5 formas de trolear

Los trolls se han hecho presentes en la red desde el inicio, porque es algo tan habitual como la vida misma. Eso sí, escudados en el anonimato y con la amplitud que da internet, trolear se ha hecho más común de lo que pensamos. Cualquier persona ha sufrido alguna vez su incómoda injerencia, en forma de humor, de desviación de la conversación o de palabras fuera de tono. El objetivo del trol es que dejes de hablar de tus temas y te pases a prestarle atención. Una forma, como tantas otras, de egoísmo. A las que nuevamente recomiendo no prestar demasiada atención.

No son spam propiamente, pero sí se publicitan dentro de un ámbito concreto ganando relevancia. Su problema suele ser que, actuando desde perfiles falsos, su identidad no se ve beneficiada. Pero sí son escuchados, incordian y molestan, llegando a distraer de los objetivos principales e incluso haciendo que la persona que lo sufre abandone la red o se coarte en la conversación dejando de tratar determinados asuntos. Ahí el trol ha vencido la batalla, por la impaciencia de quien recibe sus comentarios.

Algunas veces consideramos como trolear acciones que están abiertas al diálogo. Mi opinión suele ser, en cuanto a tender puentes en la red, probar siempre sin juzgar demasiado pronto. Si la persona da un paso más allá, es probable que nos hayamos equivocado o valorado en exceso. Dicho de otro modo, no todo comentario molesto o contrario a la opinión puede ser pensado de ese modo.

1. Trolear para hacer daño a la persona

Sin lugar a dudas, lo más duro es vivir este tipo de ataques dirigidos directamente contra la persona, su relevancia o identidad digital. Entonces sientes que el trol te conoce, que espera el momento oportuno, que está pendiente de tus redes y aprovecha cualquier momento, venga o no a cuento para herir esta presencia. No tienen por qué ser en forma de mensajes dirigidos directamente a la persona, sino con intención de dañarla de manera sistemática al margen de cualquier otra cuestión. A este respecto convendría pensar si hay que proteger la propia reputación digital o si hay límites que poner respecto a la dignidad de las personas.

Mensajes privados, comentarios devaluando el contenido o llevándolo a lo suyo, opiniones y expresiones que sólo se identifican como razonables dentro de una cultura concreta, etc… Pero lo propio del trol es que haga esto a sabiendas, con conocimiento de causa, con clara intención de ir contra alguien.

No hay que descartar que, relativo a esto, no sea sólo una persona sino que se sufra por parte de un grupo completo.

2. Trolear para dañar una conversación o tema

Algunos usuarios ideologizados en internet, conscientes al mismo tiempo de su importancia social o política, viven más centrados en los otros que en los propios. Como en ocasiones he dicho este caso suele ser extraño, pues la misma estructura digital tiende a situar en este espacio invisible agrupando según motivaciones. Y, dada por tanto esta polarización, algunos internautas sienten la “maligna llamada” de adentrarse en sus “filas enemigas” y emprender el combate a martillazos con la intención de destruir, desmoralizar o hacer abandonar la red.

Otro modo de ver esta forma de trolear es el silenciamiento de opiniones, por la supuesta superioridad moral de unos sobre otros. Lamentablemente, muchos defensores de la tolerancia y el respeto mantienen comportamientos digitales muy reprobables desde una ética común o de mínimos.

Destaco en este sentido la importancia de que la red sea un espacio abierto y plural en el que se debatan y discutan temas, más que lanzar proclamas y eslóganes. Aunque siento que, salvo excepciones muy notables, la comodidad y seguridad de “lo propio” se ve amplificada en las redes sociales.

Sinceramente, pienso que hay una forma de trolear estructurada en este aspecto en según qué lugares de la red. Diría que la mayor parte de personas buscan silenciar opiniones ajenas por su incapacidad para el diálogo. Algunas veces incluso de manera organizada.

3. Trolear por aburrimiento

Los casos de troleo están muy ligados a la incapacidad para el aburrimiento y las oportunidades de “diversión” y “humor fácil” que internet provoca. Como si se tratara de una llamada de broma a alguien, comentar desde fuera las publicaciones de otros, aunque moleste, tiene para algunos un componente lúdico.

Esto serviría para abrir un buen debate en torno al aburrimiento en el tiempo moderno y cómo se compensan determinadas carencias. Quizá no es el momento, pero dejo apuntado que va muy vinculado a la poca reflexión y vivencia (o sufrimiento) de un silencio cargado de palabra. A la mínima, se recurre a la red para casi todo.

4. Trolear por incapacidad personal

Dice un amigo que todos llevamos un trol dentro. Y cuando discutimos este asunto lo que acordamos al final de la conversación es que muchas personas son incapaces de hablar de otro modo que no sea disruptivo, incluso agresivo e intolerante. Lamentablemente esto también tiene su reflejo en la red. Lo que quiera pensar es que no es masivo, aunque comienzo a percibir que la red brinda la ocasión continua a la ignorancia de alzar la voz y que vive de trazos gruesos y opiniones radicales. Dicho de otro modo, si para participar en Internet fuera requisito la moderación y la reflexión, y los filtros y algoritmos actuasen en consecuencia, para una inmensa mayoría perdería su encanto.

5. Trolear por egocentrismo

Diría que este tipo de troleo se da incluso entre amigos. El típico “colega” que cuando haces una publicación, sea de lo que sea, hace el comentario para destacar el mismo pero hundiendo al otro. No le daría importancia de no ser porque, a medida que la red avanza y crece, su vinculación con lo profesional también es destacada.

También está, en este mismo grupo, el que pretende alcanzar mayor relevancia en su propia red criticando continuamente a los del propio ámbito. Sabiendo, eso sí, que la especialización digital provoca que las personas interesadas en un campo observemos con mayor frecuencia algunos canales o perfiles.

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here