10 animales con sus santos

Aves en el claustro de la catedral de Barcelona

Animales y santos. La fiesta de San Antonio Abad es buena ocasión para poner a dialogar estas dos realidades. Es ya tradicional la bendición de animales por San Antón. En la popular parroquia de Madrid que lleva este nombre, está previsto que se bendigan unos 13.000 animales este año. El origen de esta devoción se encuentra en la capacidad contemplativa del santo, que admiraba y bendecía a los animales como criaturas de Dios. Como dijo el papa Francisco en su encíclica eco-social, “estamos llamados a reconocer que los demás seres vivos tienen un valor propio ante Dios y, «por su simple existencia, lo bendicen y le dan gloria»” (Laudato Si’, número 69). Vamos, pues, a presentar diez ejemplos de santos vinculados con diversos animales.

  1. El cangrejo de San Francisco Javier

San Francisco Javier y el cangrejo

El jesuita navarro Francisco Javier fue uno de los fundadores de la Compañía de Jesús y, quizá, el más famoso de los misioneros de todos los tiempos. Pasó por Mozambique, y evangelizó la India, Malasia, Indonesia, y Japón, para finalmente morir a las puertas de China. En 1545, estando en las Islas Molucas, tiene lugar una conocida anécdota. Surge una gran tempestad que amenaza con hundir la frágil embarcación en la que viaje Javier. Éste ora y, para aplacar al mar, lanza su crucifijo al agua, con la mala suerte de que se rompe el cordón que lo sujetaba. Lo curioso es que, al día siguiente, apareció un cangrejo en la playa llevando el crucifijo del santo. Al morir San Francisco Javier, sus compañeros se quedaron en Goa con el crucifijo. Posteriormente, llegó a Portugal y, cuando el marqués de Pombal expulsó a los jesuitas de Portugal, la pieza pasó a España y fue incorporada al Patrimonio Nacional. Hoy se encuentra en la Capilla del Palacio Real, en Madrid.

  1. El cordero de Santa Inés

En este caso, la conexión es, inicialmente, lingüística o etimológica. O sea, que el nombre latino Agnus significa Cordero. De ahí, el nombre alemán Agnes o el castellano Inés. En todo caso, la historia de Santa Inés es tremenda: siendo una niña fue condenada a vivir en un prostíbulo donde, milagrosamente, permaneció virgen. Murió mártir en el año 304. Su fiesta se celebra el 21 de enero y en ella se bendicen los corderos de cuya lana se harán los palios de los obispos: un símbolo que recuerda que han de ser verdaderos pastores.

  1. El león de San Marcos

La tradición ha representado a los cuatro evangelistas vinculados a los cuatro seres vivientes mencionados en el libro del Apocalipsis (capítulo 4, 7: león, águila, buey, ángel o ser humano). De todos ellos, el más conocido es el que une a San Marcos con el león. Si además pensamos en Venecia, en su plaza y su escudo, la mayoría de los lectores ya se habrán situado. El motivo no está claro. San Jerónimo y San Agustín dicen que el evangelio de Marcos comienza hablando de Juan el Bautista en el desierto y el león es el rey del desierto (Marcos 1,3). Otra interpretación podría ser que el estilo literario y teológico de Marcos es bastante directo, brusco, ágil, “salvaje” como un león.

  1. Las aves de Santa Eulalia

Aves en el claustro de la catedral de Barcelona

Santa Eulalia vivió entre los siglos III-IV. Fue una mujer joven que murió virgen y mártir. Según diferentes tradiciones, nació en Mérida o en Barcelona. Parece ser que, al morir la santa, la gente vio salir de su boca una blanquísima paloma que volaba hacia el cielo y que los verdugos salieron huyendo. Por esta razón es considerada patrona de las aves. En este post puede verse un interesante y detallado estudio sobre el conjunto monumental de Santa Eulalia de Bóveda, en Lugo, con una llamativa combinación de aves vivas y de pinturas. Ahora bien, no podemos dejar de mencionar el caso de la catedral de Barcelona, ciudad de la que Santa Eulalia es patrona. Lo llamativo es que, aún hoy, en el claustro de la catedral encontramos ocas, faisanes, codornices y palomas vivas, y no simplemente pinturas murales.

  1. El perro de San Roque

Este joven occitano del siglo XIV, nacido en Montpellier, se quedó huérfano a los 20 años y decidió ponerse en peregrinación a Roma. Coincide esa época con una vigorosa epidemia de peste negra, de modo que su camino se convirtió en una ocasión permanente de asistir a los enfermos, ayudar a los pobres… y contagiarse él mismo de la lepra. Decidido a echarse a un lado para no contagiar la enfermedad y no ser carga para nadie, fue sin embargo asistido por un perrillo que le llevaba una rosquilla cada día y le lamía las llagas. Parece ser que el perro se llamaba Rouna y su dueño era un tal Gottardo Pallastrelli. San Roque es patrón de peregrinos, de contagiados por epidemias (especialmente la peste y el cólera), de enfermeros, de los falsamente acusados, de inválidos y de cirujanos. Por cierto, ya que estamos con perros, si queréis saber el origen del nombre “San Bernardo” y su conexión con el monje trapense Bernardo de Menthon, a mediados del siglo XI, podéis ver este post.

