Carta a los reyes magos

Queridos reyes magos:

Me llamo Gaby, y este año me he portado muy, muy bien. Nunca os he pedido nada (de donde yo vengo, se le piden regalos a Papá Noel) así que quiero gastar, en esta Navidad, todos los regalos que no os pedí en mi infancia. Y os prometo que el próximo año me portaré aún mejor. Allá voy:

Quiero que no haya más niños viviendo en pobreza. Ya sé que los niños son pobres porque viven en hogares pobres. Sé que el bienestar de esos niños y niñas dependerá de las oportunidades que tengan los adultos de esos hogares. Pero el hecho es que uno de cada tres niños en España vive en la pobreza, y sabemos que solo el 7% de ellos podrá dejar de serlo en el futuro.

Entonces debería pedir igualdad de oportunidades. Que el estado de bienestar haga su trabajo: que no importe el hogar de dónde se venga, que se tenga las mismas opciones de desarrollo y bienestar que los demás. Que logremos un sistema de garantía de ingresos que evite que haya hogares sin ninguna renta. Existen algunos sistemas que funcionan estupendamente, podemos –debemos- hacer algún esfuerzo extra por alcanzarlos.

Y ya que hablamos de desigualdad, también os pido igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, entre niños y niñas. Igualdad en las acciones, en las representaciones, en el lenguaje: que se acabe el trato insoportable que entiende a las mujeres como un adorno, un objeto. Que se les pague sistemáticamente menos, que se les exija tanto y que se les dé tan poco. Que se les escamoteen los premios y los reconocimientos. Que se minimice la violencia de la que son víctimas tantas mujeres a manos de sus parejas o ex parejas, quienes usan y abusan de la vida y la integridad de aquellas a las que consideran de su propiedad.

Y pido un poco más de humanidad para esta humanidad. Que de tanto ver la muerte en las pantallas parece que nos hemos terminado acostumbrando, que vivimos en la lógica de la muerte, o que no acabamos de creer que lo que pasa en las fronteras es algo real. Que de verdad hay miles de seres humanos, gente como ustedes y como yo, que tenían vidas como las nuestras, con pequeñas miserias y pequeñas alegrías hasta que vino la guerra, y con ella un drama inconmensurable, con tanto dolor y tanto terror que han escapado, a la desesperada, a un viaje que muy probablemente acabe con el Mediterráneo como tumba.

Os pido que acabe la guerra, pero también os pido por todos quienes tuvieron que dejar su país, y huir. Os pido por todos quienes estamos a este lado de la frontera, porque en estos días, precisamente, podemos olvidar que la Navidad es también la historia de una familia que no encontró refugio entre otros seres humanos, y que sólo unos animales les dieron abrigo y calor. Os pido que tengamos la generosidad de ser, de verdad, una sociedad que acoja, que abrigue. Que no nos venza el miedo, el egoísmo, la desidia. Que estemos a la altura de nuestros buenos deseos.

A ver si me traéis todo eso, y yo prometo dejaros muchas, muchas golosinas al lado del árbol.

Compartir
Gaby Jorquera
Activista contra la pobreza, es trabajadora social, con una amplia experiencia en intervención social en contexto de exclusión y pobreza en Chile y en España. Tiene un DEA en sociología, políticas públicas y exclusión. Ha escrito diversos artículos e informes sobre Pobreza, desigualdad, rentas mínimas y derechos sociales. Desde 2009, es la coordinadora de la Red Madrileña de Lucha contra la pobreza.

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here