Mayo del 68 (II), un vendaval educativo

En la anterior entrada sobre el libro que hace memoria a los cincuenta años de Mayo del 68 dejábamos varios perfiles pendientes de reseñar: los que se refieren a los nacionalismos y al impacto en el mundo político. Tendiendo un puente entre ellos está un impacto de la revuelta en toda la teoría y la práctica educativa. Sin ningún género de dudas, aquellas semanas de Mayo fueron un “vendaval educativo” que cambió para varias décadas la mentalidad de alumnos, maestros, profesores y gestores educativos.

Antes de entrar a describir esta valoración tan contundente sobre el impacto educativo quiero indicar que las dos valoraciones del nacionalismo proceden de dos personas muy diferentes. Miguel Roca es la primera figura que realiza esa valoración sobre el nacionalismo y comenta su militancia en el FOC, el Frente Obrero de Cataluña que era la rama catalana del FLP, Frente de Liberación Popular y conocido familiarmente como “Felipe”. En aquel entonces lo nacional se impuso a lo social y aquellos días de Mayo tuvieron un “efecto litúrgico. Todos los días escuchábamos las radios francesas y eso nos alimentaba: que si habían ocupado la Sorbona, que si las barricadas… los millones de huelguistas…, todo eso nos animaba mucho. Era un alimento espiritual.”

A juicio de Roca, aquel mayo del 68 fue todo un baño de realidad y supuso la consolidación de la socialdemocracia en Europa: “El sistema iba a regalar mucho a los socialdemócratas para que aceptasen el sistema y frenaran las ansias revolucionarias de los comunistas. En pocas palabras: avanzamos en el estado de bienestar, se aceptan las revisiones salariales, los derechos sindicales, caminar en una senda de progreso…, a cambio de que se frene el Partido Comunista.”

Puede interesarte:  ¿Venir al mundo?

También fue un baño de realidad para Mikel Azurmendi quien en una entrevista desgarradora nos cuenta su complicada historia con una ETA en la que participó y que años más tarde le torturó delante de su mujer atándole las manos a la espalda, pasando la cuerda por al techo, levantándolo en el aire y dejándolo maltrecho. El relato de estas páginas debería estudiarse desde primaria en todos los colegios porque muestra con pelos y señales el drama existencial de toda una generación intelectual que aún está viva, que ha pasado por casi todos los “-ismos”, desde el troskismo o maoísmo que alimentó la causa etarra al comunismo al obrerismo o sindicalismo más reformista de CC.OO.

Mayo del 68 les abrió a él y a muchos los ojos: “la conclusión de mayo llegó el 8 de junio cuando estábamos en Viena. Entonces fue la demostración de que nuestro Mayo había sido productivo, que nos había cambiado la vida. Tras dormir a la intemperie..nos encontramos con la noticia de que había muerto Txabi Etxebarrieta por disparos de la guardia civil después de que él asesinaría a otro guardia civil, José Pardines…Leímos la noticia una y otra vez y nos decimos el uno al otro: “Van a empezar a matar, van a empezar a matar…” Y tomamos una decisión: hay que desmontar ETA, evitar que mate como sea.” (p. 179)

El último capítulo del libro recoge las entrevistas a Fernando Sebastián y Eugenio Nasarre. El primero no sólo nos cuenta cómo nació entonces la revista Iglesia Viva sino cómo en 1968 los obispos españoles disolvieron los movimientos apostólicos reconocimiento que se había desbordado su naturaleza de movimientos eclesiales de Acción Católica y se habían dejado llevar al terreno de la acción social y política: “fue un momento muy doloroso, de un gran empobrecimiento y de muchas consecuencias que todavía estamos padeciendo.” (193) También realiza algún juicio sobre el anticlericalismo de la izquierda en estos términos: “La gente de izquierdas no conoce de cerca las actividades de la Iglesia, vive de estribillos que se repiten de generación en generación…” Incluso señala que el cristianismo tendría que ir por delante de la izquierda en la lucha por la justicia, la preferencia por los pobres y amor.”

Puede interesarte:  Aprender a encontarnos

Para el cardenal Sebastián, Mayo del 68 aceleró el proceso de secularización y alejamiento del cristianismo que ya venía desarrollándose en Europa intensamente al menos desde 1940. A su juicio: “Mayo del 68 ha incluido en aumentar la sensibilidad universal contra la injusticia, contra las discriminaciones, ha favorecido el reconocimiento de la dignidad de la mujer; a la vez ha debilitado la autoridad en todos los ámbitos de la vida social, ha herido gravemente el reconocimiento de una ley moral objetiva, ha fomentado la permisividad y la inseguridad moral, ha difundido el subjetivismo y el atractivo del nihilismo cultural. Detrás de todos estos elementos negativos está la radical negación de Dios y de cualquier planteamiento religioso en la comprensión y valoración de los problemas humanos. Desde entonces en Europa estamos viviendo las consecuencias nocivas de la negación social y cultural de Dios.” (195-196).

En la última entrevista, los autores preguntan a Eugenio Nasarre (que durante el año 1968 se incorporó a la revista Cuadernos para al Diálogo, fundada y dirigida entonces por Joaquín Ruíz-Jiménez), cómo ha influido el mayo del 68 en el panorama educativo, y éste responde: “Ha influído muchísimo. Mayo del 68 es un vendaval, una explosión que ha tenido grandes consecuencias y pienso que las peores de todas se dan en la educación…lo demás me parece secundario. Lo primero es el descrédito de la autoridad. Sin autoridad no puede haber educación, es el elemento decisivo, porque educar es conducir y se necesita alguien que ejerza el papel de guía. Si al profesor no se le reconoce este magisterio el proceso educativo se debilita y entra en crisis. El segundo elemento es la ruptura con la tradición. La tradición es fundamental. Después de asumirla se puede innovar, modificar… lo que sea, pero educar consiste en transmitir un legado de una generación a otra y esa transmisión constituye el único modo de formación de la personalidad y el carácter.” (222)

Puede interesarte:  Sobre el tecnoestrés y la infoxicación en el ámbito escolar

Para saber más: https://www.edicionesencuentro.com/libro/educacion-y-redes-sociales.html

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.