5 tendencias de la red para 2016

La red está en continuo movimiento. Cada día se crean millones de contenidos nuevos y surgen posibilidades de las que seguir aprendiendo. La misma red, como si se tratara de un organismo cuasi-autónomo, toma buena nota de lo que hacemos, lo analiza y propone. Sin duda alguna, en un futuro muy próximo, la red interactuará con los usuarios de múltiples formas.

El camino hacia 2016 se va preparando, y se puede percibir claramente el auge de un puñado de tendencias que se consolidan y cada vez tienen más impacto. Por ejemplo:

1.    Vídeos. La red visual de fotos e imágenes estáticas está dando el relevo a pasos agigantados a la red de los vídeos. Contenidos difundidos ahora a través de pequeños fragmentos en los que cobra un mayor protagonismo nuestra capacidad de comunicar oralmente, que dan personalidad a lo que se propone y que resultan más asequibles y cómodos. Facebook, Twitter, Instagram han preparado este auge, pero han surgido redes en su entorno específicamente dirigidas a lo audiovisual. Por ejemplo, Periscope (dentro de la esfera de Twitter) cuyo crecimiento es sorprendente.

2.    Contenidos efímeros y selección de lo mejor. Al mismo tiempo que la nube nos permite un almacenamiento innecesario hace años, nos damos cuenta de que quizá guardar todo, sólo por guardar, no tiene sentido. Sin embargo, el ritmo de producción crece, cada usuario genera y genera, comparte y comparte. La solución, a mi entender, a este problema ha venido de la mano de “lo efímero”, como característica de la red potenciada. No importa que no se guarde todo en nuestros dispositivos para la eternidad, aceptamos que son caducos y pasajeros, como instantes de unas vidas de las que no podemos apoderarnos por completo. Pero paralelamente a este fenómeno, ya muy presente en Twitter o en Facebook, cobran renovado vigor las herramientas de curación de contenidos, que sí nos permiten seleccionar y guardar con orden lo mejor, o lo más importante. Véase, por ejemplo, el gran interés que ha despertado recientemente Flipboard y el gran interés que hay por sus servicios.

3.    Aplicaciones. Ya no sólo para móviles, también para ordenadores. Se dispara la creación de aplicaciones vinculadas a nuestra vida, de fácil manejo y con una interface muy intuitiva. Repasando con mis alumnos esta semana qué tipo de aplicaciones ya manejamos, pudimos comprobar que se usan masivamente las que tienen que ver con información, ocio y tiendas, listas de la compra y rebajas, comparadores de precio, vida social, transportes y mapas, organización personal y de las tareas, deportes, música y juegos, editores de todo tipo, aplicaciones subsidiarias de otras redes sociales, incluso para seguir el ciclo menstrual, concertar una reunión o quedada, saber por dónde pasan en Semana Santa algunas procesiones. Pero todavía queda más mundo por explorar. En 2016 se prevé que las aplicaciones inunden nuestros teléfonos inteligentes, con la intención de digitalizar un poco más nuestra vida corriente. Lo que manda actualmente son las redes sociales, en un 90%. Queda mucho campo en el que crecer, para personalizar el propio móvil, porque el 87% de los millenians no se despega de su móvil en todo el día.

4.    Interacción y sinergias. Después de los inicios, en los que muchas personas han conseguido crear su “propia marca”, llega el tiempo de la relación y de las sinergias en muchos campos. Creo que, a la par que se frena la incorporación de más y más personas a internet, y “el mercado se acaba en este sentido”, llega el tiempo de explotar a fondo y con mayor serenidad las relaciones entre los presentes, probablemente por ámbitos o de forma transversal en propuestas de ayuda mutua. Los blogs, en este sentido, son una referencia clara para una presencia en la red diferenciada y significativa, que posiciona de modo distinto y saca un rendimiento mucho mayor a todo el mundo digital. Quizá se transforme su forma, pero seguirá siendo un locus fundamental para el encuentro, cada vez más relacionado con otros y más compartido.

5.    Compromiso social. Los adolescentes y jóvenes crecen con las redes, y a sus preocupaciones iniciales se añaden otras de mayor calado social, que vienen en parte con las circunstancias sociales actuales. Crece el compromiso social, se va tejiendo una ética exigente en la red (al menos con determinadas instancias, no sé si tanto de forma personal, cada cual consigo mismo) con un gran impacto en la vida política. Los partidos emergentes han sabido aprovechar todo este campo virgen de un modo cualitativamente distinto a las fuerzas consolidadas en el poder. Por un lado las redes han favorecido una gran conciencia y sensibilidad ante determinados problemas, vividos casi al segundo, aunque por otro se percibe –por mi parte con cierto temor- capacidad para influir excesivamente en las opiniones ajenas, quizá algo que hay que entender vinculado a nuestra forma de leer en la red y la poca capacidad crítica. Pero si la red crea “grupos” diferenciados y relativamente aislados para retroalimentarse entre sí, uno de los componentes esenciales de estas comunidades digitales será la política. El uso de los memes es paradigmático de esta superficialidad y de su gran poder para generar ideas.

Todo apunta entonces a la maleabilidad de la red, a sus enormes posibilidades de cambio y de integración e impacto en la vida tal y como la desarrollábamos hasta ahora. Un apartado necesario, sobre el que conviene preguntarse, es hacia dónde nos lleva y por qué caminos, cómo nos va haciendo. ¿Nos ayudará a vivir mejor, a ser mejores personas, mejores sociedades, un mundo mejor para todos? ¿Es posible vivir instalados en el optimismo ingenuo, en el realismo esperanzado? ¿Somos testigos, que nos tenemos que quedar en la barrera a ver pasar los acontecimientos, o existen modos de participación, de creación, de impulso? ¿Hacia dónde dirigirías tú la red en 2016?

Por si quieres seguir dialogando: @josefer_juan

El crecimiento de la red se está frenando (y 10 cifras clave del informe de la “Reina del internet” (interesante y ágil artículo de actualidad). Periscope, un “nuevo” paso en la comunicación (sobre el crecimiento de las redes de vídeos y la nueva forma de comunicación). 8 de cada 10 usuarios de Twitter son móviles (y lo que esto supondrá en el futuro, con la deslocalización y el acceso continuo a las redes sociales). Llega la generación Z (algo tendrá que ver en todos los cambios sociológicos y generacionales la adaptación e integración de las redes sociales en la propia vida). Todos quieren comprar Flipboard (tema de actualidad, sobre el interés de las grandes redes sociales en herramientas visuales y consolidadas de curación de contenidos). Entrevista a Delia Rodríguez, autora de “Memecracia” (vídeo de youtube, que nos ofrece una buena perspectiva sobre el poder social y político de los memes). Internet será cuatro veces más grande en 2016 (crecimiento no tanto centrado en “nuevas personas” como en la creación y desarrollo de contenidos compartidos).

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here