Camisa Blanca de mi esperanza

Escucho la canción:”España, camisa blanca de mi esperanza con letra de Víctor Manuel San José, inspirada en un poema de Blas de Otero, bilbaíno que pedía “La paz y la palabra” y de cuyo nacimiento se cumplen ya, en este 2016, cien años. Me vienen a la cabeza otros poetas a los que les dolía España: Unamuno, Machado, Celaya, León Felipe… Anhelantes todos ellos de otra manera de ser y estar como país, como sociedad, como ciudadanos y ciudadanas, como vecinos. Me resuena la canción de modo especial en este momento social y político en el que parece tan difícil “entendernos sin destrozarnos” y en el que es tan necesario sentarse y conversar.

Conversar y sentarse para hablar. No ya sólo para decidir el nombre del nuevo Presidente del Gobierno en un escenario en el que se borran precipitadamente líneas rojas, y se nada mientras se guarda -cuando no se esconde- tanto trapo sucio en la creencia de que el elector, como el papel, lo aguanta todo.

Conversar y sentarse para poner encima de la mesa cuestiones que los poderes políticos y económicos nunca van a plantear si no es forzados por la presión popular y una conciencia ciudadana fuerte. ¿Cómo no recordar la ILP (Iniciativa legislativa popular) sobre la dación en pago que en el año 2013 concitó nada menos que un millón cuatrocientos y pico mil firmas y mostró a las claras lo nervioso que puede mostrarse el establishment cuando le cambian el discurso y le “mueven” las prioridades a partir de demandas basadas en los Derechos Humanos? ¿Cómo olvidar la imagen de la Puerta del Sol el 15 de mayo de 2011 y la cara de estupor de algunos ministros de entonces ante un escenario que no entraba en sus esquemas?

En el momento presente existen cuestiones de calado a las que urge dar una respuesta adecuada y urgente porque de ello depende la calidad de nuestra ciudadanía y convivencia democrática y nuestra dignidad como seres humanos. Quizá la que más en riesgo se encuentra es la que tiene que ver con el modo como queremos construir nuestro Estado del Bienestar. En este punto no estará de más volver a recordar que la presunta insostenibilidad que se le atribuye es, en gran medida, fruto de decisiones políticas y no consecuencia de coyunturas económicas adversas o de comportamientos ciudadanos irresponsables. También habrá que resaltar que las prestaciones en que se concreta el Estado del Bienestar no son algo graciable, sino la explicitación  de Derechos Humanos de carácter social, económico y cultural que el Estado Español se ha comprometido a proteger, velar y promover en los Tratados Internacionales.

Sobre la base de lo anterior, sería una ciudadanía concienciada la que debería exigir a los líderes políticos que actúen responsablemente y cumplan sus compromisos. Movimientos como las “mareas ciudadanas” son testimonio de que esa exigencia existe y que la lucha no violenta por la reivindicación de los derechos sigue viva. Sin embargo se constata cómo tras un largo periodo  de movilización, empiezan a aparecer signos de desánimo que pueden degenerar en frustración, especialmente tras la imposibilidad  de los partidos de izquierda de formar gobierno alternativo  tras las elecciones de diciembre de 2015 y más aún, después los resultados de junio de 2016 que parecen consolidar en el poder al partido que protagonizó las políticas de ajuste más restrictivas de derechos sociales de nuestra historia democrática.

Urge, especialmente en estos momentos, mantener la lucidez para recordarnos y recordar a los responsables políticos las razones para reivindicar un Estado de Bienestar amplio, garantista y no condicional, que garantice nuestra dignidad y nos aleje del temor y la miseria.

1 Comentario

  1. Enhorabuena por tu incorporación a esta plaza o barrio donde se cruzan tantos caminos. Gracias por tu primer articulo que me ha recordado aquello de Galeano : ” El derecho de soñar no figura entre los treinta derechos humanos que las Naciones Unidas proclamaron a fines de 1948. Pero si no fuera por él, y por las aguas que da de beber, los demás derechos se morirían de sed.” Tus intervenciones será claves para comprender mejor como “soñar” la aplicación de los derechos humanos. Este reto que ahora destacas en tu primer articulo. Gracias

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here