personas refugiadas que en las pequeñas dificultades propias de su trabajo de difusión. Y no solo se volcaron con este movimiento sino también con www.hospitalidad.es y con www.venidya.org. Preguntándose continuamente a sí mismos ¿Qué más puedo hacer? Y seguirán luchando convenciendo a su propio entorno. Y el 30 de septiembre, día en el que se hará patente el mayor fracaso moral de la Unión Europea desde su concepción, estas personas estarán en Grecia junto con los miles de personas refugiadas que siguen allí esperando, En un evento donde las culturas, las religiones, las nacionalidades y las razas serán lo que siempre tuvieron que ser: Un mosaico precioso de hermandad y humanidad.

https://www.youtube.com/watch?v=UcuB9ot_wLg

Únete a www.SickOfWaiting.org Da fruto, Regístrate. Apúntate en la web a viajar a Atenas y juntos transformaremos el mundo. ¿Quién sabe? Quizás este sea el comienzo de una bella amistad. 😊

1 Comentario

  1. Un compromiso de 98.255 personas es ya en si mismo un fracaso moral si se compara con cifras como la de Turquía de 3 millones de personas refugiadas o Líbano (25% de la población), etc. Así que realmente si el 30 de septiembre no se ha cumplido con el 100% de la reubicación tendremos un fracaso del fracaso. Ahora, movimientos como el vuestro ayudan a mirar el futuro con esperanza; la semilla brota mucho más despacio de lo que nos gustaría, pero brota. GRACIAS JORGE Y EQUIPO. El post, super clarito, como siempre…. aunque ya nos gustaría que la situación de los refugiados/as fuera tan romántica y fantasiosa como la que se pinta en Casablanca. UN ABRAZO Y A SEGUIR!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here