Capilla de Las Navas de Ruiz-Barbarín

Quitarnos los yelmos, liberarnos de defensas, amar el interior de las cosas, abrir el abrazo interno. La Capilla de las Navas nos cuenta una historia e invita a una experiencia de entrega y comunión. La firma Ruiz-Barbarín ha dejado su sello en la arquitectura religiosa del siglo XXI con una capilla singular construida en Las Navas del Marqués, localidad de Ávila. Ha sido destacada internacionalmente como una relevante creación del arte sacro. Es una evocadora obra poética y ascética.

La hermandad de las rocas

Lo primero que uno experimenta es el fiel arraigo de la obra a la naturaleza de Ávila. Es una montaña y su tejado inclinado representa la llega a una cima. Es una roca estilizada plantada en la tierra, en hermandad con todas las rocas que ven pasar los siglos en los campos abulenses.

La muralla liberada

captura-de-pantalla-2013-05-29-a-las-14-06-57_1Pero además de su comunión con la naturaleza, también arraiga en la tradición cultural universalmente reconocida en Ávila, Patrimonio de la Humanidad. La capilla parece una torre desgajada de la inmortal muralla de la ciudad. Quizás es una parte de muralla que quiso sentirse libre y caminó hasta alejarse y poder contemplarse libre en el mundo. También nosotros formamos parte de una “muralla humana” y esta Capilla de Las Navas nos llama a que nos liberemos de muros y defensas; que volvamos a la naturaleza y a sentirnos en pie bajo el firmamento. Es una llamada a retirarnos y al silencio de la intimidad con Dios. Es muralla y vida abierta, torre que ha renunciado a poner defensas ante Dios, que quiere ser conquistada por su amor absoluto. La Capilla de Las Navas es cultura viva.

El yelmo abierto

La Capilla de Las Navas se ubica en un espacio de los hijos de Ignacio de Loyola y se inscribe también en la historia del santo. Su arquitectura es narrativa y nos invita a sentir su relato. La capilla es capaz de hacer que la imaginemos como un gran casco medieval, el yelmo de un caballero que mira al cielo desde los campos de Castilla. No puede no recordar la biografía de San Ignacio. Éste recibió formación como caballero en la corte castellana renacentista. Porque era un caballero puso sus armas al servicio de sus amigos y batalló en Pamplona, donde no sólo perdió la batalla sino malogró su carrera y destrozó su pierna. Eso le obligó a una convalecencia encerrado en la torre de su pequeño castillo de Loyola. Y allí se quitó la armadura ante Dios, se quitó máscaras y yelmos para mirar acara  cara a Jesucristo.

Al contemplar la Capilla de Las Navas veo un pequeño castillo que ha sido herido para abrir su interioridad. En la fachada de la capilla hay un embudo de vidrio, una copa que recoge luz en su vaso superior y lo profundiza por la acequia vertical que abre la fachada en canal. La abertura no es una aspillera, esa tronera vertical, estrecha y profunda por la que se disparaban saetas –por eso también se llama saetera, lancera, arquera o ballestera–. En esa torre ya nadie dispara flechas sino que sólo entra un rayo de luz de hiere de ternura la piedra y entra a su núcleo existencial.

Vemos en esa capilla un yelmo abierto, el Ignacio que eleva su mirada y va a quitárselo para dar la cara por Dios. El casco representa la búsqueda del rostro y quien ora en su interior se convierte en puro rostro. La Capilla de Las Navas es una obra ascética.

El interior de las cosas

9702_1Ignacio pone en comunicación a Dios con el saber más profundo que siente cada persona en su corazón. Pero en su Contemplación para alcanzar Amor nos lleva más allá y nos hace descubrir cómo el Espíritu Santo trabaja en el interior de cada cosa de la Creación. Habitar el mundo es relacionarnos con el interior de las cosas. Esto queda manifiestamente expresado en la Capilla de Las Navas.

El orante reza desde el interior de una roca, de una muralla, de una torre. Reza desde el interior de las armaduras y yelmos que nos ponen nuestros papeles sociales, los contiene en su amor y se desprende de todo abriéndolo en canal como surco para ser fecundado por el vuelo del Espíritu Santo. Esa columna de vidrio en su fachada también es surco que recibe las semillas de la Luz y las acoge en su seno.

La Capilla de Las Navas invita al orante a sentirse en el interior de cada cosa y agradecer desde dentro de cada naturaleza el continuo trabajo del Espíritu en la historia.

9703_1Cuando uno contempla su interior siente la imposible no-gravedad de su techo: una nube mineral está suspendida sobre nuestro asombro. Es la naturaleza y nuestra voluntad que se ha convertido en no-poder, que se niega a pesar y se deja elevar y mecer en el regazo de Dios. La cavidad de la capilla es el interior de cada cosa abierto en abrazo, un abrazo interior que nos abre y deja ver su corazón de oro: dorados, altar y sagrario no cesan de latir. Así abre su carne el orante y el amor de Dios se hace brillar en un corazón que también quiere ser de oro en su bondad. Personas de corazón de oro. La Capilla de Las Navas es una obra mística.

El programa arquitectónico de Ruiz-Barbarín

La firma Ruiz-Barbarín tiene una innovadora línea de creación en arquitectura religiosa. Prioriza la estancia como experiencia, la comunicación con las fuerzas del mundo y convocar comunidad allí donde sólo hay espacio. La Capilla de Las Navas es una belleza capaz de hacernos quitar los yelmos, habitar el interior de las cosas, entrar en comunión con la naturaleza y hacernos caminar libres en pie bajo el firmamento de Dios.

Compartir
Fernando Vidal
(Vigo, 1967) Profesor de Sociología y Trabajo Social de la Universidad Pontificia Comillas -donde dirige el Instituto Universitario de la Familia- y Research Professor del Boston College, Presidente de RAIS Fundación y patrono de Fundación FOESSA. Miembro de la CVX (Comunidad de Vida Cristiana), está casado y tiene dos hijos. 

2 Comentarios

  1. Muchas gracias Fernando por tu detallado comentario. La verdad que nos preocupa mucho como hablar de la Trascendencia a través de la presencia de la Luz en nuestras obras de arquitectura. Por ello es tan apropiada la frase de de Le Corbusier “La arquitectura es el juego mágico, correcto y sabio de los volúmenes bajo la luz”

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here