En esto de la Tecnología pasa que nos acostumbramos tan rápido a su uso, y la incluimos de manera tan natural a nuestra cotidianeidad, que “inventos” que pueden ser relativamente jóvenes parece que llevan toda la vida con nosotros.

Esta semana, exactamente el lunes 21 de marzo, la red social Twitter ha cumplido 10 años y particularmente a mí me ha hecho pensar en el enorme impacto que esta red social ha tenido en mi manera de buscar información y de comunicarme y conocer a otros docentes.

¿Qué ha aportado Twitter a la comunidad docente? Para mí, ha permitido generar un entorno ideal, una especie de caldo de cultivo perfecto, para que docentes interesados en casi cualquier tema referente a su práctica diaria puedan encontrar referentes reales con los que comunicarse, obtener información, mejorar en su trabajo diario y finalmente seguir compartiendo lo que han aprendido formando así una comunidad altamente hiperactiva a la que es fácil acceder y formar parte activa desde el primer día.

En estos diez años han surgido otras redes sociales pero creo (según mi particular punto de vista), que ninguna de ellas puede compartir con Twitter.

Facebook, por ejemplo, me parece un escaparate absolutamente individualizado de lo que cada uno hace. En estas páginas a veces lo personal se mezcla con lo profesional, y eso, al menos para mí, me resulta algo incómodo a la hora de seguir a alguien en ella.

Pinterest es otra red social muy interesante, pero en ella pasa algo parecido a lo que comentaba de Facebook: son muros individuales, la interacción no es tan rápida ni tan directa como en Twitter, y estos muros suelen estar claramente centrados en una temática en particular, por lo que el tiempo que hay que dedicarle para obtener información sobre los muchos temas que afectan al mundo educativo es muy extenso.

Con Instagram encontramos una mezcla de lo que he comentado de Facebook y de Pinterest. Suelen ser espacios en los que lo personal y lo profesional se mezclan, y en los que además las temáticas que se comparten suelen estar muy segmentizadas.

En Twitter pasa además que la sensación de recibir información directa que no está contaminada con publicidad es mucho más pura que en otras redes sociales. Es cierto que esa incapacidad para llevar adelante un modelo de negocio que se sustente gracias a la publicidad está haciendo mucho daño a Twitter, pero seamos sinceros, aquellos que utilizamos esta red social rechazamos que en ella nos puedan “molestar” manchando nuestros muros o aquellos que visitamos con una publicidad que nos parece intrusiva, aunque tenga la apariencia de un simple tweet.

En estos diez años, además, hemos visto como han surgido nuevas experiencias de aprendizaje basadas en microcápsulas de información que han tenido excelentes resultados sobre nuestros alumnos.

La posibilidad además de estar conectados en tiempo real con los acontecimientos que ocurren en el mundo también han cambiado la manera de comprender nuestra manera de informarnos, y ahí Twitter también tiene un papel destacado. La primavera Árabe, el movimiento 15 M, el drama de Siria, incluso la actual visita del presidente de Estados Unidos a Cuba se nos presenta minuto a minuto, contada a veces por sus principales protagonistas.

Pero, por encima de todo, debo destacar que para mí Twitter ha supuesto la posibilidad real de conectar con docentes a los que admiro de verdad. En esta red social es muy fácil que un docente de un pueblo cualquiera, si está contando una experiencia interesante, tenga más seguidores y ofrezca un mayor nivel de conversación y de aprendizaje que cualquier gurú de turno, por mucho marketing que este último pueda tener apoyándole. Twitter es en este aspecto una red social más pura y eso nos beneficia a los docentes.

Habrá que ver cómo continúa su historia dentro de 10 años, si surge alguna otra red social que aspire a ocupar su puesto y si puede continuar existiendo sin caer en la tentación de convertirse en un escaparate de grandes marcas que muestren sus anuncios distorsionando la información que recibimos.

Y vosotros, ¿también utilizáis Twitter?, ¿la empleáis en vuestras clases?, ¿utilizáis otras redes sociales para informaros y para trabajar con vuestros alumnos? Me encantaría conocer vuestras experiencias.