Alfabetización digital

No recuerdo que el contar con un mayor catálogo de libros libros, mejor editados y más accesibles, lograra por sí mismo que aprendiera a leer mejor que lo hizo mi padre. Sí recuerdo, en cambio, que una vez que hube aprendido los rudimentos de la lectoescritura, cada tipo de texto exigió de mí un renovado esfuerzo de aprendizaje. A cada tipo de lenguaje le correspondía una forma diferente de enfrentarse al papel. Al cabo del tiempo, he podido tener una competencia lectora adecuada para mis necesidades e intereses, mientras que continúo siendo un perfecto ignorante si me tengo que enfrentar a algo escrito en español sobre un tema del que no tengo idea alguna.

De forma similar, me parece que es un error atribuir a los mal llamados nativos digitales una capacidad innata para conectar con el entero mundo digital o para aprender con más facilidad, sin esfuerzo y en un tiempo brevísimo esta o aquella herramienta. Error extendido, por otra parte, como se demuestra en el hecho de que al Marco Común de la Competencia Digital Docente no le corresponda en paralelo un marco competencial para los alumnos que deba desarrollarse durante su etapa de educación obligatoria para garantizar una adecuada alfabetización digital.

Sería conveniente desarrollar un programa de formación escolar que atienda las cinco grandes áreas de la competencia digital:

  • Área 1: Información y alfabetización informacional. Identificar, localizar, obtener, almacenar, organizar y analizar información digital, datos y contenidos digitales, evaluando su finalidad y relevancia para las tareas de aprendizaje.
  • Área 2: Comunicación y colaboración. Comunicar en entornos digitales; compartir recursos por medio de herramientas en línea; conectar y colaborar con otros a través de herramientas digitales; interactuar y participar en comunidades y redes; tomar conciencia intercultural y de las normas y valores propios de la relación digital (netiqueta).
  • Área 3: Creación de contenidos digitales. Crear y editar contenidos digitales nuevos, integrar y reelaborar conocimientos y contenidos previos; realizar producciones artísticas, contenidos multimedia y programación informática; saber aplicar los derechos de propiedad intelectual y las licencias de uso.
  • Área 4: Seguridad. Proteger la información y los datos personales; conocer y proteger la identidad digital; proteger los contenidos digitales; conocer las medidas de seguridad y el uso responsable y seguro de la tecnología.
  • Área 5: Resolución de Problemas. Identificar necesidades de uso de recursos digitales; tomar decisiones informadas sobre las herramientas digitales más apropiadas según el propósito o la necesidad; resolver problemas conceptuales a través de medios digitales; usar las tecnologías de forma creativa; resolver problemas técnicos; actualizar su propia competencia y ayudar al desarrollo de la de otros.
Puede interesarte:  Desigualdad Pública

¿A quién corresponde el diseño de esta alfabetización digital?

  • Desde luego, no se trata de una tarea destinada a cada docente singular o al equipo TIC de un centro escolar. Puesto que se trata de una competencia transversal, debe ser todo el equipo docente de las etapas implicadas quien se encargue de su aplicación en el aula y se responsabilice de evaluar su eficacia.
  • Sin embargo, el diseño instruccional debe estar realizado por un equipo de personas que conozcan tanto los recursos disponibles, las posibilidades de aprendizaje de los alumnos de cada edad, las necesidades de uso en el aula, las metodología de aprendizaje más adecuadas y la debida comunicación de los fines, actividades y formas de evaluación a emplear para comunicarlas de forma adecuada a las familias. Un equipo pedagógico versado sería el responsable de esta tarea.
  • Por último, sería lógico contar con un marco de referencia homologado, similar al de la competencia digital docente; incluso con sus mismos niveles competenciales. Las administraciones educativas harían bien en proporcionarlo, sabiendo que con el estado de implantación actual tendría un carácter orientativo.

Haríamos bien en tomarnos en serio la alfabetización digital de las nuevas generaciones, con el fin de formarles adecuadamente para el entorno en el que se van a desenvolver, así como para desarrollar en ellos una cultura digital bien estructurada. Nadie ha nacido enseñado, como bien sabemos; como también sabemos que aprender es un esfuerzo metódico.

Fuente de la imagen de cabecera: https:// pixabay.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.