  1. Los gatos de Santa Gertrudis de Nivelles

Santa Gertrudis de Nivelles, patrona de los gatos

Esta buena mujer vivió en Bélgica, allá por el siglo VII. Fue la fundadora y primera abadesa de Nivelles. Su dura ascesis y continuados ayunos (¿quizá algún tipo de anorexia?) debilitó sus fuerzas hasta el punto de tener que dejar de ser abadesa con 30 años. Murió tres años después. ¿Y los gatos? Eso vino después. En el siglo XV, Santa Gertrudis es invocada contra las invasiones de ratones en los Países Bajos, en Alsacia y en Cataluña. O sea, que es considerada como la santa patrona de los gatos, pero no está claro qué piensan de ella los roedores. Así que, antes de seguir adelante, mencionemos a otra santa apasionante, y también vinculada con los gatos: Juliana de Norwich.

  1. Los ratones de San Martín de Porres

Vamos, pues, con los ratones. La verdad es que estos animalitos casi siempre se asocian a plagas que deben ser controladas. Por eso, la mayoría de los santos que tienen patronazgo sobre ellos lo hacen para mantenerlos a raya; aquí tienes un buen número de ellos. De entre todos, hemos seleccionado a San Martín de Porres. Este fraile dominico nació en Lima (Perú) en 1579 y, canonizado por Juan XXIII, es el primer santo americano de raza negra. Conocido como “Fray Escoba”, fue un hombre sencillo, trabajador y servicial. Es representado con frecuencia rodeado de animales, a los que también ayudaba. Eso sí, destacó sobre todo por su generosidad y constancia en la ayuda a las personas más pobres. Aquí puede leerse el texto “Los ratones de Fray Martín”, escrito por Ricardo Palma en 1840.

  1. El dragón de San Jorge

San Jorge y el dragón. Rafael Sanzio. Museo del Louvre (París)
San Jorge y el dragón. Rafael Sanzio. Museo del Louvre (París)

Este mártir cristiano romano, asesinado en el año 303, ha sido uno de los santos más populares del cristianismo. Muchos lo asociamos a Aragón y a Cataluña, pero también a Inglaterra y a Georgia (que tienen la “cruz de San Jorge” en su bandera), así como a Hungría y a las ciudades de Moscú y Beirut, entre otras muchas. También los scouts lo tienen como patrón. Lo que no es tan conocido en nuestros lares es la presencia –en ocasiones sincrética— en ámbitos religiosos afroamericanos y musulmanes de Medio Oriente, especialmente Palestina donde le llaman Mar Giries (árabe cristiano) o Al-Khader (árabe tanto cristiano como musulmán). Pero, bueno, vayamos al dragón. Se trata de una tradición que se recoge en el siglo IX y que vincula al santo con la victoria sobre todo tipo de mal, simbolizado en el dragón. Hay diversas variantes en los detalles, incluyendo algunas desarrolladas en Asia Menor e, incluso, en Japón. En el arte, San Jorge y el dragón ha sido una representación bastante habitual, por ejemplo, por Durero, Rafael o Rubens.

  1. Las fieras de Santa Olivia

Se trata de una de las cuatro santas patronas de la ciudad de Palermo, junto a santa Rosalía, santa Ninfa y santa Cristina. Nuestra protagonista nació el Palermo en el año 906 y fue secuestrada por los sarracenos, cuando tenía trece años. Llevada a Túnez, la abandonaron en el desierto para deshacerse de ella. Pero en vez de ser devorada por las alimañas, resulta que (según la leyenda) Olivia convivía tranquilamente con leones, serpientes y dragones. Vendida después como esclava, sufrió intentos de violación sexual de los que salió también indemne. Después, fue torturada hasta la muerte: flagelada, descoyuntada, descarnada, sumergida en un caldero de aceite hirviendo y, finalmente, decapitada. Se ve que las fieras humanas pueden ser más inhumanas que los animales.

  1. El armiño de San Germán de Alaska

San Germán de Alaska alimentando al armiño

Hay bastantes historias de santos a los que se acercan diversos animales y, en señal de “fraternidad”, comen de su mano. Esto es lo que se cuenta de San Germán de Alaska. Se trata de un monje ortodoxo ruso que misionó el territorio de Alaska a principios del siglo XIX. Allí, en vez de perros, corderos o leones, abunda otro tipo de animales como los armiños. Por eso lo hemos seleccionado. Los armiños tienen fama de ser bastante feroces y agresivos, sobre todo cuando están enojados o hambrientos. Sin embargo, comían con paz a sus manos. Siendo así que, para la mayoría de la población, los armiños solo son conocidos por sus pieles, destacar este gesto de comunión es una manera de denunciar el trato degradante hacia los animales, sobre todo con fines de lucro comercial innecesario.

Por supuesto, hay otros muchos ejemplos de unen a los animales con las personas religiosas, abriendo de este modo nuevos campos de diálogo e interacción mutua. Aquí hay una muy buena selección y en este otro post también encontraréis material interesante. Si quisiésemos indagar, por ejemplo, en las figuras bíblicas, podríamos recordar a los cuervos de Elías, la ballena de Jonás o la burra de Balán. Y no queremos terminar este post sin recordar al Ratoncito Pérez, figura literaria creada por el jesuita Luis Coloma y localizada muy cerca de la Puerta del Sol, donde incluso se puede visitar un pequeño museo.

#10Dialogantes

Compartir

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here