9 formas de evaluación nada anticuadas

Con todas las vueltas que estamos dando a la educación, con tanta creatividad en torno a las metodologías, y qué poco luce muchas veces al alumno. Al final siempre queda la pregunta abierta sobre qué entra y qué no entra en el examen. ¿Qué es lo que tengo que estudiar y cómo? Porque todo dependerá de aquello que me pregunten y en qué se fijen. Hasta que no cambien las formas de evaluación nada habrá cambiado.

Creo que metodologías y formas de evaluación van de la mano. Casan unas con otras y se moldean mutuamente. De tal manera que quizá sea interesante reflexionar primero sobre qué hay que lograr, cuál es en verdad el objetivo para después ajustar tanto el proceso como la valoración de lo alcanzado. De esta manera las formas de evaluación serán auténticamente útiles.

Sin lugar a dudas, las nuevas tecnologías han impulsado estas nuevas formas de evaluación y nos ofrecen posibilidades muy diversas y variadas. De casi todo lo que voy a proponer puede quedar traza y registro en soporte digital, y se generan nuevos recursos con enorme facilidad.

1. El típico examen de siempre

El típico examen es ese que con dos preguntas pretende valorar de manera genérica todo el trabajo del alumno y que, además, suele ser el único baremo y cata que se hace durante la evaluación.

2. Pruebas tipo test

Hay múltiples formas de evaluar a través de un tipo test. Respuesta única, respuesta múltiple, con o sin justificación. En definitiva, lo que aquí se valora propiamente es el detalle y la capacidad de diferenciar la respuesta o respuestas correctas entre las opciones dadas.

Puede interesarte:  Educación, filosofía y feminismo. Un pequeño homenaje.

3. Porfolio

Dicho sencillamente, presentar el fruto del trabajo continuado durante el tiempo que se está aprendiendo. Muy útil cuando lo que se pretende aprender es de carácter práctico y consiste, en parte, en la adquisición de cierto material o recursos de cara al futuro.

4. Observación y rúbricas

La mirada del profesor -debemos convencernos de ello- es un análisis especializado. No es la opinión vulgar de alguien que pasa por allí. La cuestión más importante de la rúbrica es el criterio claro, tanto para el profesor como para el alumno (o grupo de alumnos) sobre qué es lo que se mirará.

5. Trabajo de investigación

Evidentemente esto no es para cualquier alumno. Debe contar con las herramientas necesarias para hacer una tarea de esta magnitud y ser capaz de aplicarlas. Asimismo el reto no sólo es de gestión y selección de contenidos y conocimientos, sino de acceso a fuentes fiables que permitan realizar el estudio.

6. Diálogo general en clase

Alumnos que construyen un tema dado, que se han preparado, pero que deben defender y justificar en un diálogo con los demás compañeros. En el que se note igualmente, no sólo la competición a la que estamos acostumbrados, sino la colaboración entre ellos. Un diálogo que se pueda ensayar a lo largo de la evaluación y que facilite la expresión oral -que es como la mayor parte de personas de este mundo trabajarán luego en equipo y vivirán-.

7. Exposición oral

A mi entender, lo más valioso de la exposición oral es muchas veces delante de quién se hace. No da lo mismo tratar con un grupo de profesores que con un grupo de alumnos, o incluso padres. ¿Imaginas que se prestan para hacer de tribunal un grupo de familias del colegio? Evidentemente, la nota siempre la pondrá el profesor.

Puede interesarte:  Crear espacios estético-poéticos desde la ecología humana

8. Evaluación dialogada o co-evaluación

Evaluar y calificar no siempre es lo mismo. En las evaluaciones ordinarias falta ese diálogo entre profesor y alumno que permita precisamente al alumno tomar conciencia de su propio camino y proceso, y de si es adecuada o no la forma y manera de afrontar la materia y los objetivos del curso. Un diálogo en el que tanto uno como otro, profesor y alumno reciban información valiosa sobre el desarrollo de lo que van haciendo.

9. Aplicación de un proyecto

La desconexión entre lo que se aprende y la vida misma es flagrante en tantas y tantas ocasiones, no siendo requisito de nada. ¿Por qué no plantear la puesta en marcha de una acción real que transforme el entorno y que requiera, claro está, la adquisición y gestión de información, así como la planificación y evaluación del mismo?

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.