La mayor parte de artículos sobre esta cuestión es justo la inversa: ¿Cómo ganar seguidores? Sin embargo, lo que te planteo hoy es que te interesa –y mucho- hacerte seguidor de otras personas en las redes sociales. La identidad del futuro -como la de siempre- no será autorreferencial, basada en lo que uno dice de sí mismo, sino referencial, construida en relación a las personas con las que convivimos y a las acciones que realizamos. Comprender esto es esencial para situarse correctamente en la red.

En este sentido, te planteo varios retos sobre aquellas personas a las que debes empezar a seguir desde ya mismo. No te diré nombres, pero espero ayudarte a encontrar lo que te viene bien. Por otro lado, lo que es siempre conveniente es organizarlos correctamente en grupos dentro de Facebook o listas en Twitter.

Piensa en la pregunta para qué estás en las redes sociales. Y luego escoge por dónde ampliar tus seguidores.

1.    Personas a quienes estás unido. Familia, amigos, compañeros. Todas aquellas personas con las que se comparte historia, nos hemos encontrado de una u otra manera. Por aquí empieza toda red social. Como sabes sus nombres, búscalos de esa manera. Lo más sencillo es encontrarlas por su nombre. Esto es fácil. Si no te acuerdas, seguro que te ayuda “cotillear” en los perfiles ajenos.

2.    Personas con buen contenido. No suelen ser personas, sino perfiles generales administrados por community manager (o varios). Te permitirá estar al día. Estos grandes perfiles suelen servir de “filtro” (curación de contenidos) para otros. Hay algunos que se pueden considerar una especie de noticieros continuos, o difusores de blogs que luego te das cuenta de que pueden ser muy útiles en lo propio. No suelen ser personas centradas en lo suyo ni encerradas en un campo determinado. Su éxito ha sido el contrario.

3.    Personas relevantes en tus ámbitos. Una de las grandes limitaciones de la red es que “encierra” a las personas en categorías, etiquetados según el contenido principal que suelen compartir o lo que suelen hacer en la red. Hay personas que han especializado mucho sus perfiles, de tal manera que suelen publicar sólo en una línea y ámbito. Se llaman influencers, como especialistas en la red y referentes de un determinado campo. Pero además, os invitaría a buscar a las personas que conocéis de vuestros diversos campos e intentar dar con ellos para entablar relación. Es decir, no sólo quedarse en los grandes “gurús” que se han hecho un hueco en la red, sino intentar buscar a conciencia los que de verdad son expertos aunque no hagan mucho ruido. Buscando, por ejemplo, entre los diversos congresos o encuentros que puede haber en ese ámbito y que seguramente se aglutinen en torno a un hashtag en la red.

4.    Personas de otros ámbitos que aporten riqueza. Encerrarse en lo propio remueve una y otra vez lo de siempre. No hace otra cosa que polarizarnos e ideologizarnos, lo cual es una forma más de pobreza personal e intelectual. Otros ámbitos, otras posturas, otras perspectivas, más flexibilidad, más encuentro, más diálogo, menos fronteras también en la red. Te recomiendo que busques en las listas que suelen hacer personas relevantes, que están clasificadas por temas.

5.    Personas que sirvan de puente para otros campos. Encuentro en la red personas que cumplen admirablemente el papel de vértices. Son aquellos perfiles que se sitúan discretamente en las fronteras y que entablan diálogos de diversa índole. Además, suelen ser escuchados por personas que buscan relevancia porque sus perfiles son amplios y muy variados, lo cual te pone a su vez en contacto directo con los más influyentes.

6.    Personas con capacidad de interacción. La red no sirve simplemente para leernos unos a otros, cada cual contando lo suyo. Aunque lo pueda parecer, por desgracia. En medio de todo ese maremágnum de mensajes, muchas personas destacan por su capacidad de interacción, de contacto. No se cansan de intercambiar mensajes un día y otro día, al hilo de lo que van leyendo. Estos perfiles, que insisto en que son los menos, son al mismo tiempo de los más interesantes. Se hacen presentes a través de su propia palabra, no de lo dicho por otros.

7.    Personas con quienes poder colaborar. Los ámbitos pueden ser vistos como espacios de competencia o de colaboración. Cualquier ámbito, sea doméstico, profesional, lúdico. Quiero pensar que, de mano de las redes sociales, se puede favorecer más lo segundo y olvidar lo primero. La colaboración es parte indispensable del ADN digital. Las personas que colaboran se enriquecen mutuamente, se fortalecen mutuamente, se integran mutuamente. Es un ejemplo interesante de amistad digital. Para encontrarlos te recomiendo estar atentos a eventos en los que participéis conjuntamente o si seguís eventos similares.

8.    Personas de fuera de tus círculos. Suelo insistir, siempre que puedo, en la importancia de no seguir siempre a los mismos para escuchar siempre lo mismo. Abrir puertas, hacer de nuestro TL un espejo real del mundo en el que vivimos, aunque sea para no favorecer esa distorsión esquizofrénica de quien cree que puede controlarlo todo. Recomiendo buscar, por ejemplo, en los contra-hashtag de tu postura. ¡Es muy interesante leer lo que en principio parece ajeno y alejado!

9.    Personas que valoran tu actividad. Redes sociales como Twitter te muestran cuando el amigo de otro amigo se ha interesado en algo que has publicado. ¿Por qué no crear entonces un lazo aprovechando un punto en común?

10. Personas que te motiven. Quizá un aspecto poco explotado de la red y que resulta muy interesante. Según los datos, los perfiles más positivos y motivadores tienen una mayor aceptación por parte de la red. Salvo en asuntos políticos. Son perfiles estables, que se reconocen porque suelen enviar mensajes siempre del mismo tipo y en una línea muy homogénea. ¿Por qué no dejarse motivar? También los hay exigentes, que saben pinchar donde más le duele a nuestros torpes egoísmos.

Dicho lo cual, y siendo fiel a mi estilo, voy a darle la vuelta al artículo para terminar. Te pregunto, si fueras tú aquel a quien alguien está pensando seguir, ¿cuál de las razones anteriores crees que podrías ofrecer, en qué destacas por encima del resto, cómo estás en la red? No es, sin más, que merezca estar en contacto con personas de aquí y de allá, con quienes intercambiar intereses y opiniones, o discutir y provocar debates. No es eso, es que el mundo en el que vivimos nos da la oportunidad, nos la brinda, de pasar de una triste conexión a algo más, mucho más, que sirva para cambiar el mundo, que varíe el rumbo general de la historia.

Seguimos dialogando @josefer_juan