Blindar los DESC. Asignatura pendiente de la nueva legislatura

La noticia llegaba el día  28 de octubre, viernes. Un día antes de que fuera investido Mariano Rajoy  Presidente del Gobierno español. España no sería finalmente miembro del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en el periodo 2018-2020. La Asamblea General de las Naciones Unidas así lo había decidido en votación secreta tras otorgar tan solo dos votos a la candidatura española, frente a los 175 que habían conseguido los Estados Unidos o los 173 del Reino Unido.

La candidatura había sido lanzada en el mes de julio de 2016, pero se trabajaba en ella desde marzo. Se confiaba, para impulsarla, en la sinergia que proporcionaría la presencia de España en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. También en el protagonismo que había tenido España en la promoción del derecho humano al agua y saneamiento o los derechos de las personas con discapacidad. En el folleto editado para la ocasión, de impecable formato, se insistía en el compromiso de España con los Derechos Humanos y se planteaban diez propósitos, entre los cuales se encontraba, como compromiso número 5, la defensa y promoción de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC), “un área clave en la acción de nuestro país”, rezaba el documento.

saladdhhonu

Ciertamente es un área clave, aunque si se observa el tratamiento que tienen los DESC en la Constitución Española, no lo parece  tanto porque gozan de menos reconocimiento y protección que los derechos civiles y políticos. Tampoco parece que sea mucho el compromiso del gobierno español en su defensa, habida cuenta de lo maltrecha que ha quedado buena parte de la población como consecuencia de las  “políticas de ajuste” aplicadas y que han recortado, cuando no suprimido, el ejercicio de estos derechos tal y como se le ha recordado a España desde Naciones Unidas

Es por ello por lo que en este momento, en el que comienza una nueva legislatura en nuestro país y en el que España  vuelve a someter a examen el tratamiento que hace de los DESC ante el Comité correspondiente de las Naciones Unidas, cuando cabe a exigir al Gobierno que, en línea con los compromisos expresados en su candidatura (fallida) al Consejo de Derechos Humanos, demuestre verdaderamente su interés por los mismos reformando el artículo 53 de la Constitución, en línea con la campaña que han lanzado algunas entidades-y promoviendo para los Derechos Económicos, Sociales y Culturales el mismo tratamiento que tienen los Derechos Civiles y Políticos.

1 Comentario

  1. Ya inicié una ver una post vecino recordando la frase de Galeano: “El derecho a soñar no está en la Declaración de los Derechos humanos. Pero si no fuera por él, los demás no existirían”. Pues eso: La no aplicación en España de los “DESC” será que quizás hemos perdido la capacidad de soñar. Y eso ¡ si que es grave¡ Gracias por despertarnos Emilio ¡

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here